Hetero, Santa Omnipotente

6°acto: La santa. Parte 3

Caminábamos por los pasillos de palacio con Mary a la cabeza. Nos acompañaban otras dos sirvientas y dos caballeros. Como estaba vestida con la misma túnica blanca que había usado durante mi audiencia oficial con el rey, todos se inclinaban mientras despejaban el camino para nosotros.

¿Qué diablos está pasando? La actitud de la gente hacia mí sólo se había vuelto más respetuosa. Todos los que trabajaban en el palacio ahora me reconocían como la santa, así que supongo que no se podía hacer nada. Aunque había dejado de intentar luchar contra eso, todavía no estaba acostumbrada a que me trataran así.

Reprimí un suspiro y seguí caminando por el pasillo en silencio. Nos dirigíamos a cierta habitación del palacio.

Cuando llegamos, Mary llamó a la puerta. Alguien respondió y la puerta se abrió desde adentro. Mary se hizo a un lado para que yo pudiera entrar.

Dentro de la habitación, encontré a dos chicas esperando. Una hizo una elegante reverencia mientras que la de la otra chica era algo tensa.

La puerta se cerró. Los caballeros estaban esperando afuera, así que las únicas que estaban conmigo ahora eran las dos chicas y las tres sirvientas que me habían acompañado. Se había preparado una fiesta de té sólo para chicas.

—Hola, Sei.

—Hola, Liz. Y… —miré a la chica que estaba junto a Liz. Se veía terriblemente nerviosa por la forma en que apretaba los labios. —Supongo que sería mejor comenzar con las presentaciones.

Aira sonrió con rigidez. —Soy Aira Misono. Encantada de conocerla.

—Es un placer conocerte también. Soy Sei Takanashi. —Su nerviosismo me estaba afectando. Mi sonrisa probablemente también lucía forzada. Al menos eso había terminado, pero se volvería incómodo si seguíamos con el juego de miradas. — ¿Qué tal si nos sentamos, entonces?

—Qué idea tan encantadora, —estuvo de acuerdo Liz.

Nos dirigimos a la mesa redonda que había sido tan bien preparada. Después de sentarnos, Mary nos sirvió con gracia tazas de té humeante y las colocó frente a nosotras. Tomé un sorbo y volví a mirar a Liz y Aira.

Nos habíamos reunido el día de hoy para fortalecer nuestra amistad con Aira.

Después de la escena que provocó, el príncipe heredero Kyle había sido relevado de todos los asuntos relacionados con la santa. Se había hecho responsable de todo lo que había sucedido y estaba confinado temporalmente en el palacio. Estaba previsto que se graduara de la academia en los próximos meses, por lo que lo más probable es que se levantara su arresto domiciliario justo antes de la ceremonia de graduación.

Además, el segundo príncipe Rayne asumiría el cargo de responsable de supervisar el bienestar de Aira.

Yo me enteré de todo esto por el propio rey, pero sólo después de que tomara todas estas decisiones. Él quería que lo supiera, ya que la disputa también me había involucrado.

Los seguidores del príncipe Kyle también fueron puestos bajo arresto domiciliario hasta la ceremonia de graduación. Afortunadamente, todos eran estudiantes talentosos, por lo que no ir a la escuela hasta la ceremonia no afectaba su capacidad para graduarse.

La única persona que escapó del castigo fue Aira. La razón pública fue que ella no había estado involucrada directamente en la disputa. Si bien la forma en que se había dejado poner en un pedestal y simplemente seguir las instrucciones de todos los que la rodeaban era problemática, había que tener en cuenta algo bastante importante. En resumen, Aira había sido invocada a Salutania al igual que yo y, en nuestro mundo, todavía era lo suficientemente joven como para requerir la protección de los adultos. No podías culparla por depender del príncipe Kyle y su séquito después de su repentina invocación. En cualquier caso, luego de algunas discusiones políticas, se decidió que Aira no sería castigada.

Sin embargo, todos los que Aira conocía estaban ahora bajo arresto domiciliario. Según Liz, hasta ahora, nadie más que Kyle y su séquito habían podido acercarse a ella, por lo que en realidad no conocía a nadie más. Sería irresponsable dejarla sola, por eso Liz había decidido quedarse a su lado a partir de ahora.

Si bien el príncipe Rayne era en última instancia responsable de Aira, después de lo que sucedió con el príncipe Kyle, probablemente era mejor proporcionarle la compañía de otra chica. Así que ahora, finalmente, Aira tenía una amiga, una a la que nadie podía objetar.

Liz también se encargó de aclarar todos los malentendidos que rodeaban a Aira y, finalmente consiguieron una vida pacífica en la academia. Estábamos celebrando esta fiesta de té ahora que todo se había calmado.

Según Liz, la misma Aira había pedido conocerme. Aira estaba interesada en mí porque nuestro lugar de origen era el mismo, por así decirlo y, desde que se enteró de mi existencia, se moría por hablar conmigo. Aparentemente, quería saber todo sobre este último año que había vivido.

En otras palabras, teníamos mucho de lo que hablar.

—Escuché que las cosas están mucho más relajadas en la academia también, —dije.

—Sí, finalmente, —dijo Liz.

—Y escuché que todo es gracias a ti, Liz. Buen trabajo manejando todo eso.

—Gracias. —Liz sonrió tímidamente.

Parecía que Liz se lo pasaba genial tratando de que todos estuvieran en sintonía en la escuela. Algunas chicas todavía le guardaban rencor a Aira, pero gracias a los esfuerzos de Liz, la mayoría ahora se llevaban bien con ella.

Como prometida del príncipe heredero e hija de un marqués, nadie podía desafiar abiertamente la solicitud de Liz. Incluso en la academia, el clasismo tenía poder. Pero Liz no obligaba a nadie a hacer nada y yo sabía que era una mediadora hábil.

— ¿Qué tal van las cosas para ti, Aira? —Le pregunté.

—Me está yendo muy bien ahora, gracias a Liz, —dijo con una sonrisa.

Ahora tenía un montón de amigas, todas chicas y, estaba encantada de poder relajarse y charlar sobre cosas de chicas como solía hacerlo en Japón. Estaba especialmente complacida de hablar sobre moda, lo que nos llevó a tirar por la ventana todo nuestro plan deponernos al día con nuestras vidas mientras discutíamos las últimas tendencias en la capital.

Aira se disculpó por salirse del tema, pero a mí no me importaba. La forma en que hablaba con tanta emoción era realmente adorable. Demonios, incluso la forma en que se disculpaba era linda.

Verla a ella y a Liz sonriendo así aliviaba mi alma. Ver jovencitas felices simplemente tenía ese efecto en las personas.

— ¿Y tú, Sei? —Preguntó Liz.

—Bueno, supongo que se podría decir que las cosas también se han calmado un poco para mí.

—Escuché que ahora has sido declarada oficialmente como la santa.

—No me lo recuerdes. —Suspiré, con un rostro sombrío, lo que hizo reír a Liz.

Sin embargo, era cierto. Las cosas se habían calmado ahora que todos me trataban como la santa. Me había resignado al reconocimiento debido en parte a lo que había hecho, pero estaba un poco cansada de que me trataran como a una VIP. Después de todo, sólo era una plebeya. ¿De verdad pensaban que podía soportar que todas las personas con las que me cruzara se inclinaran ante mí? ¡De ninguna manera!

Liz lo entendía, afortunadamente. Sin embargo, era porque lo entendía por lo que se burlaba de mí.

Aira también entendía cómo me sentía. Mientras escuchaba mis aflicciones, asentía con simpatía. Después de todo, había estado sujeta a la experiencia VIP en el palacio durante el tiempo que estuvo atada al príncipe Kyle. Sólo podía suponer que, como compatriota japonesa, ella había sentido la misma incomodidad.

—Pero escuché que las cosas se pondrán muy ocupadas para mí muy pronto, —dije.

— ¿En serio? —Preguntó Liz.

—Puede que tenga que irme de viaje por un tiempo.

—Ya veo.

Si bien había menos monstruos alrededor de la capital gracias a la expedición en el bosque oeste, los feudos seguían en un estado de confusión. Los oficiales habían recibido numerosas solicitudes para que despacharan a las órdenes caballerescas.

La corona estaba investigando el pantano que habíamos visto, pero todos sospechaban que el exceso de monstruos en otras partes del reino significaba que había más pantanos. Por lo tanto, ya saben quién tenía que ir, ya que purificarlos era mi única responsabilidad.

Liz parecía estar reflexionando sobre esto, ya que no trató de profundizar en el tema. En cambio, su mirada cambió a una de preocupación y disculpa.

¡Oh, por favor no me mires así! No es tu culpa.

—Entonces, ¿vas a tener que dejar de trabajar en el instituto? —Preguntó Liz. Parecía particularmente preocupada por esto. Creo que entendía lo mucho que me gustaba trabajar allí.

—Parece que no tengo que hacerlo. El investigador en jefe dijo que se aseguraría de que pudiera quedarme.

— ¡Oh, eso es maravilloso! —Liz volvió a sonreír encantada.

—Sí. Tendré que hacer algo para devolverle el favor.

Mientras Liz y yo nos reíamos, Aira pronunció un quedo, —Um…

Ambas le dirigimos una mirada curiosa.

Aira se mordió el labio. — ¿Ha estado trabajando en el palacio desde que llegó?

—Sí, así es. Soy investigadora en un lugar llamado instituto de investigación de plantas medicinales.

— ¿Puede contarme un poco al respecto?

—No me molesta, pero…

Cuando le pregunté a Aira por qué quería saberlo, confesó que quería averiguar qué podría hacer en el futuro. Hasta ahora, había estado bajo la protección del príncipe Kyle y vivía como la santa en el palacio, haciendo lo que le decían. Sin embargo, desde que los separaron, había comenzado a preguntarse qué pasaría con su vida.

No era que alguien la estuviera obligando a cambiar, pero estaba atormentada por una inquietud intangible acerca de si ella misma quería quedarse como estaba. Sabía por qué se sentía así: durante esa disputa en los jardines, el rey había dicho claramente y en términos inequívocos que Aira aún no había logrado nada. Por lo tanto, la idea de lo que haría después de graduarse de la academia la atormentaba.

— ¿No hay nada que te gustaría hacer? —Le pregunté a Aira.

—Bueno, supongo que si fuera posible, seguiría estudiando magia.

— ¿Magia? En ese caso, tal vez deberías unirte a la corte de magos.

—Yo también creo que esa es una buena idea, —estuvo de acuerdo Liz.

Por supuesto, Aira tendría que pasar una prueba para convertirse en maga, pero dudaba que eso fuera un gran obstáculo basada en sus habilidades actuales. Además, había oído que Aira tenía un don para la magia.

Normalmente, era suficiente con dominar un sólo tipo de magia elemental, pero Aira en realidad tenía afinidad con tres tipos. Liz me dijo emocionada que sólo una persona en cien años había poseído tal talento.

Sin embargo, el príncipe Kyle sólo se había concentrado en la magia sagrada de Aira, por lo que sus otras afinidades se estaban desperdiciando. Dado todo esto, Aira esperaba profundizar su comprensión de la magia a su alrededor.

—Si tienes talento natural, esa es una razón más para unirte a la corte de magos, —dije con entusiasmo. —Los magos son expertos, así que estoy segura de que tendrán mucho que enseñarte. Yo misma he estado tomando clases con el gran mago.

— ¿En serio?

—Sí. Creo que es una gran idea concentrarse en esa habilidad. Además, como maga, se te pedirá que te unas a las expediciones, así que estoy segura de que podrás lograr algo digno de reconocimiento en poco tiempo.

Después de escuchar eso, Aira pareció bastante interesada en unirse a sus filas, aunque estoy segura de que la ansiosa recomendación de Liz también tuvo algo que ver. Sin mencionar que sus ojos parecían brillar cuando mencionó que podríamos vernos más a menudo, ya que tenía que ir al cuartel de la corte de magos para recibir mis clases.

Supongo que debe ser reconfortante poder pasar tiempo con alguien de tu propio mundo.

Después de escuchar lo que Liz tenía que decir, Aira decidió unirse a la corte de magos después de graduarse de la academia. Cuando llegó a esa conclusión, su expresión se transformó por completo de cómo había sido al comienzo de nuestra conversación; ahora era una sonrisa brillante.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.