cuidado con esa villana, Hetero

Prólogo: La elegante vida diaria de una villana.

7:30 A.M.

Yo, Melissa Podebrat, hija del duque Podebrat, desperté por el canto de las aves al otro lado de la ventana. Una sirvienta llamó a mi puerta y yo le di permiso para entrar. Cuando lo hizo, yo seguía tendida en mi cama. La sirvienta preparó un lujoso baño para mí.

8:00 A.M.

Salí del cuarto de baño para secarme el cabello. Después de quedar completamente limpia, me puse un atuendo simple y salí de mi habitación para ir a desayunar.

El duque de Podebrat había ordenado que el desayuno se debía comer con la familia. Esto no se debía a que fuéramos una familia unida, sino que simplemente para informarnos de nuestra supervivencia incluso cuando nos encontrábamos en casa. Este era un anticuado método de crianza.

Cuando entré en el elegante comedor, vi un plato de sopa caliente, pan tostado, un filete, huevos revueltos y otros deliciosos platillos en la hermosa mesa de comedor.

—Llegas tarde, Melissa.

—Siempre llego tarde.

El hombre de mediana edad que me miró en el momento en que entré al comedor era mi padre. Era duque y emisario oficial de la corona. Había heredé mis rasgos fieros de él.

Sonreí suavemente y me senté a desayunar con el duque. Mirando a mí alrededor, me di cuenta que sólo el duque y yo estábamos presentes para el desayuno.

— ¿Dónde está su amigo de cabello blanco que comparte la misma sangre que yo? ¿Se le terminó la suerte y finalmente murió?

—Si estás hablando de Jake, volvió a salir. Tiene una misión de la que encargarse.

Ja, ja. Es un niño enérgico. Parece que ha olvidado dónde está su hogar. Remuévalo de la familia Podebrat si alguna vez regresa.

Jake Podebrat. Mi hermano menor en este mundo y era extremadamente problemático.

Agarré un trozo de pan blanco de la panera y me lo metí en la boca. A pesar de mi actuar grosero, seguía sintiéndome bastante elegante.

—Él es mi único heredero.

Observé al duque mientras este cortaba cuidadosamente el pan en trozos pequeños con un cuchillo y luego se los comía con un tenedor.

Respondí con cuidado.

— ¿No soy también una Podebrat? ¿No puedo yo también heredar su título nobiliario? Sólo vine porque temía que el duque se sintiera solo.

—Eres una mujer…

—Si el duque y Jake desaparecieran, podría heredar su título incluso siendo una mujer. Como parece que el duque no se siente solo, debería irme.

Sonreí y bajé gentilmente el pan en mi mano. Me incliné con gracia ante él antes de irme. El duque tenía una expresión de asombro en su rostro cuando me di vuelta para irme, pero eso no me importó.

Ja, ja, hablaría con este bloque de hielo más tarde.

10:00 A.M.

Estaba sentada frente a un lujoso escritorio de caoba, con una pluma estilográfica cara y un papel perfumado frente a mí. Hoy quiero escribir una carta de amor que esté llena de sinceridad para cierta persona.

Mi amado príncipe…

La pluma estilográfica hacia un sonido agradable al deslizarse sobre el papel mientras intentaba escribir en letras cursivas.

El hombre al que le escribía no era otro más que Ian Vasilos, el príncipe heredero de este imperio. Era un joven de cabello negro y una apariencia hermosa. Me habían comprometido con él cuando era pequeña y actualmente, todavía era su prometida. Nuestro compromiso se había formado simplemente por razones políticas.

Hola, Su Alteza, ¿cómo está? Espero que esté bien. Aunque el verano está llegando a su fin, las flores siguen floreciendo maravillosamente y los pájaros todavía cantan alegremente…

Él era el hombre que Melissa amaba con sinceridad.

Hoy quiero decirle la verdad.

Ya había escrito la siguiente oración una docena de veces, pero aun así, las escribí con gran cuidado y esmero.

Por favor, rompa nuestro compromiso.

¡Qué bien! Hoy, la palabra por favor me había quedado especialmente hermosa.

Como esto es muy importante, lo volveré a escribir. Le pido sinceramente que rompa nuestro compromiso. Traté de soportarlo, pero ya no puedo hacerlo más. Cuando me envía flores, siempre tienen el nombre de otra mujer escrito en la tarjeta. Tenga cuidado de no entregar el regalo equivocado a la mujer equivocada. No quiero saber ni me importa con quién pasa las noches. Por favor, rompamos nuestro compromiso. Sé que no le gusto, ¿por qué está siendo tan terco? Rompamos nuestro compromiso pacíficamente. Si realmente quiere el respaldo de un duque, puede casarse con Jake. Incluso estoy dispuesta a apoyar activamente su matrimonio con él.

Oh, estaba tan emocionada que accidentalmente también había escrito la última parte. ¡Sin embargo, mi letra era hermosa, como se esperaba de la hija de un duque!

Con una sonrisa orgullosa en mi rostro, doblé la carta cuidadosamente y se la entregué a Yona, mi sirvienta. La expresión de Yona se tensó ligeramente cuando tomó la carta.

¿Por qué tenía esa expresión en su rostro? Parecía bastante sorprendida de que escribiera una carta.

—Pensé que irrumpiría directamente en el palacio imperial y le exigiría al príncipe heredero que rompiera su compromiso.

Fingí no escuchar las acusaciones de la arrogante sirvienta.

