Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 2: Fenómenos sobrenaturales en el castillo Clare. Parte 6

—Duquesa Sonia, estos son todos.

—Gracias. —Sonia sonrió con tristeza mientras miraba a través de su habitación que estaba tan llena de baúles de madera que apenas había espacio para caminar. La ropa y las joyas de su difunta madre estaban guardadas en esos baúles.

—Mi madre tenía un guardarropa bastante completo, ¿no es así?

—No solo heredó ropa de su propia familia, también la recibió como regalo de su suegra, —explicó el ama de llaves. Una mirada triste y evocadora cruzó el rostro de Sonia mientras asentía en respuesta.

Sonia tenía que preparar varios atuendos para la celebración del cumpleaños del rey el próximo mes. Quizás debido a su antiguo linaje, las mujeres Clare tenían una colección extravagante de joyas y accesorios históricos. Muchos de los vestidos se hicieron pensando en ellas. Las Clare durante generaciones había usado estos accesorios con los vestidos, rehechos para adaptarse a las tendencias del momento. Ahora, como la actual señora de la casa, los vestidos debían renovarse para Sonia.

—Coloque cualquiera de los vestidos que hayan sido dañados o comidos por las polillas en una pila. Traiga aquí los que se vean usables, —ordenó el ama de llaves.

— ¿Deberíamos organizarlos por colores? —Preguntó Sonia.

—Buena idea. Sigamos adelante y hagamos eso también, —estuvo de acuerdo el ama de llaves.

La modista se unió a ellas mientras las mujeres abrían los baúles, cada una irradiaba entusiasmo. Después de todo, las mujeres de cualquier edad o condición social disfrutarían contemplando una gran cantidad de hermosos vestidos de colores vibrantes.

Pero después de un momento de silencio, gritos de preocupación se extendieron entre ellas como una ola. Sonia miró con aire ausente uno de los baúles abiertos. El interior de todos los baúles estaba negro como el carbón, como si hubieran sido quemados.

— ¿Qué les pasó…? —Preguntó.

Comprobó cada baúl. Si la ropa había sido reducida a cenizas, el fuego también debería haber dañado los baúles. Sin embargo, al revisar todos los baúles que guardaban ropa, ninguno mostraba daños por fuego.

— ¿Alguien sacó la ropa, la quemó y luego volvió a meter las cenizas…? —Se preguntó el ama de llaves, pero Sonia negó con la cabeza.

—Eso no pudo ser… Fueron quemadas en los baúles. Si se quemaran afuera, las cenizas y el hollín no formarían contornos tan claros de la ropa. Se habría derrumbado al volver a ponerla dentro…

Mientras Sonia miraba el hollín y las cenizas que una vez habían sido ropa elegante, la sangre se le escapó del rostro, volviéndola de un blanco fantasmagórico. Sin siquiera moverse, fijó los ojos en la ropa perdida.

— ¡Duquesa Sonia!

Con la ayuda de las sirvientas a su lado, el ama de llaves apartó a Sonia del baúl, ya que no parecía ella misma. En el momento en que la mano de Sonia perdió el agarre de la madera, cayó de espaldas y dejó de moverse.

—Llamen al caballero Crisford, —ordenó el ama de llaves a una de las sirvientas, mientras sacudía los hombros de Sonia para ver si estaba consciente.

No pasó mucho tiempo antes de que llegara Chris. Esquivó los baúles para alcanzar a Sonia, que estaba sentada en el centro de la habitación.

En su camino hacia ella, se asomó a uno de los baúles abiertos. Entendiendo lo que la había dejado aturdida, dijo con voz suave y amable: —Princesa, todavía tenemos mucho tiempo antes de la celebración del cumpleaños. Conozco a una costurera a la que podríamos llamar, así que, por favor, no se vea tan decepcionada…

—Ese no es el problema…

— ¿No lo es?

Las palabras de Chris hicieron retroceder a Sonia; levantó lentamente la cabeza para mirarlo. Sus grandes ojos azul pálido temblaron como olas golpeadas por el viento.

—La ropa guardada en estos baúles no fue hecha solo para mi madre y mi abuela, se remontan a generaciones… Con cada generación que pasa, se someten a reparaciones y ligeras alteraciones. Las mujeres Clare las han atesorado durante tanto tiempo… Pero ahora que me las han heredado… ¡Esto es una vergüenza para mis antepasados! ¿Por qué tuvo que pasar esto…? ¿Es una señal de que no soy apta para heredar el legado Clare?

—Princesa… eso no es…

—Si lo mira así, explicaría por qué han estado sucediendo todas estas cosas extrañas. Dios no aprueba que lo deje para regresar al mundo secular. Este es el castigo divino destinado a dar a conocer su voluntad. Pero en mi ciega estupidez, dancé de regreso al castillo… Así que él destruyó parte de mi preciosa herencia familiar que se remonta a generaciones… ¡¿Cómo pude haber sido tan tonta?! —Sollozó Sonia.

Tenía sentido. Ahora que lo pensaba, desde que dejó la abadía real, estaban sucediendo cosas extrañas a diestra y siniestra. Era un mensaje de que debía servir a Dios por el resto de su vida.

—No es nada de eso, princesa, —dijo Chris.

