Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 3: Reunión con mi primer amor, el príncipe. Parte 4

La vista de Sonia mirando fijamente mientras estaba sumida en la contemplación y sostenía la taza de té entre sus manos era lamentable. La abadesa frunció el ceño, reconociendo una sombra oscura en la joven que intentaba contener las lágrimas que había estado ausente durante sus días en la abadía, cuando había actuado con tanta alegría y júbilo.

—Sonia, —dijo la abadesa con simpatía. Se sentó junto a Sonia y le frotó los hombros con la misma calidez familiar en sus manos, trayendo una sonrisa a los labios de Sonia. Entonces, la abadesa quitó el rosario que colgaba de su propio cuello y se lo puso alrededor del cuello de Sonia.

— ¡Madre superiora! ¿No es esto…?

—Escuché que los rosarios llenos de la devoción de la oración diaria son más efectivos que los nuevos. Sin embargo, espero que no te importe heredar el mío, —dijo la abadesa.

—Muchas gracias. —Sonia respondió con una voz tan débil que la abadesa la abrazó. — ¿Qué está pasando? Estoy tan perdida.

Al escuchar esto, la abadesa estalló sorprendida: — ¿No lo has escuchado?

— ¿Qué quiere decir con eso? —Preguntó Sonia. ¿La abadesa sabía lo que estaba pasando? No solo eso, sino que, a juzgar por su sorpresa, también lo hacían todos los demás.

¿Soy la única en la oscuridad? Sonia sintió como si acabara de recibir un golpe en la cabeza con un mazo. La oleada de fuertes emociones que siguió a la sacudida fue tan grande.

—Después de la muerte de mis padres, se decidió que viviría aquí en la abadía real… ¡Luego, las enfermedades y los accidentes se llevaron a mis hermanos uno tras otro…! ¡Siempre pensé que era extraño, que algo estaba pasando, cada vez que pensaba en mi hogar…! Pero no importa cuánto lo intenté, ¡no podía entender por qué la desgracia seguía golpeándonos!

—Sonia… —La voz de la abadesa sonó lastimera. Era una desgarradora mezcla de compasión y arrepentimiento por su desliz.

—Si usted sabe, ¡por favor dígame! ¡¿Qué me está pasando a mí, a los Clare?! —Suplicó Sonia, agarrando la manga de la abadesa como para evitar que se escapara.

—Lo siento, pero no me corresponde decírtelo…

— ¡Madre superiora!

¡Por favor!

Sin dejarse intimidar por los ojos suplicantes de Sonia, la abadesa continuó mirándola con preocupación en el rostro. Sin embargo, continuamente acariciaba el cabello y las mejillas de Sonia en un intento de calmar a la joven. Aunque Sonia siempre encontró reconfortante su afecto, no pudo evitar sentir que la abadesa lo estaba haciendo para pasar por alto el tema en cuestión.

— ¿Por qué? ¿Por qué no me lo dice? —Preguntó Sonia.

—El rey me ha prohibido estrictamente hablar de eso, —respondió la abadesa.

— ¿El rey se lo prohibió?

La abadesa asintió levemente. —Sonia, tu familia, los Clare, han estado profundamente involucrados con la familia real durante mucho, mucho tiempo. Las líneas familiares están mucho más entrelazadas de lo que podemos imaginar. Tanto es así, que una vez ocurrió un incidente que podría haber derrocado al régimen.

—Eso fue hace mucho tiempo. Ahora soy sólo otra de las súbditas de Su Majestad, —protestó Sonia.

—Sin embargo, los Clare siguen siendo más ricos que la monarquía. El simple hecho de existir como miembro de la línea familiar cercana a la realeza que una vez conspiró para robar el trono, te hará ganar la ira, envidia, celos y otra negatividad de quienes te rodean.

—…

—Si Su Majestad no te ha explicado personalmente cómo comenzó todo esto, es posible que sienta que aún no estás lista. O quizás, quiere decírtelo en su próxima celebración de cumpleaños. Cualquiera que sea el caso, no puedo decírtelo. —La abadesa abrazó a Sonia.

En su oído, Sonia escuchó la áspera disculpa de la abadesa. —Lo siento. —No le quedó más remedio que aceptarlo con un asentimiento silencioso.

— ¡Disculpen!

Al oír los golpes en la puerta, las dos se separaron en silencio.

—Entre, —instó la abadesa con su habitual voz gentil y, la puerta se abrió.

—Gracias. Perdón por la interrupción, —dijo Chris al entrar en la habitación.

Después de dejar a Sonia en la abadía, había regresado a la catedral para rescatar al Papa.

—Su Santidad está bien. Pudo levantar los pies; está actuando como si nunca hubiera pasado nada, —informó a Sonia, como si pudiera ver lo que pesaba en su mente.

—Gracias a Dios… —Dijo Sonia. Esa había sido una experiencia tan aterradora para ella; estaba segura de que el Papa debía estar aterrorizado. Era un alivio saber que estaba bien.

—Vayamos de nuevo a la catedral después de la celebración de cumpleaños, —sugirió Chris.

Después de que Sonia estuvo de acuerdo, se dio cuenta de que Chris sostenía una botella. La botella con tapa estaba bellamente elaborada, tallada en un solo cristal grande. Sosteniendo una especie de líquido, el cristal se reflejaba contra la luz para crear una serie de prismas.

—Señor Chris, ¿qué es eso? —Preguntó Sonia.

— ¡Oh, aquí tiene! —Chris se la entregó. —Supuestamente es aceite corporal que se ha convertido en una especie de agua bendita. —Su mirada se desvió hacia la abadesa. —Escuché que la abadesa hizo esto especialmente, insistiendo en que el agua bendita normal es demasiado simple, por lo que preparó un aceite corporal que puede usar en todo momento convirtiéndolo en agua bendita.

—Así que es agua bendita como aceite corporal… —Reflexionó Sonia y abrió la tapa. Se sentía maravilloso, la fragancia de una variedad de flores parecía abrazarla. —Es encantador… Esta fragancia es tan relajante… —Suspiró.

— ¿No es esta celebración de cumpleaños tu debut social? Pensé que te gustaría algo bonito para la ocasión, —dijo la abadesa. Cuando agregó: — ¿O hubieras preferido un perfume? —Con una leve sonrisa, Sonia negó con la cabeza.

— ¡Me encanta! ¡Muchas gracias! —Respondió Sonia. Había olvidado por completo que esta sería su entrada en la escena social, pero la abadesa había sido lo suficientemente considerada como para prepararle un regalo. Estaba realmente feliz y, sin embargo…

Honestamente, no puedo animarme a disfrutar el momento desde el fondo de mi corazón… Sonia temía que hubiera un motivo oculto. La abadesa no quiso revelarlo todo porque todavía no veía a Sonia como una adulta en toda regla, pero seguramente debió estar rebosante de alegría mientras preparaba el regalo para el debut social de Sonia, que significaría su entrada al mundo de los adultos. Todavía, incluso se le pasó por la cabeza a Sonia que el aceite corporal podría contener algo peligroso.

—En realidad, Pamela es quien hizo la fragancia para el aceite corporal, —confesó la abadesa.

— ¿Pamela?

—Hizo esta mezcla seleccionando cuidadosamente flores de entre tus favoritas. La mezclamos con el aceite corporal que hice.

¿Cómo olvidarme de Pamela? ¿Dónde está ella ahora?

— ¿Dónde está Pamela? Me encantaría verla. Además, me gustaría agradecerle, —dijo Sonia.

El rostro de la abadesa se desplomó ante la petición de Sonia. —Me temo que la familia de Pamela vino a buscarla.

— ¿Cuando pasó eso?

—Hace unos tres días.

Ese fue el día después de que Sonia sufriera ese accidente. Cuando había pasado el día en cama con fiebre. Si eso no hubiera sucedido, podría haber visto a Pamela…

Al ver que el ánimo de Sonia decaía visiblemente, Chris señaló con una sonrisa: — ¿No hay posibilidad de que se encuentre con ella en la celebración de cumpleaños? Si la dama Pamela se está convirtiendo en debutante este año, también debería haber recibido una invitación.

Era norma que las chicas se convirtieran en debutantes entre los quince y los dieciocho años. Pamela tenía la misma edad que Sonia.

Teniendo en cuenta que un miembro de la familia de Pamela había venido a buscarla antes de la celebración de cumpleaños, era plausible que tuvieran la intención de presentarla a la sociedad adulta a través del evento mientras buscaban a su futuro esposo. Cualquier noble consideraría que ese es el atajo definitivo.

¡Espero verla en la celebración! El simple hecho de imaginar su reunión llenó a Sonia de tal emoción que no pudo evitar esbozar una sonrisa.

Al observar su reacción, Chris comentó: —Veo que todavía prefiere las amistosas conversaciones de chicas a vestirte y bailar con nobles u otros caballeros —y, se rió con vivacidad.

Sonia replicó: —eso no es cierto —e, hinchó las mejillas.

Puede que sea más ingenua de lo que pensaba. El simple hecho de pensar puedo ver a Pamela en la celebración de cumpleaños la había puesto de buen humor. Sus locas sospechas volaron por la ventana y tarareó mientras revisaba la ropa y las joyas que iba a usar.

Me encantaría si pudiéramos vernos. ¡No, nos veremos! ¡Estoy segura de que vendrá! En la imaginación de Sonia, Pamela estaba pensando en algo similar mientras también escogía qué ponerse.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.