Hetero, La Dama Retornada y el Emperador Dragón

1°Arco Capítulo 18

— ¡Vamos, vamos, no llores! Este joven de aquí puede parecer desagradable y grosero, ¡pero en realidad es sólo un gran tsundere! ¡Sólo está fingiendo!

—Oye, te lo advierto travesti, en serio voy a cortártelo y tirarlo.

— ¡Uf! ¡Si no te callas, te llenaré de agujeros, como una colmena!

—Ooh, ¿y cómo vas a lograr eso? ¿Olvidaste que tienes las manos atadas?

— ¡Lo mismo se aplica a ti, fanático de la guerra!

Gilles estaba asombrada por los dos que habían comenzado a pelear tan pronto como pudieron, un rasgo que habían conservado hasta seis años después. Levantó el rostro, ya no lloraba.

A partir de ahora, no eran sus subordinados, como tal, no podía simplemente darles órdenes.

Era importante señalar que Sphere estaba muy asustada.

—Por favor, deténganse los dos. Están asustando a la dama Sphere.

— ¿A quién le importa? ¡Los niños deberían quedarse callados!

Gilles se puso de pie y se liberó de sus ataduras. La única forma de discutir con estos dos era demostrando su fuerza.

Como era de esperarse, el almacén se sumió en el silencio.

—Primero, intercambiemos información.

—Oye, ¿¡qué estás diciendo con una expresión tan genial!? ¿¡Que acabas de hacer!? ¿¡Un truco de magia!?

—Parece que posees magia. Espera, ¿eres de Kratos?

Gilles asintió ante la tranquila Camila.

En el imperio Rave, los usuarios de magia eran raros. El imperio estaba habitado principalmente por dragones. Por lo tanto, era fácil llegar a la conclusión de que era de Kratos.

—Oye, es posible que este chico sea…

— ¿Ustedes dos son soldados de la división norte?

Mirando a Sieg y Camila y, a sus siempre deslumbrante uniformes militares, Gilles buscó una confirmación.

—Así es. No somos impostores. Como pensaba, ¿la intención de esta conmoción es causar problemas a la división norte?

—Creo que sí. El enemigo se infiltró simulando ser los soldados de la división norte, ocupó el puerto naval y tomó como rehén a la hija del marqués Beil. La dama Sphere misma puede confirmarlo.

Cuando Gilles dirigió su atención a Sphere, vio que esta ya había recuperado algo de su calma.

—S-Sí… De verdad soy Sphere de Beil…

—La hija del marqués Beil, quien se opone a la división norte, fue secuestrada por el enemigo en un puerto naval custodiado por la división norte. ¡Oh, suena planeado!

— ¿Pla-Planeado…? En primer lugar, es esa chica de Kratos quien los guió hasta aquí…

—Pero ahí es también donde comienzan las contradicciones. El enemigo está buscando a la niña que supuestamente los comanda. Al principio, las palabras del guardia sonaban plausibles, pero cuando lo piensas mejor…

— ¿Qu-Qué quieres decir?

—Uh…

Antes de que pudiera responder, un soldado vigía que yacía en el suelo se sentó. Finalmente estaba recuperando la conciencia.

—Eh, ¿dónde…? ¿¡Dónde está esa chica!? ¿¡Por qué estoy en ropa interior!?

—Justo a tiempo, señor vigía, ¿se acuerda de nosotros?

—Ah, si no me equivoco, ustedes escucharon el alboroto y vinieron a salvarme…

Gilles se interpuso entre él y Sphere para que no pudiera verle el rostro.

—Uhh, entonces, ¿qué están insinuando? ¿Los mercenarios que nos encerraron aquí están buscando a esa chica…?

—Si lo piensan, es bastante simple. Los mercenarios se disfrazaron de soldados de la división norte y luego vinieron aquí. Tomaron como rehén a la hija del marqués Beil y la mantuvieron en el puerto naval. De esa forma, el ejército privado del marqués Beil podría movilizarse. Incluso una dama como usted debe saber cómo se manejan las cosas en el campo de batalla.

— ¿Puede ser que contrajeras una enfermedad que te hace explicarlo todo…?

—Entonces, una vez que el ejército privado del marqués Beil se las arregle para derrotar a los mercenarios, ¿pueden adivinar qué sucederá después? La división norte será considerada como inútil y será removida de Beilburg. Además, si le echan toda la culpa a la niña traída por el emperador, serán capaces de arrastrar a Su Majestad en todo esto. En resumen, no sólo quedaría como el error de la división norte, sino que también del emperador. De esa forma, este lugar quedaría bajo el mando del marqués Beil hasta el día de su muerte.

Sphere palideció de inmediato. Sieg resopló.

—Debe considerar a su hija como un sacrificio necesario. Sin duda eso es lo que sucede dentro del cerebro del señor aristócrata, me enferma infinitamente…

—Probablemente así sea. Pero parece que alguien se dio cuenta del plan del enemigo. Cuando llegamos con el señor vigía después de escuchar gritos, la niña ya no estaba en la sala de confinamiento. El enemigo también tenía prisa por localizarla, ¿verdad?

—Sí, me preguntaron muchas veces por su paradero. Entonces, cuando volví a abrir los ojos, ya me encontraba en este estado…

Gilles extendió su chaqueta, mientras el vigía se rascaba la cabeza.

Camila se encogió de hombros.

—Entonces, sin lugar a dudas, la chica no los guió hasta aquí, eso fue una mentira del enemigo. Difundieron información falsa. La verdadera pregunta es, al incriminar a esa chica, ¿quién se beneficiaría más de esta situación?

—Mi padre…

Murmuró Sphere en estado de shock.

—Buena conclusión.

Sieg golpeó a Camila con la punta de su zapato. Camila sólo se rió. El soldado vigía parpadeó varias veces.

—Esperen un minuto. En resumen, ¿también están inculpando a la división norte?

—La seguridad de hoy era demasiado pobre. El escuadrón de ese hijo de noble probablemente también haya sido sobornado. Los que quedábamos éramos los que no poseíamos respaldo; esto no puede ser un mero accidente.

—Ahora están desesperados por encontrar a la niña desaparecida. Si logran capturarla, tendrá suerte si termina confinada con nosotros, pero… es probable que la maten… Después de todo, no hay razón para mantenerla con vida…

El vigía asintió ante las palabras de Sieg y Camilla. Sentándose, Sieg murmuró.

—Nuestra única posibilidad de sobrevivir es aprovechar la confusión que ha creado el ejército del marqués Beil para huir del reino.

—Pe-Pero, ¿no deberíamos decirle al emperador sobre lo que sucede?

—Eso no tendría sentido. Señor vigía, usted también es un plebeyo como nosotros, ¿verdad? ¿Quién nos escucharía? Sin mencionar que somos de la división norte.

—É-Él me escuchará…

Sieg y Camila se voltearon hacia Sphere. Parecían dudar de sus privilegios a pesar de que era una aristócrata. Incluso el soldado vigía, que parecía ser una persona humilde, la miraba ansiosamente.

—Sin embargo, no le prestaremos nuestra ayuda, mi dama. No quisiera decir esto, pero en este tipo de situaciones, preferimos priorizar nuestra propia supervivencia.

—N-No me refería a eso… Todos ustedes, por favor vayan a esconderse en algún lugar… Si esta ciudad no es segura, por favor escapen al extranjero… Y-Yo soy la compañera del té del emperador, estaré bien…

Les explicó a las tres personas sorprendidas.

—No debería ser asesinada tan fácilmente, más aún si no pueden encontrar a la supuesta chica espía… Necesitarán mi testimonio, porque soy la víctima. De alguna manera, encontraré la forma de que la verdad llegue a Su Majestad. Su Majestad no se limitaría a hacer la vista gorda ante este tipo de cosas.

— ¿Pero cómo se encargaría de su padre anti división norte? No puede, ¿verdad? Entonces sería como cortarle la cola a una lagartija, le volvería a crecer.

—Si hablamos como es debido con Su Majestad, estoy segura de que lo entenderá. Nadie ha intentado hablar con él todavía. Le haré saber que ninguno de ustedes ha cometido ningún delito. Así que por favor escapen, déjenme aquí.

Sphere sonrió, todos sabían que se estaba forzando.

Sieg y Camilla suspiraron. El soldado vigía también estaba consternado.

Después de todo, Sphere les había dicho que huyeran y la dejaran atrás.

Anterior Indice Siguiente


1 comentario en “1°Arco Capítulo 18”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.