Él era el príncipe heredero y yo no era más que la hija de un duque. Necesitaba que él anulara nuestro compromiso porque no podía simplemente anular el compromiso yo misma. Si se negaba a anularlo, entonces tendría que recurrir a métodos aún más drásticos. La sirvienta finalmente se fue a entregar la carta.

Había trabajado duro.

1:00 P.M.

Salí a caminar con lo único que amaba en este mundo.

—Liev, hoy hace buen tiempo, ¿no?

— ¡Guau!

Ja, ja, nuestro Liev era un perro muy amable.

Liev era un perro grande con un cuerpo oscuro y musculoso. Era del tamaño de un hombre adulto cuando se paraba sobre sus patas traseras. También era mi lindo hijito y lo amaba mucho, pero no era el perro más brillante.

— ¡Oh, Liev! ¿Cómo podemos vivir en un mundo tan duro y peligroso cuando somos tan gentiles y amables…?

Liev sacudió la cabeza suavemente y sacó la lengua cuando comenzó a jadear; su enorme cola se movía juguetonamente detrás de él.

—Hagamos un entrenamiento especial el día de hoy.

Tiré el frisbee en mi mano con gracia hasta que se alejó dos metros y medio y, entonces, el disco aterrizó con un sonido.

En mi vida anterior, podía lanzar el frisbee a más de veinte metros.

—Tráemelo de vuelta.

Liev corrió tras el frisbee tan pronto como le dije que me lo trajera. Liev parecía una bestia con ojos dorados mientras corría por el patio. La gente en el jardín gritaba en cuanto lo veían pasar corriendo junto a ellos. Liev había sorprendido tanto a uno de los jardineros que accidentalmente cortó por la mitad el bonsái favorito del duque.

Mi hijo ciertamente parecía aterrador, pero…

Poco después, Liev corrió hacia mí con el frisbee en la boca.

—Ah, buen chico.

Tomé el frisbee de su boca y le rasqué la barbilla. El frisbee estaba cubierto por la saliva y las marcas de dientes de Liev.

Ese tacaño príncipe heredero, Ian Vasilios.

El acosador, Jake Podebrat.

El lobo idiota, Jack Forton.

El ricachón bipolar, Peacock Melody.

Sonreí con satisfacción.

—Liev, si ves a alguno de ellos, muérdelo en el trasero por mí.

Liev ladró alegremente. Mi mayordomo, Nine, estaba de pie junto a mí mientras miraba a Liev. Sus pupilas temblaban del miedo, pero hacía todo lo posible por soportarlo.

3:00 P.M.

Era hora.

Me puse unos pantalones más cómodos para moverse. Aunque era poco común que la hija de un duque usara pantalones, quería vestirme lo más cómodamente posible en este momento.

¿Por qué? Porque tendría que entrar en el territorio de mi enemigo.

—Yona.

—Sí, joven ama.

—Prepara el carruaje. Nos dirigiremos al feudo del barón Elizabeth.

—Entendido.

Después de decirle a Yona que preparara el carruaje, me até el cabello en una cola de caballo y acomodé una espada en mi cintura.

Me dirigía a la fiesta de té organizada por Yuri Elizabeth, la heroína de esta novela.

Esto significaba que tendría que tirar del cabello a Jake después de que la persiguiera hasta el amanecer y abofetear al príncipe Ian en la cara con un ramo de flores después de que abandonara su trabajo para perseguir a una mujer. Tan pronto como viera a Jack, le daría un buen golpe en la nuca y haría que soltara espuma por la boca. Por último, le sonreiría a Peacock y le mostraría el dedo medio.

Y, sobre todo, debía proteger a mi ángel, Yuri, de las cuatro bestias. Esta era la obligación que tenía como lectora de la novela las escorias que amo y como la villana, Melissa Podebrat.

Puse mi mano en mi cintura y sonreí perversamente frente al espejo.

Wow, mi sonrisa se veía muy amenazante y aterradora.

Pero yo sabía la verdad. Melissa no era una mala persona. ¡Después de leer la novela, me había dado cuenta de que los villanos de esta novela debían ser los cuatro protagonistas masculinos con sus retorcidas personalidades!

—Joven ama, el carruaje está listo.

Después de escuchar las palabras de mi sirvienta, me puse de pie y me dirigí con gracia hacia el carruaje.

Mis días de sufrimiento habían terminado.

Era hora del contraataque.

Indice Siguiente


Oh, Fairelle, ¿sigues sumando proyectos a tu repertorio? ¿No crees que ya son bastantes? ¿Segura que podrás con todos?

¡Ya lo sééé! Pero es que realmente AMO esta historia y en cuanto vi la novela no pude resistirme a traducirla, ¡tenía que! Además de que de las cuatro novelas que ya traducía, dos ya las terminé (la estilista y soñemos juntas) y las otras dos las tengo al día (espada y vestido con la versión inglesa y dama retornada con los raw japoneses). Una vez que comencé a traducir ya no pude dejarlo. Esto es como una droga. ¡Mi alma clama por traducir! ¡¡LO NECESITO!!

Y, pues por eso comencé esta novela. Espero que les guste tanto como me gusta a mí. x3

4 comentarios en “Prólogo: La elegante vida diaria de una villana.”

  1. al finnnn encuentro una pagina, estaba como loca rastreando la novela poque aja dos x uno. Siento que tu si vas a seguir con la novela y esta página web que tiene buena presentación, no hay duda que seguiré recurriendo. Gracias :3

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .