Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 4: La villana es codiciosa, así que sólo lucha para ganar. Parte 3

— ¡¿Por qué quiere hacerme llorar?!

—Sospecho que es porque tiene el tipo de personalidad que hace que la gente quiera someterla, dama Aileen.

La voz de Keith sale del interior de la terraza. Cuando mira, no es solo Keith; Jasper también está ahí, con una expresión peculiar en su rostro.

—Es cierto que la señorita Aileen es el tipo de mujer que quieres hacer llorar. Supongo que lo llamarías la naturaleza más baja de los hombres.

—Si ese es el tipo de criaturas que son los hombres, ¡erradíquenlos de inmediato!

— ¿Qué necesitan ustedes dos? ¿Son voyeurs?

—El ambiente era muy bueno y, lo lamento muchísimo, pero… Jasper nos ha traído una noticia bastante desfavorable.

Lanza al otro hombre una mirada. Jasper agarra el borde de su boina.

—Señorita, hay un rumor de que está conspirando con demonios y tiene como objetivo la vida de la dama Lilia. Marcus es la fuente.

—En ese caso, debe tener su origen en la reciente conmoción en la academia.

A los pies de Aileen, el pequeño fenrir parpadea. Claude frunce el ceño.

— ¿Marcus? ¿Quién es ese, Keith?

—Escuché que lo usted lo golpeó hasta derribarlo, pero veo que ni siquiera lo recuerda. No habría esperado menos de usted, amo.

— ¿De verdad pasó algo así?

No solo había pasado, sino que Claude lo derribó en presencia de Lilia.

Cielos, casi siento un poco de pena por él.

Pensar que ni siquiera había registrado su presencia. El rey demonio es realmente despiadado.

Jasper se aclara la garganta premeditadamente.

—Bu-Bueno, dejando de lado las diferencias de percepción, parece que la dama Lilia ha recibido múltiples cartas de amenaza. Estas dicen cosas como: no eres adecuada para ser la prometida del príncipe Cedric, renuncia o atente a las consecuencias. Bueno, para una mujer decidida a casarse con un príncipe, es básicamente un rito de iniciación.

—Muy cierto. Pero, ¿por qué se supone que yo soy la culpable?

—Escuché que algunas de las cartas estaban firmadas por Aileen Lauren D’Autriche. Además de eso, fueron escritas en esas hojas para cartas perfumadas de alta calidad que usan las mujeres nobles. El príncipe Cedric se está tomando todo el incidente muy en serio y está haciendo un escándalo al respecto.

Mientras intenta reír, punzadas de dolor le atraviesan las sienes. Parpadeando, una escena del juego surge en su mente.

Amenazas… Así es, la heroína sí las recibió. Eso desencadenó el incidente del secuestro… En el juego, las cartas fueron enviadas por…

La mente maestra detrás del secuestro y la villana que esperaba volver a estar junto a Cedric: Aileen Lauren D’Autriche.

—Eso ni siquiera es gracioso. Si fuera a enviar cartas amenazantes a alguien, escribiría: no vuelvas a involucrarte conmigo. Acércate a mí y te mataré y, se las enviaría al príncipe Cedric.

—Bueno, te creemos, pero será más difícil convencer al público general. En particular, los nobles que piensan que el primer ministro D’Autriche es una monstruosidad no podrían pedir un mejor pretexto.

¿Alguien estaba intentando tenderle una trampa? A primera vista, los eventos parecen seguir exactamente lo sucedido en el juego…

Sin embargo, en el juego, el nombre de Aileen no estaba en las cartas. Teniendo en cuenta ese toque infantil, esto en realidad no parece tan similar.

—Desde que llegaron las cartas, la guardia personal de la dama Lilia se ha reforzado e, incluso entonces, llegó otra carta a su nombre. Existe el rumor de que probablemente sea obra de demonios…

—Ah… Y, eso nos trae de vuelta a mi supuesta conspiración con los demonios.

En lugar de asentir, Jasper suspira.