—Pero…

Al ver a Sonia mirarlo con los ojos tan llenos de lágrimas que parecían estar a punto de comenzar a correr por sus mejillas en cualquier momento, Chris le ofreció una sonrisa y le recordó: —Nuestro Dios no administra castigos. A todas y cada una de las personas a las que se les ha otorgado vida en esta tierra se les da un propósito. Usted está haciendo todo lo que está a su alcance para garantizar la supervivencia de su apellido… Esto puede parecer abrumador por su cuenta, pero, no obstante, se esfuerza por cumplir con su deber. No puedo imaginar que Dios la castigue por dejarlo cuando puede ver tanta diligencia.

—Y-Yo…

—Esto viene del hombre bendecido con la magia protectora de Dios, ¿recuerda? Si alguien iba a recibir un castigo divino, como su futuro esposo, ¿no debería primero que nada perder mi magia? —Dijo Chris bromeando con un guiño.

Poniéndose en un frente audaz, el ama de llaves intervino: — ¡Tiene toda la razón! ¡Tiene al caballero Crisford, bendecido por Dios, nuestro Santo Padre, de tu lado! ¡No hay forma de que esto sea un castigo divino!

Las otras sirvientas también intervinieron. — ¡Correcto! ¡Encontremos al bribón que le hizo esta cruel broma y enseñémosle una lección que no olvidará pronto!

— ¿No podría ser un fenómeno natural de algún tipo? ¡Investiguemos! —Sugirió otra, levantando enormemente el ánimo de Sonia.

La atmósfera había cambiado por completo, haciendo que la habitación se sintiera luminosa y alegre. Sonia se enjugó las lágrimas y les lanzó una sonrisa a todas. Volviendo a ponerse de pie, arqueó la espalda para estirarse.

— ¡Tienen razón! ¡Pero por ahora, tenemos que limpiar los baúles y pedir vestidos completamente nuevos para la celebración de cumpleaños! Todo tendrá que hacerse desde cero, ¡así que vamos a tener las manos ocupadas!

— ¡Bien! —Todo el personal presente respondió con entusiasmo antes de comenzar con sus tareas.

Sonia se acercó a Chris, quien había estado observando solemnemente cómo se desarrollaba la escena. Sin una pequeña vacilación, extendió la mano para sujetar las suyas con fuerza. La acción no solo sorprendió a Chris sino que a la propia Sonia.

— ¡Oh! ¡No me disgustó! —Sonia parecía encantada mientras le tomaba la mano. La reacción que dio Chris fue bastante inesperada.

— ¡Y-Ya veo…! ¡Eso es genial! ¡Simplemente maravilloso!

Está claramente nervioso. El sudor le corre por la cara y se está poniendo rojo. Después de la forma en que había tratado a Sonia con la tranquila compostura de un adulto, hizo que su reacción fuera aún más desconcertante.

— ¡Y-Ya sé! Permítame ayudar. Incluso yo puedo vaciar baúles y limpiarlos, —dijo Chris y agarró el baúl más cercano, el cual era particularmente grande.

—Las sirvientas pueden ayudarlo a… ¡Aah! —Una visión impactante hizo que Sonia gritara, interrumpiendo su intento de detenerlo.

¡Clack! El baúl había cerrado rápidamente su tapa con un fuerte crujido, atrapando a Chris dentro.

¡Crujir! ¡Rasguñar! ¡Crujir! ¡Rasguñar! Hizo un ruido aterrador al deslizarse por el suelo por voluntad propia. El baúl hizo que la habitación se convirtiera en un caos, derribando cualquier baúl o sirvienta que se encontrara en su camino.

Todo el mundo empezó a gritar y llorar ante el fenómeno increíblemente extraño. En medio del caos, Sonia persiguió desesperadamente el baúl mientras gritaba el nombre de Chris.

— ¡Señor Chris!

— ¡Hiyaaaah! —Acompañado por ese grito de batalla, una larga espada atravesó la madera. El baúl que tenía atrapado a Chris se detuvo delante de Sonia, quien estaba demasiado asombrada como para moverse.

— ¡Aaaaah! —Desde el interior del baúl se podía escuchar el sonido sofocado del enérgico grito de Chris.

¡Crujir! ¡Quebrar! ¡Romper! El sonido de la gruesa madera rompiéndose llenó la habitación cuando Chris salió del baúl con espada en mano.

— ¡Toma eso! ¡Tendrás que hacer algo mejor que eso para borrarme de la faz de la tierra! —Declaró Chris con una risa poderosa, atrayendo las miradas estupefactas de todos los presentes.

Echando un vistazo rápido al baúl que destruyó, Chris dijo: — ¡Ups! —y se volteó para ofrecerle a Sonia palabras de disculpa mientras se frotaba la nuca.

—Ah… Princesa, lo siento mucho. No quise destruir uno de sus baúles, —se disculpó.

—Está bien… Eso no importa… —Respondió Sonia.

No creo que ese sea el problema en cuestión… Pensó Sonia mientras recibía las interminables disculpas de Chris.

Poco después del incidente, varias sirvientas más renunciaron y abandonaron el castillo. Chris envió al rey una carta solicitando que recomendara el castillo Clare a cualquier persona en busca de empleo. Se aseguró de enfatizar una preferencia por la gente que no se inmutara ante lo paranormal…

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.