Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 1: La villana engaña a su prometido. Parte 3

Nos negamos a reconocer a un rey demonio que ha caído ante la doncella de la espada sagrada.

Preséntenos la cabeza de la doncella. Si no lo hace, nuestro próximo objetivo será el duque Mirchetta.

Tal misiva había sido entregada a palacio justo cuando se atacaba un pequeño pueblo en el ducado de Mirchetta.

Afortunadamente, la mayoría de los aldeanos estaban fuera haciendo trabajo migratorio durante el verano y el pueblo estaba casi vacío. Lo peor que había pasado era que algunos niños se habían caído y habían sufrido raspones. Al final del día, no había habido muertes. Sin embargo, eso no significaba que todo estaba bien.

Demonios habían atacado a humanos, contra la voluntad del rey demonio. Esto naturalmente causó una gran conmoción.

Parte de la razón por la que a Claude se le permitió reasumir su posición como príncipe heredero fue porque los humanos esperaban que les diera control sobre los demonios. Esa suposición acababa de encontrar un problema muy grande y repentino. Justo cuando necesitaba demostrar su valor como príncipe heredero, su valor como rey demonio, el cual nunca antes había sido un problema, ahora estaba siendo cuestionado.

La facción que quería expulsar a Claude y restaurar a Cedric como heredero aparente no dejaría pasar este incidente.

—Preparen legislación de emergencia en materia de ayuda pública en caso de ataques de demonios.

Esto es lo primero que dice Claude una vez que tienen toda la información disponible. Mira a Isaac, quien ha sido convocado a la oficina, luego a Keith y finalmente a Aileen.

En voz baja, Keith le advierte: —Si hace esto ahora, dirán que está tratando de ocultar su error. ¿Está de acuerdo con eso?

—No importa. Si me convierto en emperador, todo lo que tenga que ver con los demonios será responsabilidad del estado. Aileen, por favor lleva este borrador al primer ministro D’Autriche. Todavía no puedo promoverlo en la corte a mi propia discreción.

—Mi padre no aprobará un proyecto de ley que solo beneficie a los demonios.

Claude calma rápidamente las preocupaciones de Aileen. —La propuesta también incluye una disposición que garantiza que los demonios no permitirán que los humanos sufran ningún daño. —Esto venía de un hombre que nunca había enviado demonios fuera de la barrera. Aileen traga saliva y luego asiente con firmeza.

Antes, Claude había usado el pacto de no agresión para evitar involucrarse con los humanos y sus asuntos. Sin embargo, no puede solo proteger a los demonios si se va a convertir en emperador. Ahora que los demonios han atacado a los humanos, a menos que demuestre que está dispuesto a usar su autoridad sobre los demonios para protegerlos, el apoyo público sin duda disminuirá.

—Si esperamos a que se apruebe la legislación, la ayuda no llegará hoy al pueblo. Suena como si hubiera muchos niños y ancianos en ese pueblo; Haré que envíen mantas, alimentos y otros suministros a través de la firma comercial Oberon… Isaac.

—Ya hice los arreglos. Luc y Quartz sacaron todas las medicinas que tenían almacenadas. Denis se dirigirá allí con un grupo de socorro y se pondrá a trabajar en la reconstrucción. El viejo… Jasper está haciendo un llamado público para obtener suministros de ayuda adicionales y recaudación de fondos. Oh, ¿podemos tomar prestados algunos demonios y emplearlos como miembros del personal de Oberon?

—Por supuesto. No hay problema.

Isaac silba. —Se ha vuelto flexible, rey demonio.

—Ya tengo a Beelzebuth y Almendra custodiando el pueblo.

—Eso es, eh… —Isaac duda, luciendo intranquilo. Probablemente esté preocupado por posibles fricciones con los aldeanos. Aileen también quiere señalar eso, pero se las arregla para contenerse.

—Bel y Almendra estarán bien, —dice Claude tranquilizadoramente.

—Sí, lo estarán. Yo soy quien los entrenó, después de todo. Y, en la inverosímil posibilidad de que fallen, ten por seguro de que los castigaré.

—Entonces eso debería bastar por el momento…

Interrumpiendo a Isaac, Claude habla de nuevo. —No, no había terminado. Le he pedido al emperador que me haga representante en funciones del duque de Mirchetta.

Su comentario sobresalta a Aileen considerablemente. A juzgar por su sonrisa irónica, aparentemente Keith lo vio venir. — ¿Y luego capturará a Ashtart usted mismo, amo? Bueno, esa es la mejor manera de deshacerse de esta mancha en su nombre.

— ¿De verdad creen que será tan simple? Escuché que esta conmoción incluso hizo que el duque de Mirchetta se quedara postrado en cama, pero… —Incluso mientras Aileen habla, una preocupación diferente está creciendo en su mente. Ahora que lo pienso, el ducado de Mirchetta… Ahí es donde está la academia Misha, ¿no? El escenario de regalía de santas, demonios y doncellas 2. ¿Es esto una coincidencia?

El juego de romance que había jugado en su vida anterior, regalía de santas, demonios y doncellas, se había centrado en un escenario de fondo descuidado y una historia artificial. Sin embargo, por todo eso, el arte y la actuación de voz eran sólidos. El juego se vendió bien y finalmente se expandió a una saga. En otras palabras, hubo una secuela. También habían producido spinoffs y fandiscs y, la serie había sido bastante popular en general.

Los recuerdos de Aileen de su vida pasada aún son vagos, pero sabe con certeza que había jugado ese segundo juego. Tenía el subtítulo completamente siniestro: la caída del reino y la santa de la salvación, y ella recuerda la trama general. Habiendo perdido a su rey, los demonios descienden sobre el ducado de Mirchetta… No estoy segura de que me guste a dónde va esto.

Aunque Claude está vivo, las circunstancias son inquietantemente similares. Además, si los demonios destruyen a Mirchetta ahora, será una marca negra en su reputación como príncipe heredero, sin importar la razón. Al menos, un futuro en el que los demonios y los humanos vivan en paz se convertirá en una posibilidad vaga y distante.

—En realidad, Cedric tuvo la amabilidad de dar su aprobación. Sólo quedan las formalidades; todo el trabajo preliminar ha sido completado.

— ¿El príncipe Cedric lo aprobó?

Si Cedric quiere retomar el título de príncipe heredero, su mejor movimiento en este caso es observar y esperar. Sin embargo, en lugar de intentar exacerbar la situación caótica, apoya los esfuerzos de Claude para controlarla. Aileen no puede evitar encontrarlo extremadamente sospechoso.

—A cambio de la seguridad del duque de Mirchetta, Ashtart pidió tu cabeza… Eres la ex prometida de Cedric. Tal vez solo esté preocupado por ti, —dice Claude con bastante brusquedad.

Las cejas de Aileen se juntan con evidente incredulidad. —Eso no es ni remotamente posible.

—Cabe la posibilidad. En cualquier caso, si soy designado como el duque interino, podré lidiar con Ashtart ya sea que ataque o no. Es solo una medida provisional hasta que lo capturemos, por lo que no hay mucha oposición a la propuesta. Mi solicitud debería ser aprobada. Mientras estoy allí, también puedo dejar perfectamente claro que el rey demonio no tiene intención de convertirse en enemigo de los humanos.

—Bueno, sí, ese es probablemente el mejor movimiento… ¿Qué clase de demonio es este Ashtart, de todos modos? —Pregunta Isaac.

Ahora que lo pienso, no había tal demonio en el juego. ¿Eso significa que esto realmente no está relacionado con la secuela…? Tomar una decisión repentina en este momento sería sumamente arriesgado, por lo que Aileen decide concentrarse en escuchar con mucha atención.

—Los demonios de la región de Mirchetta no responden cuando los llamo y, no tengo absolutamente ninguna información sobre Ashtart. Parece que puede escribir, así que supongo que tiene una forma humanoide, como Bel. Probablemente sea bastante inteligente. El contenido de esa declaración era sólido y, puede que los demonios de Mirchetta estén recibiendo órdenes de él.

—Como regla general, todos los demonios deberían amarlo, amo. ¿Quizás esto significa que los inteligentes tienen una capacidad única para rebelarse? Amo Claude, después de capturar a este Ashtart, ¿qué debemos hacer? Tomar el enfoque equivocado podría hacer que su camino hacia el trono sea mucho más difícil.

—Preferiría respetar la autonomía de los demonios. No tengo la intención de obligar a ningún demonio a obedecerme si no lo desea.

—Príncipe Claude. —Debido a que Claude fue condenado al ostracismo por la sociedad humana, atesora a los demonios. Aileen lo comprende completamente. Sin embargo, este es un asunto completamente diferente. Justo cuando está a punto de intentar convencerlo, los labios de Claude se curvan hacia arriba.

—Por supuesto, eso solo se extiende a la autonomía dentro de los límites que establezca.

Cuando Aileen ve su rostro diabólicamente hermoso esbozar una sonrisa cruel, traga saliva. Este hombre es sin duda el rey demonio. Isaac parece haberse dado cuenta de eso también. Rápidamente desvía la mirada, murmurando: —En otras palabras, los obligará.

—Primero escucharé sus razones. Les he dicho que no dañen a los humanos y, él lo ha respetado, aunque apenas.

— ¿Cree que es por eso que no hubo víctimas fatales? —Keith se pregunta en voz alta.

—Creo que sí. De cualquier manera, tendremos que encontrar a Ashtart primero.

—Entonces lo acompañaré a Mirchetta, príncipe Claude. —Debido a la ubicación, Aileen debe considerar la posible conexión con la saga de juegos. Si las cosas comienzan a seguir los eventos del juego, Mirchetta caerá. ¿Cómo puedo dejar que eso suceda? Además, no puedo convencerme de que esto es pura coincidencia.

Por alguna razón, los pensamientos de Aileen se vuelcan hacia su antigua rival en el amor, la chica a la que le robó la espada sagrada. En la secuela, Lilia Reinoise llega para salvar el ducado de Mirchetta a pedido de la nueva heroína, como la doncella de la espada sagrada.

—No. Tú eres a la que quieren.

—Tengo la espada sagrada. Ningún demonio puede oponerse a mí.

—Y anticipo que Ashtart es totalmente consciente de eso. En otras palabras, enviará humanos a por tu cabeza.

— ¡¿Sería un demonio tan astuto?!

Aileen está genuinamente sorprendida y Keith se echa a reír. Claude continúa impasible. —Algunos demonios son más que un poco astutos. Deberías quedarte en la capital. No hay garantía de que no te encuentres con agresores humanos en Mirchetta.

Keith continúa donde se detuvo Claude. —No solo eso, sino que esa zona es conocida por su feroz desprecio por las mujeres. Puede ser desagradable para usted.

—De todos modos, el apellido D’Autriche tiene más influencia en la capital. Estoy con el rey demonio en esto.

— ¡Isaac!

—Pelear en territorio desconocido es un mal movimiento. Además, tienes un montón de cosas que hacer aquí. Después de todo, eres la presidenta de la enigmática empresa comercial Oberon.

—Me quitaste las palabras de la boca. Por esa misma razón, me gustaría pedirte que seas mi representante aquí mientras estoy fuera. Todo estará bien. Volveré pronto.

—Usted puede teletransportarse, príncipe Claude, por lo que dice cosas como pronto de manera bastante casual, pero… —Aileen es el objetivo, ¿pero no tiene que hacer nada? Inaceptable. Además, si los eventos del juego realmente han comenzado, la iglesia estará moviéndose en las sombras, ¡y la droga demoníaca aparecerá en la academia Misha!

La droga demoníaca es un compuesto misterioso que atrae a los demonios con su esencia e inhibe su pensamiento racional. Muchos demonios reaccionan violentamente a la exposición y se enfurecen indiscriminadamente. Además, tiene el mismo efecto en los humanos. Los afectados por la sustancia experimentan un momento de euforia antes de entrar en cólera, actuando como si hubieran recibido una dosis de un intenso estimulante. Un elemento muy problemático.

Si alguien usara algo así en Claude…

¡Podría ser suficiente para convertirlo en el jefe final nuevamente! No, incluso si no se convierte en un demonio, también es básicamente un afrodisíaco. Si termina en ese estado vulnerable, con esa cara y ese cuerpo…

Sería una catástrofe. Fácilmente podría convertirse en el rey demonio servido por todas las mujeres del mundo o algo por el estilo. Aileen está decidida a evitar eso a toda costa.

—Príncipe Claude. Realmente no puedo descuidar ese indecente rostro suyo.

—Indecen… ¿A qué viene esto? —Incluso cuando parece que está luchando contra un dolor de cabeza, es hermoso. Simplemente no es seguro. Aileen echa los hombros hacia atrás y se endereza.

—También iré

—Absolutamente no. Es muy peligroso.

— ¡Le prometo que le seré útil!

—Si realmente quieres ayudarme, quédate aquí y compórtate, por favor. —Ponerlo así no es justo. Aileen se muerde el labio. Claude habla con la misma firmeza que usa cada vez que le dice que no necesita ayuda. —No te llevaré conmigo. Yo me convertiré en emperador y tú serás emperatriz. ¿Estás diciendo que no puedes respetar mi decisión?

—No…

Aileen se da cuenta de que no tiene sentido. Por el momento, no tiene suficiente información para convencer a Claude.

¿Le creería si le revelaba todo y le contaba sobre el juego? Incluso si lo hiciera, tampoco ella sabe exactamente qué está pasando. Probablemente no pueda explicarlo a satisfacción de nadie.

Sin embargo, ¿y si los alborotadores actuales, Ashtart y los demonios de Mirchetta, están bajo la influencia de la droga demoníaca? ¿Y si quien los manipula es el mismo jefe final que en el juego?

Sí, la secuela también tenía un jefe final. Uno que usó la droga demoniaca para obligar a los demonios a invadir y destruir Mirchetta…

—Me llevaré a Keith conmigo. Partiremos mañana. Keith, prepárate.

—Entendido, amo.

— ¿Se teletransportarán, entonces? —Pregunta Aileen.

—Sí. Cuanto antes lleguemos, mejor.

En este momento, los escenarios que surgen en la mente de Aileen no son más que teorías. Sin embargo, si malinterpretan la situación, la herida resultante casi con seguridad será fatal. Aileen respira hondo. —Muy bien.

— ¿Ya estás convencida? ¿En serio?

Ella le sonríe a su prometido. Sus instintos son bastante agudos. —Sí. Puede teletransportarse, príncipe Claude y, eso le impide comprender cómo se sienten las mujeres.

Las cejas de Claude se fruncen. Keith parpadea. Isaac dice —Oye… —pero ella levanta la voz, deliberadamente hablando por encima de él. —Asume que podemos encontrarnos cuando queramos. No sabe cómo me siento cuando me deja atrás.

—No creo que ese sea el caso…

—Príncipe Claude. Le pedí que me dejara acompañarlo, pero se negó. Me aseguraré de que sienta todo el peso de esa negativa.

Claude parece cauteloso. Aileen le da su mejor sonrisa. —Mientras sea el representante del duque de Mirchetta, le prohíbo que use la teletransportación para venir a verme. Persigamos un sentido de distancia ordinario y humano.

— ¿Es esta tu idea de venganza?

—Es una prueba para los amantes que deben pasar un tiempo separados. Si no lo cumple, lo consideraré motivo para romper nuestro compromiso.

Hay una breve pausa y luego relámpagos centellean en el cielo del atardecer.

Las emociones del rey demonio afectan su entorno en forma de anormalidades climáticas. Sin embargo, incluso si surge un torbellino o la tierra se abre, Aileen no tiene ninguna intención de ceder.

Evidentemente, el prometido actual de Aileen la ama profundamente. Claude agoniza por su decisión por un tiempo, pero incluso entonces, simplemente no puede aceptar llevar a Aileen. Después de verificar varias veces para confirmar que era aceptable mandarse cartas entregadas por demonios, se marcha.

Aileen lo despide con una sonrisa. Entonces, rápidamente se pone a trabajar.

Ella, por supuesto, se está preparando para infiltrarse en la academia Misha, el escenario de regalía de santas, demonios y doncellas 2.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.