—Dado que lo atribuyen todo a la obra de demonios, ni siquiera han llevado a cabo una investigación adecuada. La dama Lilia se dedica a llorar del miedo, mientras que el príncipe Cedric sufre ataques de ira. La situación es totalmente tediosa.

—Dios mío, pensar que le asustarían meras cartas amenazantes. Yo recibí tantas que terminé usándolas como leña para hervir agua.

— ¡Esa tampoco parece la reacción más normal!

—En cualquier caso, queda muy poco tiempo antes de la fiesta. En primer lugar, señalemos al sospechoso más probable y comencemos a investigar desde allí.

—Eso es más fácil decirlo que hacerlo…

— ¿Cartas amenazantes que pasan desapercibidas ante los ojos de un guardia tan estricto que parece que solo podría ser obra de demonios? El culpable es obviamente alguien de adentro.

Aileen sonríe sin miedo y Jasper se rasca la cabeza.

—El mayor proveedor de artículos de papelería para mujeres nobles es la empresa comercial que dirige la familia de Isaac. Llama a Isaac más tarde, ¿quieres? Y luego… Almendra, ¿puedes oírme? Si puedes, sal, por favor. Te recompensaré, por supuesto.

— ¡¿Qué?!

Un demonio sale volando de la sombra que se extiende a través de la terraza y, Jasper se estremece, sobresaltado. El cuervo de la pajarita aterriza en la barandilla de la terraza. Keith murmura, sonando como si tuviera sentimientos encontrados sobre esto:

— ¿Entonces puede usar esa sombra para invocar demonios, mmm…?

— ¡Un trabajo! ¡Suena divertido! ¡Págame con tarta de manzana!

—También te daré pastel. Tu trabajo es traer de vuelta la basura del castillo imperial.

— ¡Fácil! ¡Déjamelo a mí!

—No.

Claude es el que se opone. Naturalmente, Almendra rápidamente cambia de opinión.

— ¡No puedo hacerlo! ¡Me niego!

—Simplemente quiero que finja que es un cuervo común y que traiga basura del palacio. No será peligroso.

—Sin embargo, los sirvientes que tiran la basura lo verán. También puede haber trampas.

—Príncipe Claude… He querido decir esto durante bastante tiempo, pero mima demasiado a los demonios.

—Mi poder no se extiende más allá de la barrera. Ésta es una medida de seguridad natural.

— ¿Mantenerlos encerrados porque es peligroso allí afuera? Esa no es la solución. Los padres que no enseñan a sus hijos a manejar cuchillos debido a los peligros potenciales son simples tontos. También debe permitir que los demonios adquieran sabiduría mundana. Después de todo, no es como si pudiera proteger todo y a todos usted solo.

Aileen se inclina, acercando su rostro al de Claude. Este es inexpresivo, pero se estremece un poco y retrocede.

—Almendra, ¿y tú? ¿Quieres hacer el trabajo? ¿O preferirías no hacerlo?

—Para mí, las órdenes del rey demonio tienen máxima prioridad.

—Esa no era una orden. Fue solo una restricción.

Los ojos apropiadamente almendrados del cuervo se mueven rápidamente. Parece estar pensando y, pasea su mirada inquieta desde Claude hasta Aileen y viceversa.

Finalmente, como si Aileen hubiera esta ronda, el rey demonio suspira.

—Puedes hacer lo que desees. Sin embargo, si crees que es peligroso, regresa de inmediato. Esa sí es una orden.

Almendra asiente con la cabeza, su pajarita se menea al ritmo de sus movimientos. Entonces, Claude voltea su fría mirada hacia Aileen.

—Si algo le sucede, nunca más permitiré que los humanos pongan un pie dentro de este castillo o el bosque.

—Antes de que tenga la oportunidad, me aseguraré de destruir a quién sea que sea el responsable. Yo también pienso que Almendra es importante… ¿Por qué todos me miran así?

Sin mencionar a Claude; incluso Almendra luce atónito, con el pico totalmente abierto. Jasper se cruza de brazos antes de ajustarse la boina en la cabeza.

—Probablemente por todas las cosas que suele decir y hacer. Su amor es difícil de entender, señorita Aileen.

