Soñemos Juntas, Yuri

Capítulo 20

Hokage Aya se despertó repentinamente, sentándose letárgicamente en la cama. El sol de la tarde había calentado la habitación hasta el punto de que estaba sudando, pero a pesar de eso, no fue un despertar tan desagradable.

El sueño que había tenido era extraño. Estaba en una amplia sala con muchas otras personas, incapaz de conciliar el sueño aunque lo intentara. Mientras daba vueltas y vueltas como si tuviera pesadillas, a pesar de que ya estaba en un sueño, de repente le quitaron las sabanas y la echaron fuera… ¿Fue el susto lo que la despertó? Con sus vagos recuerdos cada vez más difuminados, pronto fue incapaz de recordar.

Se puso de pie para ir a lavarse la cara y salió al pasillo. Pasó por la habitación de Saya, pero no había ni rastro de su hermana menor. Ahora que lo pensaba, sentía que tenía un vago recuerdo de haber visto el rostro de su hermana en ese sueño. Parecía que se estaba divirtiendo. La forma en que había estado creando un motín mientras su hermana era atormentada por pesadillas, era un poco frustrante, pero… había sido completamente diferente de la habitual impresión taciturna que daba.

Al bajar al primer piso, se lavó la cara en el baño. A pesar de que no había estado dormida por mucho tiempo, su cabeza estaba más despejada de lo que había estado en mucho tiempo. En su camino de regreso a su habitación, miró hacia la entrada. Los zapatos de Saya no estaban. Ahora que lo pensaba, esta había dicho algo sobre ir a ver a una amiga.

La alegre risa de la Saya del sueño volvió a su mente. Había sido una impresión sorprendente, pero tal vez así actuaba cuando estaba con sus amigas.

Aya se puso un par de sandalias y abrió la puerta principal. La mezcla de violeta y carmesí creada por el sol poniente era hermosa y, durante un tiempo permaneció cautivada por ella. Una tarde tranquila se había asentado sobre la ciudad. Detrás de Aya, se escuchó un sonido desde la casa. Aparentemente, sus padres también se habían despertado.

Me pregunto si volverá para la cena. De pie en el vestíbulo, Aya buscó inconscientemente a Saya mientras observaba la ciudad en el crepúsculo.

~❀❀❀~

En el dormitorio de Camas y Colchones Sakaimori, tres personas recuperaron la conciencia simultáneamente.

Habían estado sentados juntas en el sofá y se durmieron… O, se sentía más como si hubieran tenido un lapsus momentáneo de inconsciencia. Aunque estaban sorprendidas por la breve brecha en sus recuerdos, las tres se dieron cuenta. Por primera vez en mucho tiempo, habían podido dormir sin resistencia alguna.

¿Lo habían logrado? ¿Saya y Hitsuji habían derrotado a los Suiju y recuperado el sueño que le habían robado?

Las tres se miraron entre sí, asintieron con la cabeza y se apoyaron en el sofá nuevamente. Con Ran en el centro, Kaede y Midori inclinaron la cabeza contra ella. Cerrando los ojos, se volvieron a dormir, esta vez por voluntad propia. No era rival para el poder de Hitsuji, pero la sensación de seguridad de tener a sus compañeras cerca las conducía constantemente hacia el sueño.

Todavía no sabían cómo sería ahora la tierra de los sueños. Sin embargo, si Saya y Hitsuji todavía estaban allí, tenían que ir a buscarlas.

Patrones centelleantes bailaban en la oscuridad detrás de sus párpados. A medida que se sumergían más profundamente en el sueño, esos patrones se transformaron gradualmente en el cielo estrellado de la tierra de los sueños.

~❀❀❀~

Desperté en la cama. El silencio reinaba al otro lado de las ventanas con cortinas y la oscuridad total sumergía la habitación.

Extendiendo la mano, palpé a mi lado; cuando mis dedos tocaron un cuerpo tibio, me sentí aliviada.

Todavía no sabía a qué tipo de lugar habíamos llegado al viajar entre la tierra de la vigilia y la tierra de los sueños, pero por ahora, no podía sentir ningún Suiju.

Sus ojos se abrieron y pude sentir que comenzaba a moverse.

—Buenas…

—Buenos días.

Incluso si no podía verla, sabía que había sonreído. Sus ojos brillaron, reflejando la pequeña luz que brillaba a través de las cortinas. Como si una bestia en forma humana yaciera allí.

Anterior Índice


 

1 comentario en “Capítulo 20”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.