Hetero, La Dama Retornada y el Emperador Dragón

1°Arco Capítulo 8

El barco que se deslizaba por el aire arribó en el puerto naval con sólo una pequeña colisión.

En medio de las salpicaduras y el alboroto del mar, Gilles gritó:

— ¡Esta es la nave del emperador! ¡Fuimos atacados y pudimos escapar! ¡Llevad de inmediato a su majestad con un doctor!

— ¿Él… es el emperador? Entonces, ¿por qué está atado?

— ¡Fue obra del enemigo!

— ¿¡Y tú!? ¿Quién eres exactamente?

—Ella es… mi futura esposa…

Hadhiz respondió con dificultad. Las personas a su alrededor estaban horrorizados.

—No sean grosero con ella, ya que es mi prometida… Mi princesa de amatista

Parecía que todavía tenía más que decir, sin embargo, Hadhiz se desmayó antes de que siquiera pudiera ser puesto en una camilla.

—Seguramente la pasó mal. No sólo estaba mareado, sino que también estaba privado de sueño y todo eso…

Después de revolotear con sus pequeñas alas de cabeza en cabeza, Rave se acomodó en el hombro de Gilles.

Cuando Gilles estaba a punto de responder, Rave le advirtió.

—La gente te catalogará como a una loca si te ven hablando sola, ¿sabes?

Gilles mantuvo la mirada al frente mientras respondía con una voz apenas audible.

—Así que es cierto que nadie más puede ver a Rave… ¿Y tu voz? ¿Pueden escucharte?

—No pueden tocarme ni oírme… como debería ser. Después de todo, soy una entidad completamente diferente. Bueno, si lograran verme o escucharme, deberían estar súper agradecidos, por supuesto. Después de todo, soy un dios dragón.

— ¿Seguro que no quieres acompañar al emperador?

—No debería pasar nada sólo porque me aleje de su lado por un rato. Gracias por garantizar la seguridad de ese tonto.

—Simplemente hice lo que creí era lo correcto.

Rave soltó un silbido.

— ¡Suenas realmente increíble! ¡Me gusta! Es realmente genial que Hadhiz pudiera conocer a una novia tan buena como tú. ¡Como tal, me quedaré cerca para ayudarte, pequeña dama! ¡Después de todo, la novia de ese idiota también es mi novia!

— ¿Está eso realmente bien? — ¡Ups! Había replicado involuntariamente.

— ¿Sabes qué lugar es este?

Gilles dibujó un mapa en su mente.

El continente de Platy, el cual se dividía entre el reino de Kratos y el imperio Rave, tenía la forma de una mariposa extendiendo sus alas.

En el centro se encontraba la montaña Laquis, la montaña sagrada que separaba este y oeste.

Recordaba que tuvieron que cruzar el mar desde el oeste del reino de Kratos para llegar al este del imperio Rave.

—Ya que estamos en un puerto que conduce al reino de Kratos… Deberíamos estar en Beilburg, la ciudad marítima.

—Oooh, correcto. Que increíble que fueras capaz de descifrarlo.

—Eso no fue nada. Después de todo, es bastante famoso, el homicidio suicidio de Be

Casi había dicho algo que no debería. Dicha historia no pertenecía a la línea de tiempo actual, pero ciertamente había sucedido en su anterior futuro.

Irónicamente, esta ciudad marítima había sido quemada hasta sus cimientos, a manos de nada menos que del colérico joven emperador, Hadhiz.

Sus pies, que caminaban sobre la cubierta, se detuvieron. Rave la miró fijamente, pero ella sólo negó con la cabeza.

—No, sólo estoy hablando tonterías… Mmm, ¿cuál es la situación actual?

—Sucede eso, sabes, eso. Hadhiz lo anunció hace un momento, ¿no? Que la pequeña dama es su prometida. Puede que te quedes atrapada aquí durante un tiempo.

Cuando trató de confirmar qué es lo que quería decir con eso, escuchó una voz aguda proveniente del muelle.

—Entonces, ¿está a salvo el joven Hadhiz?

—Po-Por favor, mantenga la calma, dama Sphere… Todavía está siendo tratado, aún se desconoce la gravedad de sus heridas.

Deliberando sobre el alboroto, Gilles finalmente bajó del barco y pisó tierra.

Al otro lado del muelle, una joven se acercaba a los soldados.

Con una simple mirada, cualquiera podría decir que era hija de un noble.

El vestido de seda bien confeccionado lucía maravilloso combinado con los hermosos rasgos de la dama, la cual todavía poseía cierto encanto infantil.

Su cabello, el cual brillaba como el oro, lucía esponjoso y suave. Era una doncella tan dulce como el azúcar.

—Entonces, ¿dónde está? ¡¡Déjenme hablar con él!!

—Bu-Bueno, incluso si me lo pide, no soy más que un simple soldado… ¿Por qué no lo consulta con su padre, el marqués de Beil…?

—Pe-Pero, ha llegado a mis oídos que ha regresado de Kratos… ¡¡¡Con una chica!!! No… ¡¿Qué debería hacer?!

Con el rabillo de sus ansiosos ojos captó a Gilles…

Rave le susurró a Gilles, quien estaba completamente estupefacta.

—Para resumir, ella es una de tus rivales, pequeña dama. Sphere es la hija del señor feudal que gobierna este territorio, incluido este puerto. Ella es la hija del marqués o, para decirlo más sencillamente, la candidata a prometida de Hadhiz.

— ¡¿Qué…?!

— ¡¿Pu-Puede ser que tú seas la niña que el joven Hadhiz ha traído desde Kratos…?!

Con los hombros temblorosos, Sphere se acercó a Gilles y alzó la voz.

Sin embargo, su expresión desconsolada pronto cambió a una de dolor.

— ¡Co-Con una niña tan pequeña! ¡¡E-Entonces el joven Hadhiz realmente es un…!!

Gilles quería unirse a ella y responder con un ¿verdad?

Pero Sphere estaba hablando en serio. Con un pañuelo en la mano, gritó todo lo que quiso.

— ¡Yo… no estoy dispuesta a entregarte al joven Hadhiz! ¡Tú…! ¡Gata ladrona!

¿Ese es el peor insulto que se le ocurrió…?

Completamente deshecha en lágrimas, Sphere se volteó y comenzó a correr. Sin embargo, se resbaló y cayó al suelo con un fuerte golpe.

— ¡¡Se-Será mejor que no lo olvides!! ¡¡Me niego a ser derrotada por alguien como tú!!

Incluso si le decían eso, ella todavía no había hecho o dicho nada…       

Sphere, con la frente muy roja, corrió tan rápido como un conejo.

Ah, está huyendo…

La desconcertada Gilles se quedó sola.

— ¿Ella es mi rival en el amor?

—Sí, tu rival en el amor. No la intimides demasiado, ¿vale?

Incluso si es el Dios Dragón o lo que sea, me gustaría que no incitara a una niña de diez años a pelear contra una mujer en la guerra de la seducción…

Pero, es un hecho que Hadhiz me eligió por encima de una mujer tan hermosa… Como era de esperar, ese tipo tiene un problema muy grave entre manos…

El camino que había elegido, el camino de la rehabilitación, parecía ser más escarpado de lo que inicialmente había pensado…

El viento soplaba a través de los pies de Gilles mientras esta suspiraba.

Anterior Indice Siguiente


Fairelle: Sphere es la cosita más bonita del mundo~

1 comentario en “1°Arco Capítulo 8”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.