Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 4: Celebraciones de cumpleaños y debutantes, peleas y reencuentros. Parte 1

Era el primer día de la celebración del cumpleaños del rey. El cielo era de un azul brillante sin una nube a la vista como en conmemoración del cumpleaños del rey Patrice. Los cañones ceremoniales se dejaron escuchar antes del mediodía, señalando que las festividades habían comenzado.

Habiendo llegado al palacio real el día anterior, Sonia y Chris se encontraban en sus respectivas habitaciones privadas, que habían sido asignadas de antemano. Las festividades de los próximos tres días mantendrían al rey aún más ocupado de lo habitual. A pesar de lo cerca que estaba de Patrice, ni siquiera Sonia pudo concertar una cita para una reunión privada.

Quería preguntarle sobre el linaje Clare, pero no hay nada que pueda hacer. Quizás tenga una oportunidad durante las festividades, se dijo a sí misma en un intento de optimismo y, decidió lavarse completamente para los eventos de la noche.

—Damas, ayúdenme a arreglarme, ¿quieren?

Las sirvientas gritaron: — ¡Por supuesto, ama! —y se arremangaron.

— ¡Este es su esperado debut! Cuando terminemos, ¡ninguna mujer noble podría esperar limpiar el piso usted! —Declaró una.

— ¡Ni que decir! ¡Tengo muchas ganas de empezar! —Vitoreó otra.

— ¡Es la mejor dama que hay! ¡Es nuestro trabajo asegurarnos de que las demás damas y caballeros se den cuenta de eso! —Afirmó una tercera.

—Oh… ¿Chicas…? —Chilló Sonia. Las apasionadas declaraciones de las sirvientas que se acercaban solo sirvieron para ponerla nerviosa.

¡¿Por qué están tan entusiasmadas con esto?! Sonia, inconscientemente, intentó retroceder un poco, pero las sirvientas la tomaron de los brazos y la agarraron firmemente. Le quitaron el vestido de inmediato con sonrisas feroces en sus rostros. Sonia estaba simplemente estupefacta por la rapidez con que la desnudaron.

— ¡La batalla de una mujer ya ha comenzado en el momento en que empieza a vestirse, duquesa Sonia! —Declaró una sirvienta.

— ¡Será mejor que se prepare! —Indicó otra.

— ¡Apunte a convertirse en la reina consorte más importante de nuestro reino!

— ¿Eh? Em… ya estoy comprometida… —Sonia intentó discutir, pero las sirvientas hicieron oídos sordos.

Sonia descubrió de primera mano que las sirvientas también luchaban como tropas en la aterradora batalla en la que todas las damas nobles apostaban su orgullo.

Las sirvientas exclamarían: — ¡esto no está bien! — y — ¡eso no está bien! —mientras jugaban con la apariencia de Sonia. Sus preparativos no trajeron el tan ansiado final hasta que el sol de la tarde estuvo a punto de ponerse.

— ¡Uf! Deberíamos terminar a tiempo para el baile, duquesa Sonia —dijo una sirvienta.

—Eso es maravilloso, verdaderamente maravilloso… —Jadeó Sonia. Las sirvientas asintieron satisfechas con el sonido del genuino alivio de Sonia. Sonia era probablemente la única que sabía que el motivo de su alivio era diferente al de ellas.

Después de pasar lo que pareció una eternidad probándose un vestido tras otro antes de finalmente conformarse, afirmaron: —el encaje necesita ser movido —o —no queda del todo bien —y se dispusieron a hacer los cambios. Desde allí, pasaron a decidirse por un peinado y adornos para el cabello para combinar con el vestido.

Se produjo un alboroto antes de que las sirvientas finalmente acordaran un peinado. Luego se habían tomado un tiempo terriblemente largo antes de llegar a un acuerdo sobre qué adornos para el cabello combinar. Después de eso, eligieron meticulosamente sus guantes, collar y aretes. Las joyas que Sonia trajo de su castillo eran algunas de las mejores galas de los Clare que habían sido reparadas. Para el toque final, solo tenían que coordinar sus zapatos, ¡y estaba lista!

Se acabó. ¡Por fin… estoy derrotada! Eso era lo que sentía sinceramente Sonia. Era tan agotador que se había quedado dormida en un momento. No puedo creer que tenga que pasar por este torbellino de nuevo mañana y pasado mañana… Por mucho que me guste vestirme, hay un límite. ¡Esto es demasiado!

Indiferente a las sirvientas, que se sintieron aliviadas al ver que habían transformado el vestido hasta quedar satisfechas, Sonia dejó escapar un largo suspiro mientras comenzaba a sentarse.

—Arrugará el vestido, ¡ama! —Espetó una, obligándola a pararse de nuevo.

—Por favor, háganos un gesto cuando quiera sentarse, ama. Reajustaremos sus faldas para evitar arrugas, —instruyó otra sirvienta.

—L-Lo siento, —se disculpó Sonia.

Después de decidirse por una señal para sentarse, Sonia finalmente pudo descansar sus cansados ​​pies. Se miró de nuevo en el espejo.

Llevaba un vestido de noche destinado a las veladas. El vestido de satén de seda era de un tono rosa oscuro ciruela con una superposición de encaje rosa salmón pálido. El corpiño fue diseñado para ceñir firmemente los contornos de su torso. Para evitar que el pecho pareciera escandaloso, el encaje cubría ligeramente su pecho hasta la clavícula. El encaje también adornaba sus mangas, que tenían diamantes de imitación esparcidos por todas partes.

Sus largos guantes de noche también estaban hechos de satén de seda. Para el toque final, llevaba una gargantilla de la familia Clare alrededor de su cuello y, el mineral de oro brillaba cuando se balanceaba. Solo la superposición de encaje se arrastraba delicadamente por el suelo, evocando la imagen de un jardín de flores bordadas.

El cabello de Sonia fue recogido hacia arriba y se dejó caer en cascadas. Una vez que se casara, tendría que recoger su cabello o usar un velo en eventos formales, pero eso aún estaba por llegar. Las sirvientas habían elegido intencionalmente este estilo, ya que no podría llevar el cabello suelto en eventos formales para siempre.

—Duquesa Sonia, ¿le gustaría que le trajera algo ligero para comer? —Preguntó una de las sirvientas.

—Eso sería encantador… Por favor, —respondió Sonia. Cuando dirigió su atención a la sirvienta que se ofreció a traerle la comida, se dio cuenta de que las otras que la habían estado ensordeciendo con sus gritos se habían ido.

— ¿Dónde están las demás? —Preguntó.

—Se fueron para comprobar los preparativos del caballero Crisford.

—Tenía la impresión de que ya tenía gente ayudándolo…

—Así es, pero tenemos que coordinar sus atuendos ya que él está sirviendo como su escolta esta noche. Invitaría a los chismes en la corte si no hubiera coherencia entre sus atuendos… —Dijo la sirvienta.

— ¿Eh? —Sonia espetó.

¿Mi escolta? ¿No tendría más sentido llamarlo su prometido? La mujer ante Sonia estaba al servicio del palacio, a diferencia de las sirvientas que había traído con ella. Tal vez no parece que estemos comprometidos debido a la enorme diferencia de edad entre nosotros. Pero Sonia estaba demasiado avergonzada para declarar abiertamente: Quieres decir que es mi prometido.

Ella se enterará pronto de todos modos, así que supongo que puedo dejarlo pasar, pensó y, decidió no corregir a la mujer.

Sonia engulló el sándwich de queso y jamón que la sirvienta le trajo y esperó a que llegara Chris. Cuando la estrella de la tarde reveló su brillo, Chris fue a buscarla.

—Apenas llegué a tiempo… —Dijo él.

Chris vestía un largo abrigo de noche verde oscuro con un grueso ribete dorado. Los botones dorados adornaban la sencilla camisa blanca debajo de un chaleco con intrincados bordados de color rosa salmón. Un broche de oro sujetaba el pañuelo de ciruela alrededor de su cuello.

Su mitad inferior presentaba calzas con algo de elasticidad. Las botas largas con puños que le llegaban hasta las rodillas estaban adornadas con grabados. Eran de un tono siena.

Su atuendo usaba los mismos colores que usaba Sonia en puntos estratégicos, creando una sensación de consistencia cuando estaban juntos. En general, resultaba adecuado, ni indecente ni exagerado, aunque seguía siendo muy favorecedor.

Debería haber esperado esto de un caballero del palacio, pensó Sonia, hipnotizada por su elegante figura. Al mirarlo a la cara, acotó mentalmente: Una pena que no se afeitara esa barba… y dejó caer sus hombros.

— ¡Es como dijeron las sirvientas! Verdaderamente se ha convertido en una delicada flor, —dijo Chris con admiración y una sonrisa. Al parecer, también la había estado evaluando.

Al darse cuenta de que él podía leer la expresión de timidez escrita en su rostro, Sonia no pudo evitar sonrojarse mientras miraba hacia abajo con vergüenza.

—Como su escolta, había planeado servir como su accesorio y preparé un atuendo relativamente simple. Pero cuando las dos sirvientas que me atendían se enteraron de lo que sucedió de sus sirvientas que vinieron a ver cómo estaba, encendió su espíritu competitivo. ¡Necesita causar más impacto si va a acompañar a semejante dama! afirmaron… antes de que las cinco me atacaran… Fue impresionante, —relató Chris, con la voz cada vez más débil al final. Debe haber estado recordando la terrible experiencia, porque un sudor frío le corría por la cara. Cuando una de las sirvientas se acercó, su gran cuerpo se estremeció.

Cinco sirvientas… Solo puedo imaginar lo espantoso que debe haber sido. Tal como están las cosas, yo me sentí abrumada por solo cuatro. Sonia no pudo evitar reírse ante la imagen mental de las cinco sirvientas atacando a Chris, obligándolo a cambiarse a un atuendo completamente diferente.

—Ha tenido una gran noche, señor Chris.

— ¿Una gran noche? ¡Pero si recién estamos comenzando! ¡Venga! ¡Disfrutemos al máximo! —Respondió Chris y le ofreció su mano enguantada de blanco. Sonia alegremente gorjeó, — ¡Por supuesto! —y la tomó.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.