Hetero, Santa Omnipotente

2°acto: Pociones. Parte 3

—Estadísticas.

Sei Takanashi – Nivel 55 / Santa

HP: 4.867 / 4.867

MP: 5,867 / 6,067

Habilidades activas

  • Magia Sagrada: Nivel ∞

Habilidades de producción

  • Farmacéutica: Nivel 21

En los tres meses transcurridos desde mi invocación, había llevado mi habilidad farmacéutica hasta el nivel 21 simplemente haciendo pociones. La calidad de tu trabajo subía cada diez niveles, por lo que ahora podía hacer pociones de HP de alta calidad. Pero seguía equivocándome mucho y, debido a que las pociones de alta calidad requerían el uso de una gran cantidad de hierbas raras, no estaba autorizada a prepararlas por mi cuenta. Sólo había hecho tres desde que pasé del nivel 20.

Sin embargo, había muy pocas personas que pudieran hacer pociones de alta calidad, así que era un logro en sí mismo que pudiera. Aparentemente, hasta que llegué, nadie en el instituto de investigación tenía la capacidad. Antes, siempre que necesitaban esas pociones para investigar, tenían que hacer un pedido desde otro lugar. Ahora que podía producirlas en el instituto, todos estaban tremendamente complacidos con todo el tiempo y los fondos que íbamos a ahorrar.

Estaba feliz de poder ayudar. Después de todo, para subir de nivel tu habilidad farmacéutica, necesitabas hacer más pociones. Normalmente, la cantidad de pociones que podías hacer en un día era limitada, ya que tenías que gastar PM (ya saben, poder mágico) para hacerlo y, por lo tanto, terminarías agotándolo. Por lo tanto, tomaba una cantidad considerable de tiempo subir de nivel. ¿Pero yo?

—Una vez más, hoy te las has arreglado para preparar una cantidad notable de pociones, —dijo Jude.

— ¿De verdad?

—Sí. Es bastante inusual poder producir más de diez pociones de calidad media en un sólo día.

Nos tomamos un momento para mirar mi larga, larga lista de pociones de HP de calidad media ordenadas en el estante. Al igual que mis pociones de baja calidad, eran uniformemente un cincuenta por ciento más efectivas que las pociones de cualquier otro.

Según nuestro investigador en jefe, Johan, mi extraña habilidad podría incluso llevar a que mis pociones de calidad media fueran más efectivas que las de alta calidad.

Jude y yo seguíamos trabajando día y noche para tratar de encontrar la razón de mis creaciones anormales. Ni siquiera ahora, teníamos ni idea, así que comenzamos a pedir a otros investigadores que inspeccionaran mis pociones, con la esperanza de que encontraran algo que nosotros habíamos pasado por alto. Les pedimos a diferentes personas que analizaran diferentes elementos específicos, como mi proceso de elaboración o los resultados mismos. Mientras tanto, yo seguía haciendo pociones y sólo pociones. Todo el día, todos los días.

Una tarde, justo cuando estaba terminando la última de unas ciento cincuenta pociones de baja calidad que había hecho ese día, Jude se me acercó.

—Espera, ¿todavía las estás haciendo?

— ¿Qué quieres decir? —Le pregunté.

Fue entonces cuando finalmente supe que había un número promedio de pociones que cualquiera podía hacer en un día determinado, lo que supuse tenía sentido, con el problema del MP finito. Sin mencionar que la cantidad de magia necesaria para imbuir adecuadamente una poción aumentaba con su calidad. En promedio, los médicos, quienes se especializaban en brebajes, podían hacer cien pociones de baja calidad o alrededor de diez pociones de calidad media al día. Los investigadores promediaban un poco menos.

Era cierto que la producción de pociones hacía que mi MP disminuyera, pero era en una cantidad tan insignificante que realmente no me fijaba en ello.

Cuando dije eso, Jude se preguntó si realmente estaba imbuyendo mis pociones o no, pero cuando revisé mis estadísticas, mi MP disminuía. Además, si no las imbuyera con magia, sólo terminaría con una sopa de hierbas hervida.

Finalmente, Johan me dio instrucciones de priorizar el perfeccionar mis habilidades, así que volví a hacer pociones como de costumbre. Pero… parecía que me había dejado llevar. Terminé preparando más pociones de las que podíamos usar en las investigaciones, así que terminamos con un excedente significativo.

Ahora teníamos un stock tan amplio que podríamos sacar un buen dinero si las vendiéramos en el mercado. Desafortunadamente, dado que mis pociones eran un cincuenta por ciento más efectivas que las normales, me dijeron que podríamos crear algunos problemas si tratábamos de venderlas todas. Estábamos estancados con el exceso de existencias.

—Uf. Hoy también hiciste una tonelada. Johan se va a enfadar.

—Una vez que me concentro, sigo olvidándome de contar cuántas ya he hecho, —me disculpé. Esta era una mentira piadosa. Mi objetivo era alcanzar un nivel lo suficientemente alto como para poder comenzar a producir pociones de HP de alta calidad sin ninguna restricción y para eso, bueno, necesitaba hacer más pociones.

