Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 2: La villana no es una niñita que sólo sabe llorar. Parte 4

Como ubicación principal del juego, la academia es enorme. Aileen sabe que una búsqueda fortuita solo sería un desperdicio de energía, por lo que primero, revisa detrás de los dormitorios, donde tiene lugar el evento de la matanza del demonio.

Podría simplemente vigilar a Marcus, pero si descubren al demonio antes de que ocurra el evento, terminaré un paso detrás de ellos. Además, si esto termina sin estar relacionado con el evento, seguir a Marcus no tendrá sentido.

Más allá de la puerta trasera del dormitorio, hay un camino con losas de piedra que conduce al campo de entrenamiento de los caballeros santos. Marcus, que espera unirse a sus filas, se escabulle secretamente hasta allí para entrenar después de que termine la escuela o, eso decía su perfil del juego. Si recuerda correctamente, durante el evento, se encuentra con el demonio en su camino hacia ese lugar.

Si no hay ningún demonio cerca, tendrá que considerar la posibilidad de que la cría de demonio perdido no tenga conexión con el evento.

—Sería de gran ayuda si nos permitiera encontrarlo fácilmente… Oh.

Cuando se acerca a la parte trasera del dormitorio, comienza a escuchar una conmoción. Risas desagradables y chillidos de demonio.

— ¡Ja, ja, ja! Sus cuernos son duros. Las duelas de madera no sirven para nada.

— ¡Apresúrate! ¡Lo mataremos mientras está atrapado en la trampa!

— ¡Golpéalo primero para debilitarlo! Si derrotamos a un fenrir, incluso podrían aceptarnos en los caballeros santos.

Esa breve conversación es suficiente para explicar lo que está pasando. Apretando los puños, Aileen se apresura hacia el grupo de alumnos que tienen algo acorralado en el huerto.

Al mismo tiempo, escucha la voz de una bestia que gruñe desesperadamente.

—No dañes sus cuernos ni sus colmillos. Los cuernos y colmillos de fenrir se venden por mucho…

— ¿Qué están haciendo?

Un escalofrío recorre la espalda de los chicos. Se voltean para mirar y Aileen rápidamente revisa sus rostros.

Oh, son hijos de caballeros. Se burlan de Marcus a sus espaldas, llamándolo niño rico mimado, ¿y sin embargo hacen esto? Que patéticos.

A través de los espacios entre los chicos, puede ver una bestia blanca, su pata delantera atrapada en una trampa para osos. Su cuerpo es pequeño y esponjoso, pero dos cuernos afilados crecen de su frente, contradiciendo su apariencia tierna. Sus garras también son grandes y, obviamente no es un perro. Sin embargo, después de verlo luchar desesperadamente para zafarse de los dientes de metal que atrapan su pierna, golpear a la criatura transgrede el espíritu de la caballería.

Aileen les da a los chicos una sonrisa sofisticada, sin ocultar su desprecio.

— ¿Tienen la intención de matar a un demonio? ¿No conocen el pacto de no agresión?

—Dama Aileen… escuché que había abandonado la academia.

—No te asustes de alguien como ella…

No queriendo perder el tiempo con ellos, Aileen se desliza por entre los chicos.

Si no recuerdo mal, mi hermano me enseñó cómo abrir una de estas…

Aileen se acerca a la trampa y, con un gruñido, el demonio se inclina y la muerde. La tela de su manga se rasga y el ruido hace chillar a los chicos.

— ¡La mordió!

— ¡Tranquilícense! Este pequeño es inteligente.

Su brazo sangra levemente, pero no ha sido mutilado. Todavía debe estar conteniéndose. Debía recordar la orden de Claude.

Aileen toma aire, luego le sonríe.

—Es un placer conocerte. Yo soy Aileen. He venido a llevarte a casa.

Le tiende una mano al demonio, colocándola frente a su nariz. La corbata de paño se balancea ligeramente con la brisa y el pequeño demonio parpadea.

—Lo entiendes, ¿no es así? Ten un poco más de paciencia. Si te mueves, no podré abrir la trampa.

El demonio mira fijamente la corbata y, hay vacilación en sus ojos. Sin embargo, en el momento siguiente, alguien tira de Aileen. Su tobillo hace un ruido extraño y aterriza sobre su trasero.

— ¡¿Qué están haciendo?!

— ¡Cállate! Hirió a un humano, ¡así que está bien si lo matamos!

El joven demonio ha comenzado a gruñir de nuevo, todo su pelaje erizado, y los niños los rodean, armados con azadas de jardinería.

—Les dije que dejaran de…

Antes de que termine de hablar, una sombra ahoga sus palabras. Sobresaltada, Aileen mira hacia arriba. En el mismo momento, los chicos dan chillidos patéticos e inmediatamente dan media vuelta y salen corriendo.

Ha aparecido un demonio, saltando por encima de la pared para aterrizar en el jardín. La cría de demonio atrapada deja de llorar y lanza un suave gimoteo.

Este es el demonio del evento… ¡Oh, ya veo! ¡Este pequeño es su hijo!

El demonio ha desobedecido a Claude, cruzado la barrera y venido a buscar a su cría. Sus ojos arden de rabia.

Después de ver esta situación, eso es natural. Descubrir a su hijo atrapado en una trampa, con la pata delantera ensangrentada, una pata trasera doblada de forma antinatural, ningún padre dudaría de quién era el responsable de esas heridas.

Mirando a Aileen, el demonio abre la boca, revelando filas de espantosos colmillos. Al darse cuenta de que el fenrir está a punto de aullar, Aileen grita apresuradamente.

— ¡Para! No debes hacer ruido; ¡atraerás gente!

Aileen intenta ponerse de pie pero cae de rodillas. Aparentemente, cuando ese chico la empujó, se torció el tobillo. Sin embargo, aprieta los dientes y se arrastra hacia adelante, alcanzando la trampa.

—Entiendo que estés enojada, pero guárdatelo para más tarde. ¡Ahora mismo, el pequeño importa más!

El demonio, que al final no aulló, mira a su alrededor. Mientras tanto, Aileen se apresura en abrir la trampa. Cuando manipula sus componentes en el orden que le enseñó su hermano, las mandíbulas se abren fácilmente.

Con un débil gimoteo, el pequeño demonio intenta ir con su madre. Sabiendo que lo que diga probablemente no les llegue, Aileen habla con el demonio adulto.

—Toma a tu hijo y diríjanse a un lugar deshabitado de inmediato. El príncipe Claude vendrá a buscarlos. Estoy segura de que también curará sus heridas. Regresen al bosque.

—…

—Vete, rápido. Yo me encargaré del resto, ¡así que date prisa!

Las cosas ya se están poniendo ruidosas detrás de ella. Una vez que llegara Marcus, armado con su espada, comenzaría el evento. Y, Aileen no posee la fuerza para defenderse de la espada de Marcus.

El demonio adulto mira fijamente a Aileen, pero finalmente toma a la cría por el cuello y salta sobre la pared. Aileen se siente aliviada, pero solo por espacio de un suspiro.

—Aileen. ¿Qué estás haciendo aquí? Habías abandonado la academia por voluntad propia.

Oye la voz desdeñosa de Marcus. Detrás de él, un grupo de rostros serios y feroces. Lilia también está presente, manteniéndose en la retaguardia.

Así que realmente era ese evento…

Enfurecida por el hecho de que su cría se había perdido y había sido herida, un demonio atacó a humanos y fue asesinada. Si el evento era algo tan injusto, entonces, incluso si no tenía nada que ver con el avance de Aileen, estaba encantada de haberlo evitado.

Sintiéndose triunfante, Aileen muestra una sonrisa refinada.

— Olvidé algo. Simplemente vine a recuperarlo.

— ¿Olvidé algo? Escuché informes de un demonio en el área.

—Sí, había un demonio. Quedó atrapado en esa trampa, así que lo liberé.

— ¿Lo liberaste? Como si la hija de un duque supiera cómo abrir una trampa para bestias como esta.

Suena tan convencido de ello que Aileen pierde la oportunidad de rebatir.

Bien, eso es cierto. Por lo general, no debería saber.

Marcus parece haber malinterpretado su silencio. Él le hace una pregunta sin rodeos.

—Recibimos un informe de que estabas atormentando a un demonio atrapado en un intento de inculpar a Lilia.

— ¿Eh?

—Estamos justo debajo de la habitación de Lilia.

Cuando señala esto, Aileen mira hacia el dormitorio, justo al lado de ellos.

¿Lo estamos? Piensa, sintiéndose extrañamente convencida por la explicación. Una risa se escapa de su garganta.

—Qué plan más ridículo. Hay demasiados agujeros y es más probable que muera primero.

—Aun así, yo no lo descartaría tan rápido. De hecho, escuché que el demonio te atacó al tratar de defenderse.

Dirige su mirada a las personas detrás de Marcus; los chicos que huyeron hace un momento están apiñados detrás de él. Probablemente pretenden echarle la culpa a Aileen por lo que hicieron. Después de todo, si le decían eso a Marcus, él les creería.

Dios mío, ¿qué podemos hacer? No puedo visualizar un futuro en el que Marcus no termine en la ruina.

Mientras Aileen sonríe fríamente, Marcus le habla en un tono severo.

— ¿Me estás diciendo que la hija del primer ministro no sabe que tenemos un pacto de no agresión con los demonios?

—Espera, Marcus. Realmente no puedo pensar que la dama Aileen haya planeado algo así. Debe haber algún tipo de malentendido. ¿No es así, dama Aileen? Yo creo en usted.

Digno de la heroína. Dio con la respuesta correcta. Aun así, ¿cómo se atreve a decirle a la chica, cuyo prometido robó, que cree en ella…? No hay nada en ella que me haga pensar que puedo confiar en ella.

Y entonces Aileen elige callar y no excusarse. No está claro cómo ha interpretado Marcus su silencio; él simplemente chasquea la lengua con irritación.

—No hubo daños… Por respeto a la amabilidad de Lilia, te dejaré libre esta vez, pero es mejor que te des prisa y salgas de los terrenos de la academia. Con permiso. Vamos, Lilia.

—Pero, Marcus, la dama Aileen está herida.

—Se lo merece. Puede regresar arrastrándose a su casa.

Marcus mira a los pies de Aileen. Probablemente también haya notado la lesión de su tobillo. Él es perspicaz. Con tantos atributos lamentables, no es de extrañar que sea candidato para el puesto de futuro capitán de los caballeros santos.

Aun así, me las arreglé para mantener el asunto en un perfil bajo. Tener que asumir la culpa de todo es irritante, pero no es que me quede ninguna reputación que perder.

No le duele el pecho. Sin duda es porque ya se ha rendido. Cuando Marcus y los demás se van, mira distraídamente sus espaldas… Y, ahí es cuando sucede.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.