Hetero, La Dama Retornada y el Emperador Dragón

1°Arco Capítulo 29

— ¿Ni siquiera era consciente de eso…? Bueno, ¿qué haremos ahora?

— ¡Cierto! Pero en el momento en que se dé cuenta de sus sentimientos, ¡todo será mucho más interesante! ¡Definitivamente nos divertiremos!

—Por favor, no nos traten al emperador y a mí como a sus juguetes. —Gilles le dijo a sus dos caballeros, quienes la siguieron desde el patio.

Después de escucharla, Camila abrió los ojos como platos. —Giley, ¿no comprendes tu situación actual? No importa cuán poderosa seas, mientras estés aquí, serás considerado una enemiga, ¿sabes? ¡¡Tu único respaldo es el emperador!!

—Exactamente. Como subordinados, sólo estamos haciendo nuestro trabajo, el cual es fortalecer la posición de nuestra ama. Todo lo que tiene que hacer es mantener al emperador comiendo de la palma de su mano.

Esas brutales opiniones venían de nada menos que de sus propios subordinados…

Gilles se tambaleó hacia atrás. —Co-Comiendo de la palma de mi mano, ¿dices…?

—Sí, puede hacer eso, ¿verdad? ¿Su Majestad no debería ser más fácil de manejar que el marqués Beil?

—Estoy de acuerdo. Después de todo, con un emperador tan infantil todo lo que tienes que hacer es empujarlo hacia la cama y…

— ¡¿Qué intentan hacer que haga una niña de diez años?!

—No somos tan irrespetuosos de para tratarte como a una niña, Giley.

—Sí. Además, de esta forma, también le estaría haciendo un favor al emperador. No es como si a él le fuera a desagradar la idea. —El comentario despreocupado de Sieg le valió una mirada ofendida de parte de Gilles.

—Pu-Puede que eso sea cierto, pero el emperador y yo no estamos en ese tipo de relación…

—Este es sólo un consejo, pero… si no le gusta, no debería comer sus platillos.

— ¡Argh! ¡Pe-Pero es que…! ¡¡L-La comida no tiene la culpa, además es deliciosa; realmente deliciosa!!

—Tener ese tipo de actitud sólo hace que los hombres se hagan ilusiones. ¡Si realmente sólo quieres tener una relación sólo de nombre con el emperador, deberías rechazarlo por completo!

— ¿De verdad…? —Poco a poco Gilles comenzaba a sentir dudas…

Al verla así, Camila parpadeó perpleja. — ¿Aceptaste su comida sin ser consciente de esto? Eso también es sorprendente.

—No… ¿No está sólo reaccionando como lo haría cualquier chica de su edad? ¡Nos estamos volviendo locos pensando tanto en esto…!

—Pero aun así, ¡seguimos del lado de Giley! ¡Ese emperador también tiene la culpa! Usando una forma tan infantil de cortejar… Aunque usualmente simplemente mantendría la calma y no nos haría caso…

—Bu-Bueno, incluso con eso, esta es la primera vez que paso por este tipo de situación. Yo tampoco estoy muy segura de qué hacer. —Mientras Gilles decía eso, sus mejillas comenzaron a calentarse. Podía escuchar el canto de los pájaros debido al silencio.

De repente, Camila la abrazó por detrás. — ¡Aaaah! ¡Que adorable! ¡Giley es tan adorable!

—Entonces, resulta que todo lo que necesitaban era un pequeño empujoncito. Los dos están destinados a ser una pareja.

— ¡Y-Ya les dije que no se apresuren en saltar a conclusiones! ¡Es precisamente porque nos convertiremos en pareja que considero que el amor es innecesario! ¡De esa manera, si algún día Su Majestad cometiera un error no terminaría odiándolo!

Después de escuchar su declaración, Camila disminuyó el agarre de su abrazo. — ¿Realmente sólo eres una chica de diez años?

— ¿No la has estado tratando como a una hasta ahora…?

— ¡Sí, pero la forma en que se expresa es demasiado dura! Independientemente de la diferencia de edad, el emperador es un hombre maravilloso. ¿No sientes absolutamente nada hacia él? Como ¡kyaaa! ¡Que genial! ¿O algo así?

Gilles podía adivinar a lo que se refería… ya fuera puro optimismo; determinación para esforzarte al máximo; básicamente era esa sensación que tenías al enamorarte.

—Ya lo he experimentado lo suficiente como para saber que estoy mejor sin sentirlo.

— ¡Mentiras! ¡Es demasiado pronto para darse por vencido! ¡¿Sieg, de qué diablos está hablando?!

