Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 4: Celebraciones de cumpleaños y debutantes, peleas y reencuentros. Parte 2

Durante la celebración de cumpleaños, el rey Patrice aparecía en el balcón principal para saludar al público y presentar su discurso mientras aún había luz afuera durante las horas de la tarde. La reina y los dos príncipes harían apariciones junto a él, encontrando los vítores de la gente.

Luego, el rey Patrice pasaría las noches en el gran salón hablando con todos y cada uno de los nobles que habían venido de todas partes para desearle lo mejor. El rey irradiaba dignidad al recibir a sus invitados desde lo alto de su extravagante trono en el centro del estrado. Sentada a su lado, una elegante sonrisa se posaba en los labios de la reina Cordelia.

El príncipe heredero, el príncipe Enrique, se sentaba en la silla del otro lado, mientras que el príncipe Severin se sentaba en una silla colocada en el borde del estrado, mordisqueando la comida colocada en la mesa estrecha que se extendía ante ellos.

— ¡Presentando a Su Excelencia, la duquesa de Clare, Sonia de Clare, acompañada del caballero Crisford Cortot!

Este era un saludo formal que una vez nombrados, requería que se pavonearan pomposamente por una alfombra roja hasta llegar frente al rey Patrice.

¡Los saludos formales son tan agotadores! Y me haría bolita y moriría si alguien viera cómo estoy debajo de mi falda… Sonia tuvo que hacer una sentadilla parcial e inclinarse por la cintura. Era una reverencia con las piernas arqueadas.

La posición ejercía bastante presión sobre sus muslos. Tampoco ayudaba que tuviera que mantener esta posición hasta que el rey Patrice dijera: Pueden levantarse.

Duele, pero se consideraba recatado que una dama usara una máscara de compostura mientras hacía una reverencia. Con ese pensamiento en mente, Sonia lo soportó con los dientes apretados.

—Pueden levantarse, —dijo el rey Patrice.

Ocultando su alivio interior, Sonia puso su mejor sonrisa mientras se levantaba.

—Sonia, es bueno verte de nuevo. ¿Qué pensaste de volver a casa después de todos estos años? —Preguntó el rey. Aunque aún conservaba su dignidad real, Sonia se sintió aliviada de que hablara con su amabilidad habitual. Esta era la primera vez que interactuaba con él en un entorno formal.

—Es bueno verlo. El resto del personal del castillo es muy diligente. Me alivió ver que el castillo se ve igual que antes de partir hacia la abadía, —respondió Sonia, modificando los detalles sobre el estado de su castillo para mantener las apariencias.

—Me alegra oír eso. Estaba preocupado porque tuviste que heredar la gran responsabilidad de servir como la ama del castillo a pesar de tu corta edad.

—Solo lo estoy haciéndolo bien porque tengo su amable apoyo, Su Majestad.

Patrice le dio a Sonia una amplia sonrisa antes de volcar su atención en Chris. — ¿Qué te parece, Chris? ¿Qué piensas de la vida fuera de palacio?

—Su Majestad, lo encuentro muy agradable, —respondió Chris con una reverencia.

— ¡Ja, ja! —Patrice rió alegremente y bromeó: — ¡Ya! Me atrevo a decir que parece que lo estás disfrutando más que la vida en palacio. Veo que, después de todo, prefieres estar al lado de una hermosa y joven dama.

La cara de Sonia se puso roja como una remolacha, pero Chris mantuvo la compostura y respondió con gentileza: —No solo es extremadamente educada para su edad, también tiene una disposición alegre. Y como dice, es la más hermosa y encantadora. Me siento como un jovencito de nuevo.

El rostro de Sonia se puso de un rojo aún más intenso.

— ¿De verdad? Me alegro de que sean tan compatibles. Que disfruten esta noche al máximo.

—Gracias, Su Majestad.

Después de otra reverencia formal, Sonia colocó su mano sobre el brazo de Chris y los dos se retiraron.

¿Hicimos lo correcto?

Sonia decidió dirigir la pregunta en su mente a Chris. — ¿Estuvo bien… que no le dijéramos a Su Majestad sobre posponer la boda?

—Sí, lo está, —respondió Chris. —Le envié una carta de antemano explicándole la situación. Si lo discutimos en presencia de otros nobles, algunos podrían comenzar a sospechar y meter la nariz donde no deberían. Es por eso que Su Majestad no abordó el tema intencionalmente.

— ¿Pero no hay un buen número de personas que tienen una impresión equivocada sobre nosotros? Algunos parecen pensar en usted como mi guardaespaldas, —dijo Sonia.

Chris se detuvo en seco. — ¿Eh? —Miró a Sonia con sus ojos castaños desorbitados por la sorpresa.

—Um, eh… ¿Dije algo extraño? —Preguntó mientras jugueteaba con el dobladillo de su vestido.

— ¿Eso significa que no le importa si la gente piensa que estamos comprometidos? —Chris preguntó a su vez, esta vez haciendo que los ojos de Sonia se abrieran con sorpresa.

Sintiéndose incómodos por la conversación, ambos bajaron la mirada al inmaculado piso. La mano de Sonia se apartó naturalmente de su brazo. Sin nada que sostener, jugueteó nerviosamente con sus dedos. Lanzando una rápida mirada a Chris por debajo de sus largas pestañas, vio que él se estaba llevando el puño a la boca, su rostro también enrojecido.

— ¡Ejem! —Tosió para aclararse la garganta. Como si lo tomara por una señal, Sonia levantó la cabeza.

—Bueno, ya ve, pensé que todavía se sentía incómoda a mí alrededor. Como tal, yo, um, pensé que deberíamos ver cómo se desarrollan las cosas un poco más. Además, acaba de salir de la abadía real. Ahora que ha entrado en la escena social, es posible que desee socializar por un tiempo…

¿Eh?

— ¿Qué quiere decir con eso? —Preguntó Sonia.

—Em, exactamente lo que parece. ¿Por qué…?

La dulce atmósfera que se cernía sobre ellos hace unos momentos se desvaneció sin dejar rastro. Hirviendo de ira, Sonia sintió como si la sangre que latía por sus venas de repente hubiera comenzado a fluir en reversa. Sobresaltado por el cambio abrupto que se apoderó de Sonia cuando frunció el ceño ardiendo de furia, Chris retrocedió inconscientemente.

—En otras palabras, ¿quiere decir que debería confraternizar con otros hombres? —Presionó ella.

—Esa es una forma de verlo, —respondió Chris.

—Si me enamorara de alguien y él devolviera mis sentimientos, ¿no le importaría si traicionara su confianza? —Exigió.

—No creo que haya un hombre vivo que no se enamoraría de usted, —respondió con una leve sonrisa, un destello de tristeza en sus ojos. Pero Sonia estaba demasiado abrumada para adivinar la razón detrás de eso.

Continuó: —Acaba de salir de la abadía recientemente. Se le prohibió el placer de vivir como mujer mientras estuvo encerrada allí todos estos años. Debe seguir experimentando el placer de engalanarse, conversar con hombres y mujeres y, enamorarse. Eso es lo que el rey Patrice desea para usted.

¿El rey Patrice?

— ¿Y usted está de acuerdo con esto? ¿No se da cuenta de que me está dando permiso para engañarlo? ¿Que podría decidir cancelar nuestro matrimonio?

Chris no pudo responder ninguna de las preguntas. Su sonrisa simplemente se hizo más grande…

—Ya veo. ¡Me voy por mi cuenta! —Espetó Sonia, sujetando su falda y huyendo tan rápido como sus piernas se lo permitieron.

— ¡Princesa!

Ignoró la voz de Chris llamándola mientras corría directamente a través del salón de baile para salir. Sus lágrimas querían salir a borbotones, pero luchó por contenerlas por temor a que se le corriera el maquillaje.

¡¿Qué fue eso?! ¡¿Qué está pensando?! ¡El señor Chris es un idiota! ¡Y qué pasa si solo soy una niña ignorante!

— ¡Aah! —Gritó. En su alocada carrera por el oscuro jardín, Sonia finalmente se golpeó el pie con algo que sobresalía del suelo. Justo cuando estaba a punto de caer de bruces…

— ¡Cuidado! —Gritó un hombre. Ella notó que sus brazos la sostenían por detrás.

Con un suspiro de alivio, Sonia estiró el cuello para ver quién la estaba sujetando.

— ¿Estás bien, Sonia? —Preguntó el joven con una voz dulce y amable que le hizo cosquillas en los oídos.

— ¡Príncipe Severin!

Después de asegurarse de que sus pies estuvieran bien plantados en el suelo, Severin apartó los brazos.

— ¿Qué está haciendo aquí? —Preguntó Sonia.

—Me preocupé cuando te vi salir corriendo del salón de baile, así que fui tras de ti. Es peligroso para una mujer noble correr a ciegas y, nada menos que en la oscuridad, —respondió.

—Gracias… estoy bien ahora, —dijo Sonia.

Severin rozó suavemente su dedo contra el rabillo del ojo de Sonia. —No te ves bien para mí. ¿Chris te dijo algo? —Preguntó.

Esto le pareció extraño a Sonia. ¿Estaba Severin mirando a Chris desde lejos? Si la había visto salir corriendo de la habitación como si tratara de escapar de Chris, sin duda explicaría por qué la persiguió por preocupación, pero era difícil de creer que este fuera el mismo Severin que había evitado tocarla cuando le hizo una visita por enfermedad.

Esta noche Severin no solo la tocó como de costumbre, la había salvado de caer. Era natural que se sintiera conmovida por tanta amabilidad.

—Príncipe Severin…

Las lágrimas que había estado intentando reprimir comenzaron a deslizarse por sus mejillas. Enterró la cabeza en el pecho de Severin y lloró libremente.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.