Hetero, La Villana y el Jefe Final

Capítulo 1: A la villana no podría importarle menos ser impopular. Parte 2

El impacto de ser dejada por mi prometido me ha hecho recordar mi vida pasada.

Si hubiera dicho algo así, sus hermanos mayores sobreprotectores habrían llamado a un médico o, su madre le habría dicho que claramente no la había educado apropiadamente y luego la enviarían a entrenar.

Como tal, anoche, después de regresar a casa, sola y miserable, Aileen decidió dedicar su tiempo a repasar mentalmente todo lo que había sucedido ese día. Afortunadamente, cuando le dijo a su familia que se sentía mal y que no cenaría, naturalmente asumieron que estaba deprimida porque su compromiso había sido cancelado tan abruptamente. Dijeron que la discusión sobre su futuro podía esperar hasta que las cosas se calmaran y la dejaron sola.

Gracias a eso, había resultado sencillo escabullirse de su casa. Incluso si era entrada la noche, cuando se trataba de escabullirse de la mansión, los destacados sirvientes de la casa D’Autriche siempre eran oponentes formidables. Las palabras déjenla en paz nunca habían resultado tan útiles como esa noche.

En primer lugar, si se supiera que había ido al castillo del rey demonio inmediatamente después de la conmoción actual, habría arruinado la poca reputación que le quedaba.

Mis hermanos tienden a malcriarme, pero no tienen piedad. Y mi padre es, bueno…

Su nombre es Aileen Lauren D’Autriche.

Eso es lo que ella es actualmente. La única hija de la casa de D’Autriche, la mayor familia aristocrática del Imperio Ellmeyer, vinculada a la familia imperial por sangre. Su padre es el primer ministro, mientras que su madre tiene el título de duquesa y es la prestigiosa sobrina de la emperatriz viuda, la cual inspira respeto tanto en la alta sociedad como en el ejército. Los tres hermanos mayores de Aileen completan el resto de su familia.

Como la menor y la única mujer, Aileen ha sido mimada durante toda su vida. La forma en que sus hermanos la adoran es particularmente notoria. Sin embargo, Aileen sabe que es porque es una chica y no tan brillante como sus hermanos. Está claro que nunca la consideraron una rival, una amenaza real.

A menudo se ha sentido excluida y, por mucho que haya estudiado, todos sus hermanos la superaban constantemente. Siempre le pareció imposible alcanzarlos en cualquier campo. Siempre que Aileen se ponía de mal humor, su madre le decía lo mismo una y otra vez: Las mujeres tienen sus propias formas de luchar.

Aileen solo se dio cuenta de lo que quería decir el año en que cumplió ocho años. Fue cuando Cedric Jean Ellmeyer, un príncipe genuino, se arrodilló ante ella y le pidió su mano en matrimonio.

Francamente, estaba encantada. Cedric era simplemente maravilloso y, el mero pensamiento de que la necesitaba parecía darle un valor especial.

Quienquiera que se casara con él se convertiría en emperatriz y, su padre le dijo que sería un gran logro obtener ese título y posición especiales.

Esta fue la primera expectativa que se había puesto en Aileen y, pronto se convirtió en su sueño a cumplir.

Rápidamente se dedicó al estudio de la etiqueta y la danza mientras introducía todo en su cabeza, desde economía hasta el arte de gobernar, todo para que pudiera ser útil para su futuro esposo. Llegando a prepararse para situaciones hipotéticas en las que, por ejemplo, era atacada por bandidos, incluso perfeccionó su habilidad con la espada para evitar ser una carga.

Aileen confiaba en que una vez que sobresaliera en una amplia gama de campos, Cedric seguramente llegaría a confiar en ella. Todos la elogiarían por sus esfuerzos. Solo pensar en el día en que todo eso se hiciera realidad la llenaba de felicidad, por lo que redobló sus esfuerzos.

Mientras se dedicaba a su misión, en algún momento, se la empezó a conocer como la chica arrogante que somete a todos los demás por ser la prometida del príncipe heredero.

Aileen siempre ha sido lo suficientemente terca y competitiva como para competir con sus hermanos mayores. No está en ella ceder cuando está segura de que está en lo correcto y, nunca dudó en decir lo que tenía en mente. Naturalmente, su personalidad a menudo ha sido causa de malentendidos. Su creencia en el comentario superficial de Cedric de que la entendía, así como en el consiguiente descuido de todos los demás a su alrededor, había sido desacertada.

