Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 1: A la villana no podría importarle menos ser impopular. Parte 6

— ¿Eh…?

Aileen está atónita. Sonriendo con sarcasmo, Rudolph prosigue. —Cuando fundaste la empresa comercial, quedó a tu nombre y al del príncipe Cedric, ¿no es así? La capacidad de producir medicamentos también te da la capacidad de producir venenos. Si la corte imperial nos ordena que debería estar bajo el control del estado, no podremos contra argumentar, ¿verdad?

Ella organizó los planes de distribución, preparó todo, desde rutas comerciales hasta fórmulas para medicamentos y, los ensayos médicos ya han dado excelentes resultados. En otras palabras…

— ¡Solo está tomando las ganancias!

Aileen suena horrorizada y, Rudolph sonríe alegremente.

—Parece que la dama Lilia le aconsejó que no debe dejarte toda la responsabilidad. Al parecer, el príncipe Cedric le encontró el gusto. Al incursionar en el comercio, puede que adquiera una idea del flujo de dinero y la perspectiva del hombre común, todo al mismo tiempo. Eso sería bueno, ¿no?

— ¡¡No, no, no, no, eso es robar!! ¡¡Solo se está llevando la mejor parte!!

—Esto pasó por tu culpa, Aileen. —Dice las palabras con suavidad, pero Aileen jadea y se queda en silencio. La sonrisa de su padre no llega hasta sus ojos. —Por lo general, un compromiso roto unilateralmente es digno de crítica, incluso si la otra parte es un miembro de la familia imperial. Sin embargo, dadas las circunstancias actuales, nuestros compatriotas consideran que es natural que el príncipe quiera romperlo. En consecuencia, no se nos ha otorgado ninguna compensación por daños y también se han llevado el capital que invertimos en el negocio.

—Yo… ¡me disculpo por mi incompetencia…!

—Al igual que tu madre, no tienes ojo para los hombres y, además, aunque eres adorable, no tienes talento para el cortejo. —No hay reproche en su voz; simplemente está señalando los hechos y, eso la deja sin palabras.

Mientras Aileen se retuerce de agonía, Rudolph le sonríe feliz. Ella sabe que esta es la forma en que muestra su amor, pero desearía que mostrara un poco de autocontrol.

—No solamente eso, sino que…

— ¿Hay más?

—Pues sí, por supuesto que lo hay.

Medio fulminándolo con la mirada, observa cómo su padre extrae un sobre de una pila que está sujeta con un pisapapeles. El sello está roto.

—Ayer recibimos una invitación. Es para una fiesta nocturna, dentro de dos meses.

— ¿Una velada? ¿Para mí? ¿Ahora?

Las fiestas nocturnas son entrevistas grupales de matrimonio, lugares para buscar un futuro cónyuge. Como alguien cuyo compromiso acaba de romperse, lo normal hubiera sido que Aileen se abstuviera por un tiempo, mientras que los anfitriones, reacios a asociarse con una chica cuya reputación es escandalosa, naturalmente dejarían de invitarla.

— ¿Y qué tonto sin tacto envió esta invitación?

—Es del príncipe Cedric y la dama Lilia.

Aileen se siente mareada.

—Ah, también hay una carta. Escrita personalmente por la dama Lilia. Ella dice que es un secreto, pero que también anunciarán su compromiso en el evento, por lo que le gustaría que asistieras. También me han convocado a mí. Esa dama Lilia es inaudita.

—Sí, realmente lo es… Me gustaría aprender de su ejemplo…

—Parece que el príncipe Cedric va a desvelar una nueva ley en esta velada, basada en el negocio que tomó de ti. Al mismo tiempo, ha ordenado que firmes una disolución por escrito de su compromiso frente a la corte.

En otras palabras, se supone que Cedric volverá a descartarla en público. Habría sido perfectamente factible firmar una disolución por escrito en privado. Pero está haciendo todo lo posible para que sea un evento público.

Realmente quiere seguir humillándome, ¿no es así? ¿O realmente cree que es lo correcto, ya que son las víctimas?

La posibilidad es tan alta que ni siquiera se atreve a reír.

—También quiere que firmes un acuerdo que transfiere el control de tu parte del negocio. Al mostrar humildad en público, aparentemente aplacará tu mala reputación. Según él, es un acto de misericordia.

Reprimiendo todas las emociones que bullían en su interior, Aileen exhala profundamente. —En otras palabras, si no asisto, habré rechazado la misericordia del príncipe Cedric y, si asisto, él me quitará mi negocio y mi compromiso se romperá nuevamente en público. De cualquier manera, seré el hazmerreír.

— ¿Bien? ¿Qué vas a hacer?

Normalmente, negarse sería su única opción. Mientras enviara su firma, las formalidades podrían proceder sin problemas y no se perdería tiempo. Si en lugar de asistir, mostrara su dolor, podría atraer la lástima de quienes la rodean… Dicho todo eso…

—Asistiré. Si pelea es lo que están buscando, con gusto aceptaré el desafío y haré que paguen con intereses incluidos.

No tiene sentido actuar dócilmente ahora, no después de hablar con tanta confianza. Aileen sonríe. Olvídense de la lástima; Entraré con la frente en alto. Rudolph asiente, luciendo satisfecho.

—Muy bien. Eres una dama de la casa D’Autriche. Si hubieras agachado la orejas y salido corriendo después de que te pusieran en ridículo, te habría desheredado y exiliado al barrio más sórdido de la ciudad.

Era posible que su padre realmente lo hiciera, todo mientras derramaba lágrimas de cocodrilo. Mientras responde, sus mejillas se tensan. —También puede que hablen mal de usted, padre. Habrá rumores de que le falta sentido común.

—Está bien. Escucharé los muchos comentarios rencorosos sobre ti, luego asentiré mientras me disculpo y agrego mentalmente sus nombres a mi lista.

—No preguntaré qué tipo de lista es esa, pero mientras no le importe, padre, supongo que…

—En ese caso, asegúrate de ganar lo suficiente para que el día de la fiesta la casa D’Autriche ya se haya recuperado de sus pérdidas.

Aileen frunce el ceño ante sus despreocupadas palabras.

—Le agradecería que no me impusiera un objetivo tan abusivo. Con recuperar, ¿me está diciendo que inicie una nueva empresa? No soy tan brillante como mis hermanos, padre. Además, ¿en escasos dos meses?

—Descúbrelo tú misma. Una aspirante a emperatriz fallida que permite que su reputación permanezca en el barro no es hija mía.

Su padre sonríe, pero sus ojos están completamente serios.

Un escalofrío repentino recorre la espalda de Aileen. Si opta por no asistir a la fiesta y no logra restaurar su honor y el de su familia, su padre podría abandonarla de verdad.

Cedric es el príncipe heredero, lo que significa que Aileen ha perdido el favor de un individuo que algún día será emperador. Si no se recupera de alguna manera, simplemente se convertirá en una carga para la casa D’Autriche eventualmente. Una hija con una reputación arruinada.

Si no recuerdo mal, hay un evento del juego en el que lo perdía todo… aunque solo lo recuerdo vagamente…

Encuentra algo de consuelo en su corazonada de que pudo evitar terminar de la peor forma posible. Además, no es como si no hubiera forma de satisfacer las demandas de su padre. En este punto, sigue pudiendo usar el poder del ducado D’Autriche.

En cualquier caso, necesitará dinero si va a cuidar del rey demonio.

También está el asunto del príncipe Claude… Sentí cierto potencial de éxito. Querer es poder.

Aileen se arma de valor. Como resultado, siente que va a dormir bien esta noche.

~❀❀❀~

Más tarde, en la oscuridad de la noche, Aileen deja escapar un chillido.

— ¡Asistir a la fiesta es el detonante del exilio! ¡¿Qué es esto?! ¿Por qué estos recuerdos siempre vuelven demasiado tarde? ¿Es acoso divino?

Aileen le grita al negro techo, pero, por supuesto, ningún dios bondadoso le responde.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.