Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 3: Reunión con mi primer amor, el príncipe. Parte 2

Pero… ¿no se está preocupando demasiado…? Sonia solo había pasado un día durmiendo debido a su alta fiebre. Después, la habían puesto en reposo en cama como precaución. Cada vez que intentaba levantarse, la enviaban de inmediato a la cama.

—Estábamos preocupados. Todos se preocupan mucho por usted, —explicó Chris con una sonrisa cuando fue a ver cómo estaba y le ofreció un ramo. Era un magnífico ramo de rosas blancas y rosadas en plena floración.

—Es del rey Patrice, —agregó naturalmente.

— ¡Guau…! ¡Son hermosos! ¡Me aseguraré de agradecerle cuando lo vea en la celebración de su cumpleaños! —Exclamó Sonia.

—El médico dijo que estaría bien que volviera a ponerse de pie mañana. ¿Por qué no nos dirigimos directamente al palacio?

Sonia negó con la cabeza a la sugerencia de Chris. —Me gustaría visitar la catedral primero, —dijo y reveló el rosario en su pecho.

— ¡Ah! —Chris jadeó, su rostro se oscureció. El rosario que una vez había emitido una luz plateada ahora era completamente negro. Los ojos de Sonia vacilaron con aprensión mientras miraba el rosario teñido.

—Debo descubrir la raíz de los disturbios sobrenaturales en el castillo y las cosas extrañas que suceden a mí alrededor… lo más rápido posible, —dijo, antes de soltar un largo y profundo suspiro. — ¿Por qué está pasando esto…? ¿Es posible que la muerte de mi madre, mi padre y mis hermanos…?

¿Estén relacionados de alguna manera? Sonia fue incapaz de decidirse a expresar lo último que había intentado decir. Quería negar la posibilidad.

No estábamos plagados de todos estos terrores de otro mundo cuando el abuelo todavía estaba vivo.

—Nada de esto tiene ningún sentido… —Sonia susurró en voz baja. Chris le dio unas suaves palmaditas en la cabeza. —Señor Chris…

— ¡Está bien! ¡Me tiene a mí! Y resulta que soy extremadamente afortunado, —se jactó.

— ¿Extremadamente afortunado?

Infló su grueso pecho para declarar que había oído bien. —He estado en innumerables batallas de vida o muerte y cosas por el estilo, ¡pero mire! Como puede ver, salí de todas ellas de una sola pieza, libre de lesiones invalidantes. Lo mismo puede decirse de los compañeros de armas que lucharon a mi lado. Como resultado, nuestros enemigos siempre tiemblan de miedo cada vez que entro al campo de batalla. Se les oye gritar: ¡Crisford Cortot nos ha robado toda la suerte!

— ¡Ja, ja! Hace que parezca que absorbe toda la buena suerte que lo rodea, —dijo Sonia con una risita.

—Se siente como si lo estuviera aspirando y esparciendo a mi alrededor… ¿Mm? ¿Soy solo yo o eso hace que suene como si fuera una especie de monstruo?

Sonia tuvo que cubrirse la boca para evitar reírse al ver a Chris mirando hacia arriba con los brazos cruzados mientras murmuraba para sí mismo: —Eso no suena bien…

— ¡Dios…! ¡Es tan tonto, señor Chris…!

—Realmente es mejor cuando ríe y sonríe. Ilumina los ánimos de quienes la rodean, —dijo Chris, aliviado de ver a Sonia esforzándose al máximo por contener la risa.

— ¡Usted es el que intenta hacerme reír!

—Ríase a su antojo. ¡Y repela ese espíritu malvado! Haría cualquier cosa para asegurarme de que pueda pasar sus días riendo.

Todo en este hombre exuda fortaleza, pensó Sonia para sí misma, contemplando la radiante sonrisa que Chris le dirigió. Estaba dotado de un cuerpo, una mente, un espíritu y una suerte fuertes. No era simplemente porque Dios lo había bendecido con magia protectora. Su sola presencia parecía un faro, iluminando a quienes lo rodeaban.

Me gustaría volverme como él. Fuerte y resistente.

—Señor Chris, yo tampoco me rendiré. ¡Repeleré cualquier mala suerte que se me presente!

—Ese es el espíritu, princesa, —dijo Chris de manera alentadora, al ver que las nubes de preocupación se habían desvanecido del rostro de Sonia.

—Um… —De repente, sintiendo curiosidad por saber por qué Chris se refería a ella de la forma en que lo hacía, Sonia preguntó: —Señor Chris, ¿por qué siempre me llama princesa?

— ¿Eh? Para un caballero como yo, usted es…

— ¿Pero no me llamó Sonia cuando me salvó del carruaje? —Preguntó ella, interrumpiéndolo. Chris se puso rojo de la cabeza a los pies en cuestión de segundos, haciéndola parpadear sorprendida.

— ¡Oh, Dios…! ¿Dónde estaban mis modales? ¡Estaba perdido en el calor del momento…!

—Viendo que pronto seremos marido y mujer, no me importa si me llama por mi nombre… —Aventuró Sonia.

— ¡No podría! ¡Todavía no estamos casados…! Permítame llamarla princesa hasta que nos casemos, —suplicó Chris.

No del todo satisfecha con su respuesta, Sonia clavó los ojos llenos de sospecha en Chris. Pensó que, en lo que a él respectaba, todavía era solo una niña. Teniendo en cuenta los muchos años que había pasado en la abadía real, era muy consciente de que, después de todo, era algo ignorante en las costumbres del mundo.

Para su viaje al palacio real, Sonia había repasado baile y etiqueta, para que no se convirtiera en un manojo de nervios. Y, como ignoraba los últimos chismes y tendencias en vestidos, tuvo que preguntárselo a Chris mientras trabajaba en recopilar toda la información posible.

No obstante, estoy en edad de casarme. ¿No significa eso que soy una adulta madura en cuerpo y mente?

Pero para un hombre de unos treinta años, quizás parecería una gatita ingenua.

No me digan que él…

Sorprendida por otra posibilidad, Sonia preguntó vacilante: —Por casualidad, ¿hubo otra mujer con la que prometió compartir su futuro, pero que lo separaron de ella en contra de sus deseos debido a las órdenes del rey…?

Chris era un caballero en servicio del palacio real. Podría haber prometido casarse con una dama que trabajara allí. Si él le seguía siendo fiel, Sonia había sido terriblemente cruel sin saberlo. Pero los temores de Sonia no debían de estar justificados, porque Chris movió la cabeza con tanto ímpetu de un lado a otro que creyó oír su cuello crujir.

—Si tuviera una mujer así en mi vida, independientemente de las órdenes del rey, no habría aceptado este arreglo matrimonial, —dijo Chris.

— ¿De verdad? ¿No se está forzando?

Golpeado con otra mirada de duda, Chris se frotó la cabeza como si dijera: ¡Oh, Dios!

—Soy un caballero en servicio del palacio real. No hace falta decir que los caballeros han alcanzado el dominio de la espada y el combate, pero también debemos ser expertos en etiqueta, modales y conversación. Estos se incorporan a la naturaleza misma de la caballería. En otras palabras, se espera y requiere que un caballero trate a una dama con amabilidad y tierna consideración. Si bien he interactuado con las mujeres de la manera que dicta el código de caballería, mis sentimientos siempre fueron puros.

—Entonces eso significa que… ¿me llama princesa por su código de caballería, no porque me vea como una mujer? —Supuso Sonia, algo molesta. Sintió una leve punzada en el pecho como si algo la hubiera pinchado.

Un largo momento de silencio pasó entre los dos. Un leve rubor aún teñía de rojo las mejillas de Chris.

— ¿No sigue desanimada por mi barba? Por eso me gustaría seguir desempeñando el papel de un caballero que protege a la princesa un poco más. Si termina deseando no haber quedado atrapada con un hombre con barba… solo hará que nuestro matrimonio sea más difícil para usted, —explicó Chris.

—Señor Chris… —Dijo Sonia, bajando la cabeza. No se había dado cuenta en absoluto de que él estaba haciendo esto por tanto cuidado y consideración por ella.

Con toda honestidad, se había dicho a sí misma que quienquiera que eligiera el rey saldría bien. Se había resignado a su destino y decidió: De todos modos, no hay nada que pueda hacer al respecto.

Si no puedo opinar sobre el asunto, me gustaría llevarme bien con mi marido y disfrutar de la vida matrimonial, pensó. Pero, ¿qué pasa si en algún lugar de mi corazón, no estoy dispuesta a resignarme a mi destino, entonces elijo pensar que las barbas dan miedo? Si eso resultaba ser cierto, le había hecho a Chris una pregunta horriblemente grosera cuando él no había sido más que cortés de acuerdo con la conducta caballeresca. ¡Ni siquiera se había detenido a pensar en cómo se debía sentir!

—Lo siento… Mi comportamiento es el culpable y, sin embargo usted…

—Está bien. Lo estoy haciendo por mí también, así que no piense en eso, —dijo Chris, interrumpiéndola.

— ¡Pero…! —Al mirar el rostro del caballero que la trataba con infinita amabilidad, Sonia no pudo evitar mirarlo con los ojos muy abiertos de la sorpresa. Chris estaba tan rojo, parecía una langosta recién hervida, al vapor y todo.

— ¿Señor Chris?

Cuando Sonia dijo su nombre, Chris escondió su boca detrás de su puño y tímidamente apartó la mirada.

—Puedo mantener la compostura cuando me acerco a usted como un caballero. La cuestión es que la vería a través de los ojos del simple hombre, Crisford Cortot, si me despojo de mi armadura de caballero…

—Ya… ya veo… —Dijo Sonia, ruborizándose a su vez.

—Para que conste, no soy un asaltacunas. No tengo una preferencia por las niñas.

—Yo… entiendo… —Sonia sintió que iba a morir de vergüenza. Se imaginó que Chris debió haber sentido lo mismo.

—Bueno, entonces me voy a poner en contacto con la catedral. ¡Cuídese! —Dijo Chris y salió corriendo de la habitación.

—El romance es complicado cuando se es adulto… —Sonia susurró distraídamente mientras abanicaba sus mejillas enrojecidas.

~❀❀❀~

La joven sirvienta que acompañaba a Sonia se apresuró a informarle de un invitado. — ¡Du-Duquesa Sonia! ¡El visitante más asombroso ha venido a desearle una pronta recuperación! —Gritó la sirvienta con la cara enrojecida. A pesar de su sobresalto, su mirada se movía a la deriva como en una ensoñación.

— ¿Sí? ¿Quién es?

Sonia apenas tuvo tiempo de sacar las palabras de su boca cuando el invitado preguntó: — ¿Puedo entrar, querida amiga?

Al reconocer el rostro que se asomaba por la pequeña rendija de la puerta, Sonia jadeó sorprendida y rompió en una amplia sonrisa. — ¿Príncipe Severin?

—Me alegro que todavía me reconozcas, Sonia, —dijo. Al escuchar su nombre, el joven sacó la cabeza por la rendija y abrió la puerta con valentía.

Si alguna palabra pudiera describirlo, esa era atractivo. La luz del sol casi parecía brillar a través del cabello rubio ligeramente ondulado que le caía sobre las orejas. Sus ojos azules recordaban el profundo mar azul. Hablaba en dulces susurros que parecían hechos a medida para salir de sus labios, curvados en una refinada sonrisa. ¿Había pintado su rostro de color blanco nacarado con lame en polvo para que brillara?

Llevaba un pañuelo de encaje cuidadosamente anudado con una chaqueta que hacía juego con el color de sus ojos. Sus medias ajustadas metidas en botas de cuero grabado hasta los muslos. El atuendo estaba ajustado a su cuerpo que carecía incluso de una onza de exceso de peso.

¡Las botas altas están de moda ahora mismo! ¡Sin mencionar esa permanente! ¡Clavó por completo el efecto de brillo con el polvo de lame!