En poco tiempo, se convirtió en la persona más odiada en la academia y, Cedric, la única persona que estaba segura de que realmente la entendía, hizo lo impensable y anuló su compromiso con ella.

Si Aileen hubiera adoptado una actitud un poco más amistosa y fingiera ser una doncella delicada y frágil, entonces tal vez las cosas hubieran sido diferentes. En este punto, todavía es capaz de pensar en ello objetivamente, aunque solo sea un poco.

Esto es solo porque sabe, a través del juego, exactamente cómo la ve la gente y por qué.

Creo que descuidé la opinión que los demás tenían de mí… Dicho esto, no voy a intentar arreglar las cosas ahora. Después de todo, incluso si los recuerdos de mi vida pasada han regresado, no soy nadie más que yo misma.

En cualquier caso, solo podía recordar fragmentos oníricos de esa vida pasada.

Una vez vivió en una tierra conocida como Japón, donde tanto la ciencia como la civilización eran mucho más avanzadas. Sin embargo, también había estado enferma hasta el punto de que a menudo pasaba la mayor parte del año en cama. Debido a que murió joven, incapaz incluso de aprovechar al máximo su adolescencia, no tiene muchos recuerdos. Dicho esto, el pensamiento que recuerda más vívidamente es me gustaría disfrutar de mi adolescencia y, si es posible, experimentar el tipo de romances que se ven en los juegos otome, por lo que está claro que había sido una jugadora seria.

El juego que más le gustaba era Regalía de Santas, Demonios y Doncellas. El juego estaba ambientado en el imperio Ellmeyer, un reino al estilo de la Europa occidental en el que todavía se contaba la leyenda de la Doncella de la Espada Sagrada, el mismo mundo en el que ahora vive Aileen.

En el juego, Aileen estaba comprometida con Cedric, el típico héroe con requisitos increíblemente altos. La propia Aileen había sido una típica villana noble que hacía alarde de su condición privilegiada como hija de un duque, a menudo pavoneándose con un séquito de lambiscones y, en general, obstruyendo los esfuerzos románticos de la heroína, Lilia. Se enemistaba con Lilia, la cual provenía de una familia plebeya y, la acosaba descaradamente por inscribirse en una escuela a la que asistían casi exclusivamente sólo hijos de aristócratas. A medida que avanzaba la ruta de Cedric, este se veía cada vez más disgustado por el comportamiento de Aileen hasta que finalmente anunciaba que anularía su compromiso.

Como historia de un juego, era cómico, pero como la realidad de Aileen, no es motivo de risa.

Lo peor de todo es que pase lo que pase a partir de este momento, Aileen está destinada a morir.

La ruta de Cedric era la, así llamada, ruta principal y examinaba la leyenda nacional de la Doncella de la Espada Sagrada. A medida que avanzaba la historia, se hacía evidente que Lilia era la reencarnación de la doncella y, al final, se convertía en una santa que salvaba al propio imperio. Sin embargo, antes de eso, el rey demonio se despertaba como el jefe final, el enemigo que la Doncella de la Espada Sagrada debía destruir.

Ese rey demonio es la misma persona a la que Aileen acaba de proponerle matrimonio.

Claude Jean Ellmeyer… Si su conocimiento del juego sigue siendo exacto, debería tener veinticinco años, ocho años mayor que Aileen. También resulta ser el medio hermano mayor de Cedric y el ex príncipe heredero del imperio Ellmeyer.

Sin embargo, nació con los ojos rojos y una magia que ningún otro ser humano podría ejercer. Según el cuento de la Doncella de la Espada Sagrada, estos se consideran una prueba de que él es la reencarnación del rey demonio. Por las historias que Aileen ha escuchado, cada vez que el peligro lo amenaza, una horda de demonios aparece de la nada. Más que nada, los demonios lo aman y, si él se lo ordenara, darían la vida sin dudarlo. Si ese no es un rey demonio, ¿quién podría serlo?

Cuando era niño, Claude fue el objetivo de múltiples intentos de asesinato, pero cada vez sin falta, los demonios lo salvaron. Al final, sus posibles asesinos se comprometieron al despojar a Claude de su derecho al trono y confinarlo en el castillo abandonado, ignorando su propia existencia.