Es posible que esta ambición ya haya causado algunos problemas. Justo el otro día, Johan se quejó de que nos estábamos quedando sin hierbas ya que yo seguía gastando lo que cosechábamos del jardín.

No me gustaba que me gritaran, así que se me ocurrió la brillante idea de esconder el suministro extra de hoy en mi habitación. Sin embargo, justo cuando me colé para sacar algunas de las nuevas pociones del día del gabinete de almacenamiento, la puerta del instituto se abrió de golpe.

Cuando me volteé, vi a un soldado respirando con dificultad.

— ¿Dónde está el investigador en jefe? —Gritó el soldado mientras entraba tambaleándose en el instituto de investigación.

Sin decir palabra, señalé la oficina de Johan y el hombre se precipitó hacia ella.

¿Qué demonios?

Unos momentos después, Johan y el soldado salieron apresuradamente.

—Tenemos una emergencia. Reúna todas las pociones de recuperación, hasta la última. —Johan, que siempre lucía una sonrisa imperturbable en su rostro, parecía conmocionado al dar la orden.

— ¿Qué pasó? —Preguntó un investigador que estaba cerca.

—Los caballeros de la Tercera Orden acaban de regresar del bosque Ghoshe. Fueron atacados por una salamandra. Muchos resultaron heridos y no tienen suficientes suministros curativos.

La Tercera Orden había sido enviada al bosque al oeste de la capital en una expedición para matar monstruos. Aparentemente, habían sufrido bajas terribles y ahora necesitaban nuestra ayuda.

Entre empujones y apurones, todos vaciaron sus cajones y estantes de pociones, depositando sus suministros en el escritorio más cercano a la entrada. Jude y yo también trajimos montones del armario de almacenamiento.

— ¡¿Tienen tantas?! —El soldado no pudo evitar mirar el mar de viales en constante crecimiento sobre el escritorio.

Bueno, recientemente se han estado acumulando.

Una vez que vaciamos el gabinete, recordé las pociones de HP de alta calidad escondidas en mi habitación y corrí a buscarlas. Cuando regresé, parecía que nuestra área de trabajo había sido vaciada y el siguiente trabajo era cargar la carreta que esperaba afuera de la puerta.

—Algunos de ustedes van con ellos. —Siguiendo las instrucciones de Johan, los investigadores más cercanos a la puerta subieron al carro.

Con las pociones de alta calidad en mano, también salté a la carreta. El caballo se puso en marcha a paso rápido y no hubo nada que hacer más que esperar.

— ¿Entonces hay dragones en el bosque Ghoshe? —Le pregunté a Jude a mi lado.

— ¿Dragones? No, nada de eso.

— ¿Pero no es una salamandra una especie de dragón violento?

— ¿Eh? No exactamente. Una salamandra es sólo un lagarto que escupe fuego.

¿No era eso más o menos lo mismo? No podía quitarme de la cabeza la imagen de un gran dragón llameante.

—No puedo creer que un lagarto pueda causar tanto daño.

—Bueno, es un lagarto bastante grande. También es increíblemente rápido. Puede que no sea un dragón genuino, pero sigue siendo un monstruo de alto nivel.

—Ya veo. —Con la descripción de Jude, mi imagen mental de una salamandra cambió a algo así como un dragón de Cómodo de diez metros.

En cualquier caso, dado que esta criatura podía respirar fuego y moverse a gran velocidad, estaba absolutamente segura de que si alguna vez tenía que enfrentarme a uno… me congelaría en el acto y abandonaría toda esperanza de sobrevivir.

Ni siquiera podía imaginar lo aterrador que era para los caballeros tener que luchar contra un monstruo tan poderoso. Por fin, el carro se detuvo frente a un edificio en un rincón lejano de los terrenos del palacio real.

Un campo de batalla nos esperaba adentro.

—Qué horrible… —Murmuré.

Jude guardó silencio.

Normalmente, esta era una sala de recepción, pero ahora estaba llena de personas gravemente heridas repartidas por el piso mientras médicos y enfermeras corrían entre ellos. Los gemidos de las víctimas heridas por la salamandra inundaban el ambiente.

Desde la siniestra cacofonía, escuché a un médico gritar.

— ¡¿Ya están aquí esas pociones?!

Hasta este momento, había sido tan despreocupada por vivir en el palacio, luego en el instituto y con mi meticulosa elaboración de pociones. Ahora, mi mente se detuvo y me quedé clavada en mi lugar, estupefacta por el horror.

Johan, quien nos había hecho entrar, aplaudió.

— ¡Distribuyan las pociones! ¡Ustedes dos, allá! Jude y Sei, entréguenlas por ese lado.

— ¡Sí, señor! —Dijimos al unísono.

Cogí un montón de pociones y comencé a pasarlas a los médicos. Estos estaban posicionados junto a los heridos más graves y, en el momento en que les entregaba un frasco, administraban el contenido a sus pacientes.