Los ojos de Sonia rápidamente comenzaron a comprobar las diversas modas de las que había oído hablar a Chris. Como era de esperar, no había forma de esquivar el ojo crítico de una mujer. Pero o Severin estaba acostumbrado a que las mujeres lo evaluaran o confiaba en su sentido de la moda, pues se acercó a Sonia con indiferencia. Una vez a su lado, le obsequió una sola rosa roja.

—Desde que mi padre me dio la noticia, estaba deseando volver a verte. Pero luego escuché una cosa tras otra, desde ese accidente hasta enfermarte, tu llegada al palacio se ha retrasado. Así que pensé en venir a visitarte, —explicó.

Había una cinta con bordados de plata atada alrededor del tallo de la rosa que le dio a Sonia.

—Me imagino que mi padre ya te dio un gran ramo, así que quería regalarte una flor llena de amor, ¿sabes a lo que me refiero? —Severin dijo con un guiño rápido, que se sintió completamente natural e inocente. Le sentaba tan bien que Sonia estaba tan hipnotizada como la sirvienta que esperaba a que la llamaran.

—Gra-Gracias. Y lamento que tuviera que verme así para nuestra gran reunión, —se disculpó Sonia. De repente, recordando su entorno, trató de salir de la cama a toda prisa.

—Está bien. Quédate cómo estás. No importa tu condición, no cambia el hecho de que una linda jovencita sigue siendo linda. —Él personalmente reajustó sus mantas.

Sonia ladeó la cabeza, perpleja. Algo en el acto amable y gentil de Severin le pareció extraño a Sonia.

— ¿Sucede algo?

—No, no es nada… ¿Vino de incógnito hoy, príncipe Severin? ¿Dónde están sus sirvientes? —Le preguntó.

—Esperando afuera. Si me quedo demasiado tiempo provocaré una conmoción, así que probablemente debería regresar ahora. Vamos a encontrarnos en el palacio la próxima vez y revivir los viejos tiempos, —le dijo Severin, antes de ofrecer una reverencia respetuosa, besar a la sirvienta en la mano y despedirse.

— ¡El príncipe realmente es de otro mundo! ¡Cada gesto fue tan elegante y refinado! Se vería ridículo si el ciudadano promedio intentara imitarlo, ¡pero él lo hace ver tan encantador! —Dijo la sirvienta que había sido besada en la mano. Continuó entusiasmada, pero finalmente se quedó en silencio cuando notó que algo andaba mal con Sonia. Sonia apretó la manta entre los puños y miró fijamente un punto.

— ¿Duquesa Sonia? ¿Se siente mal de nuevo? —Preguntó en tono vacilante, pero Sonia no pareció oírla.

Sonia murmuró débilmente, —el príncipe Severin hizo todo lo posible para no tocarme…

Repasando el encuentro en su mente, la sirvienta jadeó, la sangre brotó de su rostro cuando la comprensión la golpeó. Sonia tenía razón. Normalmente, Severin debería haber besado la mano de Sonia primero, ya que ella no solo era de un estatus superior sino también la ama de la sirvienta. Aunque era muy respetuoso, no la había tratado como a una dama.

— ¿Cree que se olvidó…? —Preguntó la sirvienta tímidamente, lamentando cómo el beso del príncipe la había hecho tan feliz que se había dejado llevar delante de su ama.

Sonia no le prestó ninguna atención, porque estaba preocupada por las dudas sobre Severin.

Tuvo sumo cuidado de no tocarme cuando acomodó la manta. Eso fue lo que se sintió mal. Ahora entendía lo que le había parecido extraño en el momento en que le dio un beso de despedida a la sirvienta. Con la excepción de un incómodo interludio, sus movimientos habían sido poesía en movimiento. Y la incomodidad surgió porque había tenido cuidado de que sus manos no tocaran accidentalmente a Sonia mientras sostenía la manta.

— ¿Se han extendido los rumores sobre mi castillo? ¿Han llegado a palacio…?

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.