En la mayoría de las rutas del juego, despertaba como el rey demonio, interponiéndose en el camino de la heroína y su interés amoroso a elección. En un final, destruía el imperio, mientras que en otro, era asesinado por la espada que se materializaría del cuerpo de Lilia. En el caos que seguía, Aileen fallecía.

A veces, los rayos de luz que emitía Claude la quemaban hasta los huesos al convertirse en el rey demonio y, otras veces, era ofrecida como un sacrificio ritual para resucitarlo. También había veces en que su muerte sólo era narrada en un corto párrafo, como un personaje terciario cualquiera. Por lo general, era tratada como un personaje insignificante durante la mayor parte del juego. Las apariciones más importantes de Aileen ocurrían durante los eventos que llevaban al rompimiento de su compromiso; a partir de ese momento, quedaba bastante claro que el personal no había considerado que valiera la pena el esfuerzo de revisar su personaje en detalle.

Bueno, claro, no es probable que los jugadores se quejen si la matan, ¡pero vamos…!

Siendo ella ese personaje que está programado para ser asesinado, eso es simplemente inaceptable. El destino de Aileen es sumamente trágico. Incluso si la forma en que se comportaba era problemática.

Sin embargo, casi no había hecho nada que justificara la muerte y, en realidad, la idea de que una sola persona fuera la raíz de todos los males solo era plausible en un juego.

Al llegar a esa conclusión, la conciencia de Aileen regresa. Puede escuchar voces.

—Entonces, ¿por qué se preocupa personalmente por una chica humana, mi rey?

—Por ninguna razón en particular.

—Bueno, por mi parte, creo que es algo bueno. Cualquier príncipe que se precie debería ser amable con las damas.

Hay tres voces, todas masculinas.

Si mal no recuerdo, tenía dos asistentes, uno demonio, el otro humano… Ambos eran bastante guapos en el juego…

Medio despierta, Aileen intenta aprovechar su conocimiento del juego para averiguar qué está sucediendo.

—No es necesario que el rey demonio salve a una simple humana. ¿Qué es esta charla sobre príncipes? No necesita un rango humano.

—Este hombre es el primer príncipe del Imperio Ellmeyer. Todavía no me rindo. ¡Algún día haré que se case con una chica digna y forme una familia amorosa!

—Keith… ¿Cuántas veces debo decirte que no pretendo hacer tal cosa?

Eso es; Keith es su asistente humano. Es amigo de la infancia del rey demonio, un joven de cabello castaño rizado, gafas y un comportamiento gentil. El rey demonio le salvó la vida una vez cuando eran niños y, aunque sus compatriotas humanos lo desprecian por ello, él sirve a Claude de todo corazón.

—Sin embargo, esta jovencita le propuso matrimonio, ¿no es así, amo? Los rumores sobre ella no son agradables, pero el hecho de que lo haya elegido a usted es admirable.

—Sin embargo, eso es lo único. Si desea tener a la mujer humana como mascota, mi rey, haré los preparativos necesarios, pero…

—No hay necesidad de eso, Beelzebuth.

Beelzebuth es su asistente demonio. Su cabello largo, perfectamente liso y su fría belleza de porcelana lo hacen parecer más un vampiro que un demonio. Es devoto del rey demonio y seguirá absolutamente cualquier orden que le dé Claude.

—Está bien, amo. Incluso si su reputación es un poco menos que ideal, en el momento en que puso un pie en este castillo, su destino fue decidido. La educaré desde cero y la convertiré en una novia adecuada para usted.

—Como te he estado diciendo, eso no será necesario, Keith.

—Entonces la prepararé para que la mantenga como mascota, mi rey.

— ¿Por qué insisten en que estemos juntos…?

—Bueno, claramente no siente disgusto por ella, mi señor. Antes, cayó un rayo porque estaba nervioso.

Mientras Beelzebuth habla, Aileen escucha que alguien se ahoga. Keith asiente.

—Sí, eso es correcto. Sus ataques de ira suelen causar un daño bastante significativo, con todos los terremotos, erupciones volcánicas y cosas por el estilo. Cuando realmente pierde los estribos, incluso se transforma en un dragón… No me deje atrás y se convierta en un demonio por completo, por favor.

Aparentemente, esos eran relámpagos de nerviosismo, no de ira. Aileen había asumido que tenían la intención de matarla.

