Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 4: Celebraciones de cumpleaños y debutantes, peleas y reencuentros. Parte 3

Una vez que Sonia finalmente dejó de llorar, Severin la llevó de la mano a la familiar y vieja glorieta.

— ¡Todavía está aquí! ¡Guau, esto me trae recuerdos! —Exclamó Sonia.

Aunque la glorieta era de uso exclusivo de la realeza, aparentemente se había hecho una excepción para el baile. Los faroles estaban esparcidos por todo el jardín para que la gente pudiera caminar libremente, sus tenues luces iluminaban los bancos y las áreas circundantes.

Sonia y Severin entraron en la glorieta y se sentaron en un banco de mármol construido en la base de un pilar. Cuando Sonia era pequeña, solía ser allí donde la llevaba su madre. Su madre pasaría el tiempo con la madre de Severin, la reina Cordelia, tomándose una taza de té en medio de la dulce fragancia del jardín de rosas circundante en esta misma glorieta.

—Siempre veníamos aquí en primavera y otoño, ¿no es así? Salíamos corriendo al césped y empezábamos a leer, dibujar o jugar con los perros y gatos… —Recordó Severin. Todos los lugares a los que había señalado estaban sumidos en la oscuridad de la noche, pero Sonia reconoció cada lugar como un área de juego que había disfrutado en el pasado.

—La pasábamos muy bien en aquella época… Mi primer pensamiento del día era ¿a qué juegos debería jugar hoy? —Dijo Sonia.

Pensando en el pasado, Sonia sintió que su madre y su padre realmente la habían mimado cuando era una niña. Aunque todavía era demasiado joven en ese entonces para comenzar a aprender los modales de una dama, no cambiaba el hecho de que nunca había sido amonestada o disciplinada duramente por un comportamiento inadecuado para la hija de un noble.

¿Y si esos terrores sobrenaturales también asolaron a los Clare en ese entonces? ¿Mis padres me dejaron hacer lo que quisiera porque temían que la muerte pudiera llevarme en cualquier momento…? Sorprendida por la sensación de náuseas de que la oscuridad que se extendía por la hierba se arrastraba hacia ella, Sonia cerró los ojos con fuerza. Debió haber apretado fuertemente la falda de su vestido también, porque Severin envolvió suavemente sus manos alrededor de los puños cerrados de Sonia.

Jadeando por la sorpresa, Sonia levantó la cabeza para mirar a Severin a los ojos, solo para que él le ofreciera una sonrisa amable. Su corazón se aceleró locamente ante la vista que era tan dulce como la fragancia de las rosas.

— ¿Te peleaste con Chris? —Preguntó él.

Sonia bajó la mirada, la mención de su nombre le recordó lo que Chris había dicho.

—No fue una pelea. Es solo que… —dijo Sonia, dejando la frase a medias.

— ¿Solo que qué? —Preguntó Severin. La mirada de Sonia bajó aún más al darse cuenta de lo cerca que estaba el rostro de Severin mientras la miraba a los ojos, instándola a continuar.

Su rostro se sentía caliente. Nunca antes un hombre la había mirado así a los ojos, así que Sonia no estaba segura de cómo responder. Su mente era un desastre, repitió todo lo que Chris le acababa de decir.

Aunque terminó siendo un desastre incoherente dicho fuera de orden, Severin escuchó con atención y ocasionalmente asintió con la cabeza mientras murmuraba: —ajá. —Esto la ayudó a calmarse gradualmente mientras contaba su historia.

Cuando llegó al final, Severin inclinó la cabeza hacia un lado mientras musitaba profundamente con un mmm. Después de pensarlo un minuto, miró a Sonia directamente a los ojos y dijo: —Chris es tan directo como una flecha, así que creo que te dijo cómo se siente honestamente. Dicho sin rodeos, está tratando de ayudarte, no de lastimarte.

— ¿Al recomendarle a su prometida que lo engañe? —Replicó Sonia.

—No creo que te estuviera recomendando eso. Es solo que interpretaste algo de lo que dijo en ese sentido, —respondió Severin.

—Realmente lo está defendiendo. ¿Es porque es su instructor de esgrima? —Espetó Sonia.

Severin se encogió de hombros al ver a Sonia hacer un puchero malhumorada. —Me guste o no, realmente llegas a conocer a una persona cuando su relación es tan antigua como la nuestra. No es que me asocie más con él.

— ¿Porque él está conmigo ahora?

—No es por eso, —respondió Severin con otro encogimiento de hombros y negó con la cabeza. —Dejé de reunirme con él antes de eso. Ya había tenido suficiente.

— ¿Suficiente de qué? —Sonia no pudo evitar preguntarle de qué estaba harto.

—No luzcas tan seria. No es que me haya cansado de Chris ni nada por el estilo, —dijo Severin. Apoyó uno de sus codos en el borde del respaldo. Sus largos dedos se extendieron por su barbilla finamente cincelada. Había un brillo en él a pesar de su apariencia apática, llenando el pecho de Sonia con punzadas de dolor.

Tenía tres años más que ella. ¿Cómo podía una diferencia de edad tan pequeña hacer que pareciera mucho mayor? ¿Era todo esto una ilusión creada por la profunda oscuridad de la noche?

—Me cansé de la espada, supongo. Después de una cuidadosa consideración, me di cuenta de que no me importaba convertirme en un caballero. Estaba aprendiendo el manejo de la espada y el combate como parte de mi entrenamiento de caballero, ¿sabes? —Explicó Severin.

— ¿Pero no se encuentran esas entre las habilidades que necesita perfeccionar como miembro de la familia real? —Preguntó Sonia.

—Ya soy bastante decente en la materia, lo creas o no.

—Entonces, ¿qué está haciendo hoy en día?

—Supongo que se podría decir que estoy a cargo de entretener a nuestros invitados, —respondió Severin.

Los ojos de Sonia se entrecerraron al recordar lo que Chris le había dicho; Severin se encargaba de entretener a las damas.

— ¿Te estás imaginando algo grosero? ¿Cómo que entretengo a las damas, por ejemplo? —Preguntó Severin.

Sus ojos debieron delatarla. En lugar de intentar negarlo, Sonia simplemente asintió. Su franca honestidad hizo que Severin se echara a reír.

— ¡Ajá…! Eres tan honesta como siempre, Sonia. Sé que hay rumores como esos, pero no entretengo solo a mujeres, —explicó.

— ¿Es eso cien por ciento verdad?

Miró los ojos azul pálido de Sonia, que a su vez lo escudriñaron con sospecha. Su expresión y sus profundos ojos azules tenían tal intensidad que ella no podía apartar la mirada.

—Me llenó de alegría cuando supe que aún no te habías casado con Chris, —confesó.

Por un breve segundo, Sonia se olvidó de respirar. Después de un largo momento de silencio, finalmente logró decir, — ¿por qué? —pero tenía miedo de que su queda y ronca voz no alcanzara  a Severin.

Sin embargo, debe haberla escuchado. Es cierto que es posible que solo haya escuchado debido a lo cerca que estaban sus cabezas. Bajó la mano que había estado apoyando perezosamente su barbilla y acunó las de Sonia.

—Me sorprendió descubrir que te convertiste en una dama tan encantadora durante todo este tiempo que estuvimos separados. Cuando te vi enferma en cama, te veías tan pálida y frágil… Me dieron ganas de protegerte.

—Príncipe Severin… —Suspiró.

Su repentina confesión hizo que todos los engranajes de la mente de Sonia se detuvieran, dejando su mente completamente en blanco.

—Con tu permiso… y si no es demasiado tarde, ¿puedo robarte de Chris…? —Preguntó. Aunque su mente estaba en blanco, captó cada palabra de su propuesta y se aferró a ellas, abrazándolas con fuerza.

Como si algodón de azúcar estuviera atascando sus cinco sentidos, Sonia no pudo mover un músculo. Sin embargo, los latidos de su corazón seguían acelerándose con furia. No mostraba signos de detenerse, solo palpitaba más rápido aún.

La causa de su difícil situación interna estaba ante sus ojos. Su hermoso semblante se fue acercando gradualmente, de modo que Sonia pudo ver el reflejo de su rostro en sus hermosos ojos azules. ¿Era su piel reluciente sólo un truco de su mente?

Oh, sí. Probablemente sea el iluminador en sus mejillas… Sus ojos se fijaron en Severin mientras pensaba: Es tan bonito, no necesita maquillaje.

—Así que aquí es donde estaba. La he estado buscando por todas partes, princesa.

Una barba apareció de repente a la altura de sus ojos, haciendo que Severin casi saltara del susto mientras se tambaleaba hacia atrás.

— ¡Ah!

— ¡Señor Chris…! —Exclamó Sonia. Iluminado por la luz de las lámparas, pudo identificarlo. Sin embargo, sus ojos no estaban en Sonia, sino en Severin.

Su mirada cortante y amenazante era evidente incluso en la penumbra y Severin estaba claramente desconcertado por ello.

—Su Majestad lo estaba llamando, príncipe Severin. Incluso si es solo de nombre, he oído que se suponía que iba a ser el anfitrión de esta noche. ¿Es este momento para socializar en la glorieta? —Chris lo reprendió.

—Solo estaba viendo si Sonia se encontraba bien, —espetó Severin.

—Por favor déjela conmigo. Ahora, vaya. No debe hacer esperar a todas esas damas, —respondió Chris. A pesar de las espinas en sus palabras, varias personas deben haber venido a la mente ante la mención de todas esas damas, porque Severin se puso de pie de un salto y reajustó su ropa.

— ¡Se me olvidaron por completo…! Debo regresar al salón de baile de inmediato, —declaró. Esta vez no se olvidó de besar la mano de Sonia antes de decir: —Sonia, disfrutemos de una larga charla mientras tomamos el té de la tarde la próxima vez. ¡Hasta entonces! —Sin esperar a que aceptara, se adentró en el oscuro jardín.

Ahora que estaba sola con Chris, Sonia se sentía terriblemente incómoda. Apretando fuertemente su falda, miró el piso de mármol con los hombros tensos. No podía soportar levantar la cabeza y mirar a Chris a la cara.

Tan inexperta como era en los caminos del romance debido a su vida en la abadía real, incluso ella sabía lo que Severin había estado a punto de hacer. Hipnotizada por su rostro, no había podido rechazar sus avances.

—Deberíamos regresar nosotros también, princesa, —dijo Chris.

Sonia miró sorprendida la gran mano que le ofrecía. Luego levantó lentamente la cabeza para mirarlo a la cara. Chris le sonreía como siempre.

¿Por qué? ¿Por qué estaba tratando de tratarla con la misma amabilidad que antes? Obligado a afrontar la realidad de nuevo, sintió como si su corazón se hundiera lentamente en un estanque congelado.

—No está enojado conmigo, ¿verdad? —Le preguntó. Tratando de contenerse, la voz de Sonia sonó más profunda de lo normal.

Chris enarcó las cejas, aparentemente sin darse cuenta, con una sonrisa irónica y preocupada. —Difícilmente parecería justo después de que dije que quería que conociera y se relacionara con tantas personas como sea posible… Es solo que…

— ¿Sólo que qué?

—El príncipe Severin no es lo suficientemente bueno para usted actualmente. No creo que deba llevar su relación con él más allá de esto, —aconsejó Chris.

El cuerpo de Sonia instantáneamente comenzó a arder de la rabia. — ¿Por qué no? ¡Somos viejos amigos! ¿Por qué no podemos reunirnos para divertirnos recordando los viejos tiempos? Como dijo, ¡fue usted quien me dijo que socializara con un montón de gente!

—Tales fueron las órdenes de Su Majestad, —respondió Chris.

— ¿Qué…?

Incapaz de encontrar qué decir a continuación, Sonia simplemente miró a Chris con la boca abierta. Su extraña mirada distraída empezó a hacer mella en ella; una multitud de insultos corrieron por su cabeza.

— ¿Todo lo hace por orden del rey? ¡Soy plenamente consciente de que el rey Patrice arregló nuestro matrimonio! ¡Estaba perfectamente dispuesta a aceptar eso! Seguro, su barba y su pelo en pecho son un poco… ¿repulsivos? Eso se hizo bastante evidente después de que reconfirmara mis preferencias personales, pero es un gran hombre, ¡realmente creo que llegará el día en que lo aceptaré, con barba y todo! ¡He estado tratando de desarrollar sentimientos por usted por voluntad propia! Pero usted solo se centra en priorizar las órdenes del rey, ¿no es así?

— ¡Princesa…!

— ¿Se empecina en llamarme princesa porque el rey se lo ordenó? Si el rey diera su aprobación y se lo ordenara, ¿habría pasado por alto lo que el príncipe Severin estaba a punto de hacerme? Si el rey lo ordenara, ¿me entregaría a otro hombre?

—Eso es…

No quería escuchar nada más. Ni una palabra más. Las lágrimas que había estado conteniendo corrían por sus mejillas.

— ¡Soy mi propia dueña! ¡Haré lo que quiera! ¡No me importa usted! ¡Puede pasar el resto de su vida con sus amadas órdenes del rey por lo que a mí respecta!

Arremetiendo con — ¡Vuelvo a mi habitación! —Sonia apartó la mano de Chris de una palmada cuando él la agarró. Ansiosa por alejarse de él, huyó tan rápido como sus pies se lo permitieron.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.