—No me preguntes a mí. Bueno, no sé los detalles, así que no quiero prejuzgar. No obstante, todavía es una niña, también el emperador. —Sieg de repente puso su mano sobre la cabeza de Gilles.

¿No dijeron que no me tratarían como a una niña pequeña? También fue por amor que terminé involucrándolos a ustedes…

Gilles se mordió los labios con pesar. Sí, el primer amor de Gilles no solo la abrumó por completo, sino que también arruinó todo lo que tenía. Esta vez no podía permitirse el lujo de cometer el mismo error.

— ¡Dama Gilles! ¡Dama Gilles! Es una emergencia… ¡Ay! —Sphere se asomó en el pasillo sólo para terminar tropezando y dándose un golpe en la frente. Camila fue a auxiliarla.

— ¡Ten más cuidado la próxima vez, Spherin! ¿No se supone que eres la tutora de Giley?

—Uh… Lo siento, tenía prisa…

El marqués Beil se estaba recuperando en la villa donde antes había vivido Sphere. El marqués todavía estaba bajo arresto domiciliario, pero ya se había presentado un documento oficial para transferir el título nobiliario a Sphere.

Sphere no se había negado a la decisión de Hadhiz, ni tratado de escapar de la gran responsabilidad que conllevaba convertirse en la próxima marquesa. Por el contrario, mientras trabajaba como tutora de Gilles, solicitó la ayuda de Hadhiz para encontrar un pretendiente. Debido a su solicitud, parecía ser que se había dado por vencida con Hadhiz. Mientras tomaban el té, le dijo a Gilles que no podría permitirse pedirle nada más a Hadhiz después de que este le perdonara la vida a su padre. Sin embargo, durante esa misma reunión fue cuando se hizo evidente que… la habilidad de Gilles para el bordado era poca o, más bien nula. Sphere gritó horrorizada al ver esto.

— ¡¿Qué hay del baile?! ¡¿La poesía?! ¡¿Modales?!

Sphere llegó a la conclusión general de que Gilles no podría sobrevivir en la realeza de esa manera. Aquello se volvía más convincente viniendo de Sphere. Después de todo, ella había experimentado de primera mano lo que era vivir en la corte imperial. Por lo tanto, se decidió que Sphere le enseñara a Gilles lo que realmente implicaba ser una dama.

No es de extrañar que Sphere a menudo escapara de sus estudios durante su infancia…

—Umm… Acaba de llegar una carta para la dama Gilles…

Después de recibir la carta de Sphere, Camila se la entregó a Gilles.

El sobre blanco tenía su nombre escrito con tinta azul oscura…. Aunque nadie debería saber que Gilles se encontraba actualmente en el imperio Rave y mucho menos en Beilburg. Se hacía evidente la razón por la que Sphere estaba tan alterada. Sobre todo por la familiar caligrafía. Dicha escritura le provocaba instantáneamente una premonición nauseabunda y desagradable.

Gilles rompió la carta y leyó su contenido. Era sólo una frase… pero esta la había dejado atónita. El sobre y la carta se resbalaron de sus manos.

— ¡¿Espera, Giley?! ¡¿Qué pasó?! ¡Cálmate! ¡¡Respira!!

—No, estoy bien… es sólo que… sólo quería escapar de la realidad por un momento.

—Hey, la carta se va a volar con el viento… ah.

—Vaya, vaya. Justo como pensaba. No se dará por vencido tan fácilmente.

Gilles se dio la vuelta hacia la dirección desde la que provenía la voz grave, la cual contenía el mismo toque de alegría que antes. Probablemente venía desde el jardín después de guardar todas las cosas del picnic.

Hadhiz sonreía mientras recogía la carta que había caído a sus pies. Era una sonrisa tan amenazadora que Gilles se quedó sin aliento.

—Vaya  príncipe más apasionado es este… Entonces, yo tampoco me dejaré vencer, ¿no estás de acuerdo mi princesa de amatista…?

—No… No creo que él se sienta así por mí…

—Muy bien, le preparemos una fiesta de bienvenida. Aceptaré su desafío, después de todo… ¡el amor es guerra! —Los ojos de Hadhiz no se reían en absoluto.

Gilles se agarró la cabeza. En su mente estaba moliendo a palos a su ex prometido.

¡¿Por qué no te das por vencido?! ¡¡¡Incluso me trataste como a una traidora y, sin embargo, aún te atreves a…!!!

Iré a traerte a casa.

La letra manuscrita de Gerald Der Kratos seguía siendo la misma de siempre, ya fuera ahora o en seis años en el futuro.

Anterior Índice Siguiente

1 comentario en “1°Arco Capítulo 29”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.