Sintiéndose un poco aliviada, Aileen abre un poco los ojos. La vista que la recibe es exactamente lo que esperaba o, más bien, es como una de las escenas del juego.

Claude está sentado en una silla elegante, bebiendo té, mientras sus asistentes ofrecen sus pensamientos mientras están parados a ambos lados.

Este… es realmente el mundo de los juegos, ¿no?

Superó su sentimiento de sorpresa y ahora siente algo más cercano a la pura maravilla. Por supuesto, su supervivencia está actualmente en juego, por lo que no puede simplemente relajarse y permanecer impresionada.

—En cualquier caso, no pretendo nada por el estilo y, ella tampoco. Mira, vino con una espada. Quizás ha venido por orden de alguien o, incluso puede ser una trampa de algún tipo. De cualquier manera, será una molestia si se suicida aquí.

—Me han malinterpretado. Vine por voluntad propia.

Cuando habla, las ilustraciones del juego se mueven. Es como si la realidad misma se hubiera puesto en movimiento.

Los tres dirigen miradas diferentes a Aileen, quien actualmente está tumbada en el sofá. La de Keith es de preocupación, mientras que la de Beelzebuth es de clara cautela y hostilidad.

La mirada de Claude, sin embargo, parece completamente desprovista de emoción.

—Traje la espada para defensa personal. No pretendo hacerles daño.

— ¿Tienes algún delirio de derrotar a un demonio con ese juguete, niña?

Bufó Beelzebuth. Aileen ajusta su posición en el sofá, sentándose correctamente y le devuelve la sonrisa. Por el rabillo del ojo, también nota que la espada que trajo está apoyada en una esquina del sofá, su hoja aún desnuda.

—Odiaría morir sin oponer resistencia.

—Resistencia, ¿eh? La resistencia es buena. Que entretenido.

Esa noción evidentemente demoníaca hace que un escalofrío recorra su columna vertebral. Sin embargo, se lo guarda para sí misma y continúa con la cabeza en alto. Keith regaña al otro asistente.

—Suficiente de eso. ¿Qué sentido tiene aterrorizar a una joven humana? Lidiar con las secuelas sería un dolor de cabeza. Y con eso dicho, dama D’Autriche…

—Llámeme Aileen, joven Keith.

—Oh. Me conoce.

—Aprendí todo lo que pude sobre el príncipe Claude antes de venir.

Sería más exacto decir que lo recordaba, pero no planea contarles mucho. Posiblemente porque Claude no está interesado, ni siquiera parpadea.

En su forma de demonio, como un dragón, reina sobre toda la creación. Sin embargo, en su forma humana, no puede controlar perfectamente sus vastas reservas de magia y sus emociones provocan fenómenos sobrenaturales. Ya conocía el perfil de su personaje y aun así me tomó por sorpresa.

La ira de Claude conduce a erupciones volcánicas. Su dolor trae lluvias interminables. Cuando el corazón del rey demonio está inquieto, perturba la naturaleza misma.

Los demonios también están bajo la influencia de sus emociones. Por el momento, los demonios no atacan a los humanos porque él no tiene ninguna inclinación a atacarlos. Si los sentimientos de odio o ira hacia la humanidad lo llevan a despertar como el rey demonio, sin duda una gran cantidad de demonios causarían estragos de inmediato.

En el momento en que Claude despierta, se transformará en un dragón y abandonará su humanidad por completo.

Así es como se convierte en el jefe final del juego, matando a Aileen.

En otras palabras, si Aileen no quiere morir, tendrá que evitar que Claude se convierta en el jefe final.

Llegar a esa conclusión fue un asunto sencillo, pero presenta un nuevo problema.

¡Por alguna razón, no puedo recordar el contenido del evento del despertar del rey demonio…! ¡También hay algunos otros agujeros evidentes en mis recuerdos! De lo único que estoy segura es que se transforma justo antes del final. ¡No puedo creerlo! ¡Mi vida depende de esto!

Gracias a sus recuerdos poco confiables, Aileen no tiene idea de qué se debe hacer para evitar ese evento crítico en el que Claude despierta como el rey demonio. Habría estado bien si al menos hubiera logrado recordarlo a estas alturas, pero no podía soportar poner sus esperanzas en algo tan incierto cuando su vida está en juego. Y entonces se le ocurrió otro plan.

Anterior Índice Siguiente


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.