Debido a la escasez, los médicos comenzaban a darles pociones de HP de baja calidad a los heridos graves. Los caballeros heridos habrían podido recuperarse por completo con pociones de HP de calidad media, pero sin suficientes a la mano, los médicos sabían que peor era nada. Por ahora, tenían que estabilizar a los que estaban al borde de la muerte.

— ¡¿Qué demonios?! —Una médica gritó sorprendida.

Acababa de aplicar una poción a su paciente, cuya piel había sido destrozada por las garras de la salamandra y cuya respiración era errática. Sin embargo, ahora las heridas de su paciente habían desaparecido por completo. Sus ojos se abrieron de par en par cuando su dolor se desvaneció y, revisaron su cuerpo con cuidado. Todo rasguño se había ido; incluso el color había vuelto a su rostro.

—Esa era una poción de baja calidad, ¿no? —La médica levantó el vial vacío para inspeccionarlo.

Era difícil discernir la calidad de una poción una vez que ya se había usado. Sabía lo que estaba pasando, pero me lo guardé para mí misma. De hecho, la médica había usado una poción de HP de baja calidad, pero no era una cualquiera, era una de las que yo había hecho. En otras palabras, era un cincuenta por ciento más eficaz y por lo tanto se comportaba como una poción de calidad media.

Me escabullí para repartir más pociones antes de que la médica pudiera preguntarme algo más. Mientras avanzaba, escuché a otros médicos y enfermeras expresar su desconcierto, pero hice todo lo posible por mantener la cabeza gacha.

En estos momentos, estaba concentrada en llevar mis pociones a las manos de quienes las necesitaban.

— ¿Tenemos pociones de HP de alta calidad? —Alguien llamó desde el fondo de la habitación.

Miré en la dirección de la voz para encontrar un grupo de médicos y caballeros.

¿Fueron ellos los que llamaron hace un momento?

Todavía tenía una poción de calidad media, así que me apresuré en llevárselas. A medida que me acercaba, escuché más sobre su debate nervioso.

—Esto será un desafío incluso con una poción de alta calidad. ¿No hay nadie que pueda usar magia curativa?

—Incluso si pudieran, tendrían que tener al menos nivel 4.

— ¿Y la Santa? ¿No puede usar magia curativa de nivel 4?

—El príncipe Kyle nos prohibió someter a la Santa a escenas tan horribles, —se disculpó un funcionario.

— ¿Qué? ¡Eso es absurdo! —Espetó un caballero.

Por Kyle, se referían al príncipe heredero pelirrojo y grosero que parecía que se iba a quedar calvo en el futuro.

Lo admito, las heridas de los pacientes graves eran horribles de contemplar sin nada que lo censurara. Tenía una relativa tolerancia por ver películas de terror, pero la escena no era fácil de contemplar. Hice lo mejor que pude para desviar la mirada mientras repartía mis pociones. Sin embargo, la dulce Aira se habría desmayado al ver algo como esto.

El caballero que arremetió contra el oficial era sin duda un amigo del paciente en necesidad. No podía discernir la gravedad de sus heridas debido a la multitud, pero claramente estaban en un estado horrible si ni siquiera una poción de HP de alta calidad garantizaría su recuperación.

Una vez que estuve cerca, me di cuenta de que Johan estaba entre los reunidos. Cuando se fijó en mí, dijo:

— ¡Sei! ¿Tenemos pociones de HP de alta calidad? Si es así, ¡dásela al comandante!

Cuando me volteé en dirección a la persona que había hablado, los médicos y las enfermeras empezaron a moverse rápidamente.

Parecía que el estado del paciente había empeorado repentinamente. Me abrí paso entre la multitud para acercármeles.

Al llegar hasta ellos, descubrí que la mitad superior derecha del cuerpo del paciente estaba chamuscada. También estaba cubierto de profundas heridas, incluida una tan amplia que seguramente era un milagro que todavía estuviera vivo. Su respiración entrecortada comenzaba a debilitarse.

— ¡Háganse a un lado! —Pasé junto a un médico para ver más de cerca al herido. Claramente, no le quedaba mucho más tiempo en este mundo. Rápidamente extraje una de las pociones de HP de alta calidad que había metido en el bolsillo de mi delantal, le quité el corcho y se la llevé a los labios.

— ¡Bebe! —Supliqué.

Lento pero seguro, sus labios ennegrecidos se separaron y comenzó a beber. Todos, médicos, enfermeras, caballeros y funcionarios, miraban conteniendo la respiración.

No sé cuánto tiempo tomó, este se detuvo para mí, pero una vez que el paciente se terminó todo el vial, su cabeza cayó hacia atrás sobre la almohada. En ese momento, poco a poco, su piel carbonizada se comenzó a despegar y descascarar, revelando una piel perfectamente sana. Su respiración se relajó, no se detuvo, como había temido; en cambio, cayó en un dulce sueño.

Suspiré aliviada por el estrés de la situación y escuché como estallaban vítores a mí alrededor.

Anterior Indice Siguiente


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .