Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 4: La villana es codiciosa, así que sólo lucha para ganar. Parte 1

— ¡Sí! ¡Este es, este es el aroma! ¡Estoy tan contenta de que hayan logrado extraerlo…!

La fragancia de lavanda se asemeja mucho a la de los recuerdos de su vida anterior y, Aileen sonríe, satisfecha. Luc mira a Denis.

—Es gracias al destilador de vapor que hiciste, Denis.

—También me gustaría de romero. Me gusta mucho ese aroma.

—Tiene una fragancia agradable, pero… En ese caso, ¿deberíamos hacer también de manzanilla?

—Sí, eso creo. También me gustaría hacer unas e combinaciones de frutas. Como naranja y limón. Luego, hagamos varias soluciones cosméticas básicas que tengan diferentes beneficios. Les daremos un valor de alta rareza y estableceremos precios caros.

—Entonces, aquí tienes un regalo oportuno.

Isaac deja caer un gran sobre lleno de documentos en las manos de Luc.

—Reuní ejemplos de situaciones clínicas en las que se utilizaron hierbas y aceites esenciales y mostraron efectos. Eso y rumores populares.

—El aceite esencial de lavanda es eficaz para las quemaduras… ¿Se previno la peste negra con hierbas? ¿Es esto cierto?

Mientras Luc hojea los papeles, Quartz los mira desde su lado.

—Usaban tomillo, salvia, menta y… Todos estos son altamente antibacterianos. Los encurtieron en vinagre, así que lo llamaron vinagre de hierbas. En ese caso, podría anticipar que tendrán fuertes propiedades antibacterianas…

—En otras palabras, ¿era un antiséptico? ¿Creen que podríamos distribuir esto entre las masas? Parece que los plebeyos fueron los que descubrieron su uso en primer lugar…

—Si podemos encontrar una manera de venderlo para que no parezca un medicamento.

Isaac tiene una sonrisa maliciosa. Aileen asiente.

—Trabajaremos con eso en mente, pero más tarde. Primero, necesitamos capital. Tenemos la solución cosmética y, también me gustaría usarla en sales de baño y jabones. Si encuentran algo más, repórtenlo de inmediato, por favor.

—Comprendido. Este bosque ciertamente es asombroso.

—Hay plantas que nunca había visto antes, tal vez porque se han adaptado al entorno de los demonios.

—Sin embargo, lo principal es cosecharlas sin afectar el ecosistema de los demonios. Si rompemos esa regla, el príncipe Claude se enojará.

Quartz asiente con la cabeza. Siempre es muy cuidadoso con las plantas, por lo que puede que ni siquiera haya sido necesario advertirle sobre eso.

—Y luego las renovaciones del castillo. Denis, ¿cómo va eso?

— ¡Muy bien! Realmente no estaba seguro de cómo iba a ir al principio, pero no todos los días tengo la oportunidad de hacer casas para demonios y, en este punto, me estoy divirtiendo tanto, ¡apenas puedo contenerme! Creo que esta cocina salió bien, ¿no?

Radiante, Denis abre los brazos.

A petición de los demonios, el primer lugar que terminaron fue esta cocina, donde Aileen y los demás se están reuniendo. Dado que no hay otros lugares buenos para sus reuniones, las mantienen en la mesa larga que normalmente habría sido la mesa del comedor de los sirvientes.

Debido a que Keith dijo que no esperaban tener invitados, la habitación es un poco pequeña para la cocina de un castillo. Sin embargo, el diseño es perfecto y se ha construido de modo que la ubicación de la chimenea, la despensa e incluso la puerta trasera que conduce al exterior se hayan colocados convenientemente.

—Excepto que lo que estamos haciendo es destilar hierbas y flores.

—Aun así, si conseguimos todos los ingredientes, la dama Aileen también puede hornear postres.

—No tengo tiempo para ese tipo de cosas. Todavía queda un gran problema.

— ¡¿Qué?! ¡Haz galletas, humana!

Un cuervo con pajarita sale volando de la sombra detrás de ella. Más demonios pululan y lo siguen, congregándose a los pies de Aileen y encima de su cabeza.

— ¡Soy Almendra! ¡El pastel debe ser de fresa!

—Dame pastel…

—Tarta, no lo sé. Yo quiero.

Aileen no se da vuelta, pero venas azules aparecen en sus sienes.

—Absténganse de usar mi sombra como una entrada a su conveniencia, ¿quieren…? Regresen. ¡Ahora mismo!

— ¡Galletas! ¡Galletas!

— ¡Pastel! ¡Pastel!

— ¡No coreen! Ustedes fueron los que devoraron todos los dulces que tenía en mi habitación el otro día mientras dormía, ¿no es así?

— ¡Es tu culpa! ¡No trajiste suficiente!

Esta es una demostración increíble de desafío injustificado. Sin embargo, es una horda contra uno e, incluso los otros demonios comienzan a clamar.

—Si no lo haces, ¡tomaremos todo el azúcar y nos meteremos en su camino!

— ¡Tampoco le permitiremos tomar otras plantas! ¡No te enseñaremos nada!

— ¡Excepto Denis! ¡El techo evita que entre la lluvia! ¡Él es bueno!

—Por el amor de Dios, los haré y los escucharé una vez que termine de trabajar, ¡así que esperen!

Agarrando al cuervo volador con sus propias manos, intenta empujarlo hacia el agujero en su sombra.

Sin embargo, el cuervo aletea, resistiéndose descaradamente.

— ¡Tirana, tirana! ¡Se lo diremos al rey demonio!

—Esa es mi línea. Se los diré por última vez, ¡estoy trabajando!

—No se interpongan en su camino.

Al sonido de la tranquila voz, es escándalo de los demonios se detiene en seco.

—Además, incluso si es a través de su sombra, no se aventuren fuera de la barrera a la ligera.

— ¡Entendido, entendido!

—También dijeron eso el otro día y luego se comieron mis. ¡Deténganse ahí mismo! ¡¿Están intentando huir?!

Al ver a los demonios sumergirse en su sombra y desaparecer uno tras otro, Aileen patea con frustración. Sin otro recurso, mira a Claude, quien está de pie en la puerta con Keith.

—Príncipe Claude, deles a los demonios una advertencia más firme, si es posible. Vienen constantemente a mi habitación para molestarme por postres, ¡especialmente esos cuervos!

—Creí que estabas recolectando información sobre el bosque a cambio de esos postres.

— ¡Eso es un asunto completamente diferente! ¡Quizás los vuelva a dosificar con un paralizante…!

—Si lo haces, es posible que dejen de decirte dónde crecen los frutos silvestres.

Keith luce una sonrisa significativa. Aileen cruza los brazos y suspira.

—Les daré su justa recompensa, pero los modales son importantes. Regáñelos como es debido, príncipe Claude. Si avistan demonios en la mansión del duque D’Autriche, habrá un alboroto.

—Los demonios piensan que lo manejarás de alguna manera por ellos.

— ¡Y como le digo, eso no es…!

—Vamos, vamos, basta de hablar de políticas educativas para los demonios. Logramos adquirir capital, así que vine a dar mi informe. Déjeme decirle que lo resolvimos en poco tiempo. ¡Jasper es un sujeto brillante!

Aprovechando el hecho de que Jasper tiene una fecha límite urgente para un artículo y no está aquí, Keith hace un informe superficial. Aileen le da una mirada gélida.

—Jasper le tenía miedo, ¿sabe? Dijo que presentó pruebas en muy poco tiempo. Casi como si ya las tuviera preparadas de antemano.

—Oh, no, eso fue mera coincidencia.

—No solo eso, sino que también le proporcionó una pista de corrupción diferente y, lo que es más, se negó a decirle el nombre del culpable detrás de la apropiación indebida original. ¿A qué está jugando?

—Bueno, quiero decir, un artículo sobre cómo el rey demonio no tenía dinero para sus gastos nos haría parecer ridículos, ¿no?

La pila de lavanda sobre la mesa comienza a marchitarse a la vez. De inmediato, Denis grita:

—Oh… ¡El rey demonio está herido!

—Esa es la realidad, así que no se preocupen y dedíquense a sus tareas, chicos. ¡Haré todo lo posible para prepararnos para la velada! Vestiré a mi amo con sus mejores galas, ¡así que asegúrese de estar a su altura, dama Aileen!

Keith sonríe, obviamente disfruta de la situación. Aileen se defiende con una sonrisa femenina.

—Sí, haré mi mejor esfuerzo.

—Vaya, lo esperaremos con ansias. ¿Verdad, amo?

Incluso ella se sorprende por lo mucho que la inquieta escuchar eso. Sin embargo, gracias a su practicada sonrisa férrea, la cual perfeccionó a la perfección en preparación para cuando se convirtiera en emperatriz, se las arregla para no demostrarlo. Con la mayor naturalidad posible, vuelve su mirada hacia Claude.

Sin embargo, aunque sus facciones son tan hermosas como siempre, Claude se ha congelado.

Esto realmente debería haber sido una conversación si importancia y, sin embargo, el silencio es terriblemente pesado. Se lo ruego, diga algo, lo que sea. Justo cuando su sonrisa parece a punto de quebrarse, Claude mueve los labios, como si estuviera jadeando.

—No particularmente.

Eso es todo lo que dice y luego, aparta bruscamente la mirada y desaparece.

Un extraño silencio se cierne sobre la cocina. Aileen, ahora tranquila, murmura suavemente.

— ¿Quiere decir que emperifollarme no hará diferencia…? ¡De acuerdo, chicos! Completaremos esta solución cosmética y dejaremos al príncipe Claude sin palabras, ¡cueste lo que cueste!

— ¿Eh…? ¿Esa es su conclusión, señorita Aileen? ¡El corazón puro del rey demonio está trabajando en su contra!

—Esto es muy malo. Parece que ni siquiera entiende por qué está tan irritada.

Keith e Isaac están bastante exasperados. Golpeando sus manos sobre la larga mesa, Aileen rompe el ambiente.

— ¡Vuelvan al trabajo! ¡Solo queda un mes para la fiesta!

—Oh, la lavanda ha vuelto a la normalidad.

Ante el murmullo de Denis, todos se encogen de hombros. Sin embargo, Aileen todavía está molesta y no ve lo que es bastante obvio para los demás.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.