Hetero, La Princesa Maldita y el Caballero Afortunado

Capítulo 2: Fenómenos sobrenaturales en el castillo Clare. Parte 1

Para su alojamiento de ese día, se habían hecho arreglos por adelantado para que Chris y Sonia se quedaran en la casa de campo del duque Dumas. El duque Dumas era un antiguo socio de los Clare. Naturalmente, Sonia también lo conocía personalmente a él y a su familia.

Después de que el carruaje atravesara una verja de hierro que se arqueaba por encima del techo, siguió un camino de ladrillos que atravesaba un jardín de césped bien mantenido que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. En poco tiempo, el carruaje se detuvo en el pórtico blanco. Aunque el área se mantenía oscura con la luz del atardecer, Sonia sentía que las flores del jardín que mostraban la librea de la primavera parecían darles la bienvenida mientras se esforzaban por abrir sus fragantes pétalos.

Chris bajó primero del carruaje y le ofreció la mano a Sonia. Haciendo acopio de valor, puso su mano en la de él. En el momento en que sus dedos se tocaron, eso sucedió. ¡Zap! Una descarga eléctrica le recorrió los dedos.

— ¡Ay! —Sonia gritó ante la sensación de ser alcanzada por un pequeño rayo y retiró la mano. También sorprendido por la descarga eléctrica, Chris comenzó a mirar su mano y la de Sonia.

Chris se dio cuenta de la mirada insegura de Sonia cuando le dio la mano y sonrió para tranquilizarla. —No esperaba que la electricidad estática fuera un problema en esta época del año. Tendrá que perdonarme. Me lavaré las manos, ¡Avan!

Chris llamó a su escudero, el cual estaba esperando detrás del carruaje. Sonia escuchó un tajante, —sí, señor, —antes de que el joven bien vestido se acercara.

—Atiende a Su Excelencia. Mi mano parece estar cargada de electricidad estática en estos momentos, —ordenó Chris.

—De inmediato, señor, —el muchacho respondió obedientemente. Aunque era más joven que Sonia, Avan mostró el mayor respeto posible mientras la ayudaba a bajar del carruaje.

— ¡Sonia!

Sonia se volteó hacia la mansión al oír una voz familiar. Pertenecía a un hombre de mediana edad con cabello castaño canoso peinado hacia atrás con gel en una sola cola de caballo baja. Aunque ahora tenía arrugas profundamente cinceladas, todavía se veía tan amable como su yo más joven. Las arrugas solo parecían sacar a relucir su bondad interior para que todos la vieran.

— ¡Duque Dumas! ¡Es grandioso volver a verlo! —Exclamó Sonia. Cuando Dumas abrió los brazos, ella se arrojó a su acogedor pecho. Al darse cuenta de que lo había vuelto a hacer, el rostro de Sonia se puso rojo brillante cuando dio un paso atrás.

—Perdóneme. Ha pasado tanto tiempo que mis emociones se apoderaron de mí, —se disculpó Sonia. Apretando su falda con los dedos, Sonia dobló sus rodillas en una elegante reverencia.

—Está bien. ¡Se ha vuelto realmente hermosa durante el poco tiempo que no la he visto! ¡Se ha convertido en toda una dama! —Exclamó el duque Dumas.

—Gracias.

Al darse cuenta de cómo Chris parecía vigilar detrás de Sonia mientras ella expresaba su gratitud, Dumas se acercó a él para darle un apretón de manos. —Gracias por venir, caballero diamante, Crisford Cortot.

—Aunque lo he visto en bailes y veladas reales, creo que esta es la primera vez que nos conocemos personalmente, —regresó Chris.

Los ojos de Sonia se abrieron de sorpresa al ver a los dos hombres intercambiar un firme apretón de manos. No había pasado nada. Era como si la descarga eléctrica que la conmocionó hace unos momentos no fuera real.

— ¡No tenía idea de que se iba a casar con Sonia…! Honestamente, ¡Su Majestad no podría haber elegido a un hombre mejor! ¡Puedo tranquilizarme confiándole su seguridad! —Dumas luego se volteó a Sonia. — ¿No es así? —Preguntó, buscando la confirmación de Sonia.

— ¡Jo, jo, jo! —Ella se rió para esquivar la pregunta. Después de todo, Sonia no estaba segura de si le gustaba u odiaba al hombre todavía. —Pero odio su barba… —Murmuró en voz baja para que nadie pudiera oírla.

~❀❀❀~

La esposa del duque Dumas, Brigitte, se reunió con ellos para cenar. Al igual que en el pasado, se puso un vestido que era digno, si no espléndido, mientras recibía a Sonia y Chris con una sonrisa amable.

¿Me estoy imaginando cosas o parece algo nerviosa? Aunque su tranquila sonrisa rebosaba benevolencia, la forma en que parecía forzada cuando miraba a Sonia era desconcertante. Por otra parte, habían pasado diez años desde la última vez que se vieron.

La duquesa no era muy extrovertida, por lo que podría estar nerviosa al verme después de tanto tiempo. Sonia llegó a esa conclusión por su cuenta siguiendo su naturaleza intrínsecamente alegre y optimista.

—Por cierto, ¿cómo está Sharon? —Preguntó por su vieja amiga y la hija de Brigitte, ansiosa por romper el hielo. Sharon era dos años mayor que Sonia. Puede que a estas alturas ya esté casada.

Los hombros de Brigitte temblaron como una hoja en una tormenta de viento por un momento antes de responder, —B-Bien. Se casó con el hijo mayor del conde Bourget el año pasado. —Sonrió.

Sin embargo, Sonia sospechaba que esa era otra de sus sonrisas forzadas. Brigitte solo había logrado levantar una esquina de su boca, haciendo que arrugas antinaturales aparecieran en su piel.

— ¿De verdad? Debo disculparme. No tenía idea… Lamento no haber enviado una carta de felicitación, regalos de matrimonio ni nada, —se disculpó Sonia.

Sonia hizo que un chambelán se encargara de administrar el castillo de su familia, el cual se aseguraba de visitar la abadía una vez al mes para proporcionar un informe de la gestión y entregarle las cartas. Era un hombre de confianza que había servido a su familia desde que su padre heredó el apellido. Sin embargo, ni siquiera había mencionado una palabra de su matrimonio ni había informado de que le había enviado regalos de boda a la hija del duque, a quien conocía desde hace mucho.

—N-No se preocupe por eso. Bueno, ya sabe lo tímida que es. Así que no hicimos nada muy grande. ¿No es así, cariño?

—S-Sí, eso es correcto. Teníamos nuestras razones personales para mantenerlo íntimo, así que, por favor, no se sienta insultada, —accedió rápidamente el duque cuando su esposa se volteó hacia él.

—No me di cuenta… Si ese es el caso, enviaré los regalos de boda cuando pueda en unos días. —Aunque la forma en que la pareja se estaba comportando no le cayó bien a Sonia, trató de terminar el tema con eso. Sin embargo…

— ¡E-Eso no es necesario! ¡No necesitamos nada de ti! ¿Y si quedamos atrapados en la maldición? —Brigitte estalló en gritos y se arrojó de la silla presa del pánico.

— ¡Suficiente! —El duque reprendió a su esposa con una voz sensata.

Brigitte se tambaleó cuando se sentó lánguidamente y susurró: —Lo siento.

—Su excelencia, ¿tal vez se siente mal? ¿Puedo sugerirle que se retire temprano esta noche? —Chris instó gentilmente a la extremadamente pálida duquesa que mantenía la mirada gacha, ya que la conmoción había dejado a Sonia paralizada.

—Lo lamento muchísimo. Creo que tiene razón… Cariño, lo siento, pero me retiraré a nuestra habitación.

Brigitte parecía a punto de romper en llanto cuando hizo una reverencia a su esposo y Sonia antes de retirarse del comedor. El duque observó con tristeza a su esposa irse antes de inclinar la cabeza hacia Sonia.

—Lo siento… Sonia. Últimamente, mi esposa ha estado emocionalmente inestable. A veces empieza a gritar tonterías como esas, —se disculpó en nombre de su esposa.

—No, soy yo quien debería disculparse por alojarme en su hogar cuando su esposa no se siente bien… —Sonia se disculpó a su vez.

Aunque sentía curiosidad por esta maldición que mencionó la duquesa, no se atrevió a preguntar una vez que se hizo evidente que el duque estaba tratando de cambiar el tema casualmente.

Es verdad que Sonia asintió con la cabeza mientras escuchaba las divertidas historias del duque durante el resto de la cena, pero todo lo que decía le entraba por un oído y salía por el otro.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.