Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 5: La villana debería ser capaz de domesticar incluso al jefe final. Parte 4

La espada sagrada de la leyenda del imperio Ellmeyer es una hoja brillante que puede destruir al rey demonio con un solo golpe. Se dice que se materializó a partir del cuerpo de la doncella que derrotó a los demonios y fundó el reino. Cambia de forma en respuesta a la voluntad de su portador y puede convertirse en una enorme espada que traspasa los cielos. Las partículas de luz que emite queman demonios.

Sin embargo, en la larga historia del imperio Ellmeyer, la única mujer que ha poseído esa espada sagrada es la doncella. Las familias imperiales y ducales habían continuado su línea de sangre, para que algún día, naciera una mujer que poseyera la espada sagrada. Sin embargo, al final, Lilia terminó en posesión de la espada, como la reencarnación de dicha doncella.

Naturalmente, la doncella empuña la espada para ahuyentar a las hordas de demonios y defender a la humanidad. Para traer la paz al mundo.

—Venga con nosotros, por favor, dama Aileen.

— ¿En medio de la noche? Si solicita una visita, ¿no sería más adecuado el horario diurno?

—Aileen, corre.

De rodillas, jadeando superficialmente, Beelzebuth habla con voz ronca. Ella envuelve sus brazos alrededor de él, protegiéndolo y, responde suavemente.

—No, corra, joven Beelzebuth. ¡¡Dese prisa y haga que el príncipe Claude trate esa herida!!

—No hablen innecesariamente.

Alguien la agarra por la nuca y la arrastra. Beelzebuth levanta la cabeza.

— ¡Aileen!

—Estoy bien, ¡apresúrese y corra! Me encargaré de esto por mi cuenta de alguna manera… ¡No! ¡No lo hagas!

Al ver a Lilia apuntar con la espada sagrada a Beelzebuth, agarra su mano. Inmediatamente, Marcus engancha su brazo alrededor del cuello de Aileen por detrás, apretándolo. Aun así, desesperada por distraer a Lilia, grita:

—Yo soy a la que quieren, ¿verdad? Además, si matan a un demonio, habrán violado el pacto de no agresión. ¿Tienen la intención de hacer caer la ira del emperador sobre ustedes?

Las cejas de Lilia se contraen. El hecho de que todavía esté sonriendo hace que el gesto sea increíblemente inquietante.

¿Pasó algo con el emperador? En primer lugar, si esto se está desarrollando como en el juego, debería ser el joven Keith a quien busquen.

Aileen no lo entiende. Lo único seguro es que este desarrollo no estaba en el juego.

—Todo está bien. No le haremos nada terrible, dama Aileen.

—Esto por si solo ya es una humillación.

—Soy yo quien está siendo humillada. Pero debo soportarlo. Después de todo, Cedric está en problemas…

Lilia baja las pestañas con melancolía. Como para consolarla, Cedric la abraza por los hombros. Luego mira a Aileen, quien está siendo retenida por Marcus y, le da una sonrisa extrañamente gentil.

—Alégrate. Voy a convertirte en mi consorte. Esta misma noche.

— ¿Eh? ¡¿Qué va a hacer…?!

— ¡Esperen! ¡Dejen ir a Aileen…!

Usando como bastón el arma que Denis le dio, Beelzebuth se pone de pie.

Lilia frunce el ceño, como si estuviera preocupada.

—Um, no es mi intención atacarte, pero…

—Esa mujer es alguien importante.

Beelzebuth se acerca a Aileen.

— ¡Ella es la importante mujer del rey!

—Ponerse así de desesperado no va a… No serás rival para la espada sagrada, ¿sabes? Además, eres un demonio. ¿No te resulta extraño decir que un humano es importante?

Suena un golpe seco. Aileen ha abofeteado a Lilia en la cara.

Marcus se pone pálido. Aun sujetando a Aileen, retrocede apresuradamente.

—Aileen, ¿cómo pudiste hacerle eso a Lilia?

—Joven Beelzebuth, vuelva. Vaya con el príncipe Claude. Yo…

Mirando a Lilia, que está de pie aturdida, con una mano en su mejilla golpeada, Aileen hace una declaración.

— ¡Nunca perderé ante una mujer que lo trató con desprecio!

— ¡Aileen!

Un impacto sólido atraviesa un costado de su cabeza y, el mundo gira de manera enfermiza, oscureciéndose. ¿Fue Cedric quien la golpeó? Lo último que ve, borrosamente, es la cara de asombro de Beelzebuth.

Aunque está bien. Pensará en el mejor movimiento y luego actuará en consecuencia. Tiene plena fe en que él hará lo correcto.

~❀❀❀~

Con cada batir de alas, un dolor feroz lo atraviesa. Se siente como si le hubieran quitado todas sus fuerzas a través de esa herida.

Aun así, busca desesperadamente en sus alrededores, mirando a través de la oscuridad. Según el plan, ese tipo debería estar cerca, preparándose para lidiar con las secuelas.

Vamos, vamos. A esta velocidad, le llevará tiempo llegar al bosque. Puede que las fuerzas le fallen antes de llegar y, entonces y, entonces…

Ahí está. ¡El humano!

— ¡¿Beelzebuth?! ¡Estás herido!

—D-Denis… No importo… yo. Aileen fue…

— ¡Luc! Ven aquí por favor. Beelzebuth está…

—No, solo… escucha.

Agarra su brazo con fuerza. Mientras sostiene a Beelzebuth con su propio pequeño cuerpo, Denis lo mira directamente.

—Se llevaron a Aileen. Eran tres. Uno estaba en esa fiesta humana…

—Tres… ¿La dama Lilia, el príncipe Cedric y el joven Marcus?

—Cierto, sus nombres eran… algo así… Date prisa…

— ¡Denis! ¿Qué…? Esa herida, ¡es una quemadura profunda…! En cualquier caso, consigamos primeros auxilios. ¡Cuarzo, mezcla esto y trae un poco de agua!

Al parecer, le pusieron una especie de bálsamo. Por un momento, un nuevo tipo de dolor punzante lo atraviesa, aclarando su mente. Sigue una sensación de frío y el dolor cede un poco.

— ¡Oye! Nos las arreglamos para engañar a los caballeros muy bien… ¡¿Qué pasó?!

—Jasper, bien. ¿Dónde está Isaac? ¡Parece que el príncipe Cedric y su grupo han secuestrado a la dama Aileen!

— ¡¿Eh?! ¿Para qué diablos?

—Para hacerla su segunda esposa…

Respirando bruscamente, Beelzebuth apenas logra sacar esas palabras. No sabe nada más allá de eso. Sin embargo, el hombre de la boina se lleva la mano a la boca, buscando la respuesta.

—Esperen, ¿eso era verdad? Había un rumor de que a la gente le preocupa que la dama Lilia no tenga la capacidad para ser emperatriz, así que si al menos convierte a la señorita Aileen en su segunda esposa…

— ¿Eh? Entonces, ¿por qué la secuestraría? ¿Es estúpido? Debería proponerse abiertamente y ser rechazado con estilo. Beelzebuth, esto va a doler un poco. Denis, dale de beber un poco de agua.

—El primer ministro D’Autriche está firmemente en contra. Algunos de los aristócratas que la vieron bailar con el rey demonio en esa fiesta han comenzado a hablar sobre regresarle el título de príncipe heredero al príncipe Claude… Eh, de todos modos, voy a informarle a Isaac. Entonces averiguaremos exactamente qué está pasando y elaboraremos un plan.

— ¡Por favor, hazlo!

—Gra…cias.

Quizás por el alivio que sintió al escuchar la conversación, esas inesperadas palabras escapan de su boca.

—Yo… corrí.

—Belzebuth…

—No es que temiera a la espada sagrada. Si eso la hubiera salvado, no me hubiera importado morir. Sin embargo, pensé… que no podría salvarla… por mi cuenta.

—Sí y, tenías razón en eso.

Las lágrimas que se derraman de sus ojos le impiden ver claramente al hablante.

—Lo hiciste bien. No esperaría menos de la mano derecha del rey demonio. La espada sagrada ni siquiera te hizo estremecer.

—Isaac…

—Que ruidosos son. Ya lo escuché. Señor, envíe un informe al rey demonio. Por ahora, no le digan nada a ese asistente asesino suyo; simplemente complicará todo… Bueno, saben que el rey demonio probablemente irá a salvarla de todos modos. Eso significa que nuestra tarea es hacer el trabajo preliminar y limpiar después. Mientras tanto… —El humano tiene el descaro de poner una mano sobre sus párpados. —Duerme un poco. Todo está bien. Para cuando te despiertes, Aileen volverá a acosar al rey demonio para que se case con ella.

Ya veo. Eso espero…

Después de todo, si Aileen está al lado de su rey, también habrá un lugar para él junto a ellos.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.