—Cuando me tomo parte de mi precioso tiempo para confiarle un trabajo a alguien, mi afecto por esa persona es bastante fuerte, ¿saben?

Los demás parecen querer decir, totalmente cierto… pero los ignora rotundamente.

—Almendra. Como dice el príncipe Claude, si crees que es peligroso, huye de inmediato. Además, actúa siempre en grupo. Tanto vigilar la basura como traerla de vuelta será un proceso laborioso. Te dejo el trabajo de asignar las tareas a tus compañeros.

— ¿Yo decido?

—Eso es correcto. Eres el capitán.

Almendra hincha el pecho y sus ojos brillan. Luego, hábilmente dobla un ala en un firme saludo.

— ¡A la orden, señor!

—Oh. ¿Dónde aprendiste ese saludo?

— ¡De Isaac! ¡Salude, soldado!

Cometió un par de errores, pero aparentemente, esta pose le había llamado la atención. La forma en que saluda con su ala e hincha su plumoso pecho es adorable de una manera bastante encantadora y muy poco demoniaca.

Jasper también le da un buen vistazo y, luego silba.

—Ese es un saludo militar. Bien, muy bien. Después de todo, formas parte de la fuerza aérea del rey demonio.

—En ese caso, como su oficial al mando, es mi trabajo mantener con vida a mis subordinados.

Aileen sonríe con aire de suficiencia. Claude la mira antes de hacerle una pregunta.

— ¿Hay algo que yo pueda hacer?

Todos lo miran fijamente. Aileen también se congela durante unos segundos, con los ojos muy abiertos.

Al sentir la mirada de todos, Claude baja su mirada hasta sus propios pies.

—Es extraño. Mi deseo de hacerte llorar no ha cambiado, pero…

— ¡No, por favor cámbielo!

—A veces, empiezo a querer conceder todos tus deseos.

Y, de nuevo, ¿por qué las palabras que deberían sonar azucaradas se desvían en una dirección siniestra?

¿Qué pasó con el personaje del distante rey demonio?

Realmente desearía que no convirtiera una tarde animada en una obscena escena de depravación. Retrocediendo, Aileen le da una sonrisa tensa.

—Va-Vaya bromas hace… Esperen, ¡¿a dónde se han ido todos?!

—Salieron huyendo.

Incluso Almendra y el pequeño fenrir han desaparecido. Se siente como si la hubieran sacrificado al rey demonio. Llevándose una mano a la frente, Aileen respira hondo.

Cálmate, cálmate… Lo importante es… ¡Sí, el hecho de que el príncipe Claude parece dispuesto a hacerte un favor! Ahora es el momento de hacerle la propuesta de matrimonio o…

Y, sin embargo, por alguna razón, no se atreve a decirlo. Tiene la sensación de que acabará arruinada de por vida.

—En ese caso… En la fiesta, sea un escolta más elegante que cualquier otro hombre… Más que el príncipe Cedric.

Después de pensarlo bastante, el deseo que se le ocurre es una tontería. Una vez que lo ha dicho, siente ganas de cubrirse el rostro con las manos.

¡Al menos debería haberle pedido que desarrollara colágeno! O no, ¿eso también está mal? Aaaaaah, ¿lo ven? A juzgar por la mirada que me está dando, el príncipe  Claude debe estar pensando: ¿Qué diablos le pasa a esta mujer?

Por alguna inexplicable razón, a pesar de que tiene tantos deseos que no puede enumerarlos todos, ese fue el único que pudo decir. Está tan avergonzada que quiere huir, pero Claude desvía la mirada primero.

—Realmente eres formidable.

— ¿Eh…?

—Lo prometo.

Antes de que pueda preguntarle ¿promete qué cosa? Claude se lanza desde la terraza y desciende al suelo.

Recordando en qué consiste la promesa, Aileen se lleva las manos a las mejillas, las cuales se han sonrojado tardíamente.

La mañana de la fiesta, sentada junto a su almohada, descubre un vestido, zapatos y un juego completo de accesorios, dirigido a ella y firmado por Claude Jeane Ellmeyer.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.