Hetero, La Dama Retornada y el Emperador Dragón

1°Arco Capítulo 5

— ¡Rave! ¡Ven aquí y no te atrevas a reírte!

Una bruma mágica se levantó, envolviendo el hombro de Hadhiz en el momento en que sus pupilas doradas se dilataron.

Frente a Gilles, en un movimiento fluido, la plateada aura mágica comenzaba a transformarse en una criatura blanca y resplandeciente.

¿Un dragón, no, una serpiente?

Sin embargo, tenía alas, qué criatura tan misteriosa.

La criatura de apacibles ojos dorados también poseía brillantes escamas plateadas que cubrían todo su cuerpo. Tenía extremidades flexibles. La energía mágica que exudaba era sumamente celestial, cualquiera que se encontrara en las cercanías podría apenas sostenerse en sus rodillas…

La criatura se estaba riendo.

— ¡¡Jajajajaja!! ¿Ves? ¡Te lo dije! ¡No había forma de que un resultado tan increíblemente deseable sucediera sin que hubiera gato encerrado, pero tú, caíste por completo y de qué manera! ¿Nuestro supuestamente inteligente emperador es en realidad un tonto cuando se trata de romance? ¡Fugyaaa…!

Hadhiz básicamente estampó a la criatura divina contra el suelo. En seguida se levantó de su silla y desenvainó su espada, apuntándolo con esta.

— ¡Sed testigos! ¡La cena de esta noche será brocheta de dragón a la parrilla!

— ¡Vamos! ¡Dame un respiro! ¡Finalmente llego aquí desde otra dimensión después de todo este tiempo!

—Ya veo. ¿No tienes nada más que decir? ¿Son esas tus últimas palabras?

—Aah, espera, espera. Lo acabo de recordar, hermosos ojos violáceos como el cristal, ¡tengo que felicitarte por haber pensado tan rápidamente en eso! ¡Hiciste un buen trabajo…!

Hadhiz se sonrojó e inmediatamente trató de apuñalar a la criatura, la cual esquivó su espada cual serpiente escurridiza.

— ¡Tú fuiste quién me instó! ¡Dijiste que esa era mi oportunidad para finalizar el cortejo de una vez y por todas, que no debía de fallar!

—Aunque me equivocaba. Después de todo, lo único que posees es tu apariencia, ¿No lo cree también, pequeña dama?

Mientras todavía se encontraba boquiabierta ante tal escena, la magnánima criatura llegó ase acercó a los pies de Gilles. Se encaramó sobre su hombro y la miró fijamente.

—Puedes escucharme y verme, ¿verdad? Eso es realmente extraordinario, estoy sorprendido. También debes estar molesta, aunque por una razón diferente.

—Pa-Para ser honesta, estoy bastante sorprendida.

—No tengas dudas. Puedes gritar todo lo que quieras. O temblar. O desmayarte.

—Puede soportar mis y tus poderes mágicos perfectamente, eso sí. Es natural, ya que posee una gran cantidad de energía mágica. Más que cualquier otra cosa, este fenómeno no debería ser tan extraño para ella.

Hadhiz enfundó su espada mientras Gilles trataba de calmarse.

— ¡¿Extraño fenómeno?! ¡¿Este gran dragón está siendo tratado como un extraño fenómeno?! Es por eso que las personas en estos días…

—Umm, ¿es quizás el dios dragón, Rave?

Preguntó Gilles, antes de que pudieran reanudar sus payasadas.

Hadhiz se burló.

—No importa cuánto parezca una serpiente, tal es la verdad.

— ¿A quién llamas serpiente? ¡Soy un poderoso dragón! ¡El poderoso dios dragón, Rave!

Con toda honestidad, Rave lucía como una serpiente alada.

Entonces, ¿es real y no sólo parte del folclor? He oído de su leyenda…

Se decía que el continente de Platy, fue creado después de una fiera batalla entre Kratos, la Diosa de la tierra y del amor y Rave, el Dios Dragón de los cielos y la ciencia.

Ambos otorgaron poderes divinos a los descendientes de Kratos y Rave. Tales eran las leyendas contadas en el reino, pasadas ​​de generación en generación durante los mil años de conflicto que envolvían a la raza humana.

El reino de Kratos había recibido una gran cantidad de poder mágico de su diosa guardiana; como tal, era natural que las personas poseyeran cantidades variadas de magia. En dicho reino, a menudo nacían personas con fuertes poderes mágicos.

Por otro lado, el imperio Rave criaba dragones en lugar de poseer poderosa magia. Gilles no creía que la existencia de los dioses fuera completamente falsa porque existían ciertas diferencias menores que carecían de explicación, como la diferencia en los cultivos que producía cada reino.

Sin embargo, habían pasado mil años desde la creación de los reinos…

Como tal, nunca pensó que su dios todavía rondaría por aquí.

Rave se sentó en la cabeza de Gilles.

—Ella puede verme y hablarme. Eso es perfecto. Sin embargo, su edad… Hadhiz, tú tienes diecinueve años, ¿verdad? ¿Qué hay de esta pequeña dama de aquí?

—Tiene diez años. Nuestra diferencia de edad es de sólo de nueve años, no es la gran cosa. Sigue estando dentro de lo normal.

— ¡¿Qué?!

Gilles había soltado un grito involuntariamente. Hadhiz cruzó los brazos y la miró fijamente.

—Dije que aún estaba dentro de lo normal. Mi madre tenía dieciséis cuando se casó con el cuarentón de mi padre.

—Pe-Pero, ¡sigo teniendo diez años! ¿Cómo se supone que engendre un heredero para usted? ¡Eso sería un problema!

— ¿Engendrar un heredero…?

Murmuró Hadhiz, repitiendo sus palabras, antes de que sus mejillas se tiñeran súbitamente de rojo.

—No-Nos acabamos de conocer… Bueno, ciertamente, es un tema importante que discutir, ¡pero no a plena luz del día…!

Su apariencia, mientras hacía todo lo posible para evitar su mirada, era algo graciosa.

Espera, ¿por qué Gilles se acordó de aquella ocasión en que una doncella sonrojada se le había declarado?

—Aún eres joven. No necesitas actuar como una adulta. ¡Deberíamos conversar, tomar el té, intercambiar cartas y tomarnos nuestro tiempo para conocernos, sólo después de eso…!

—Mmm, perdóneme si lo que voy a decir suena descortés, pero… esas ideas parecen impropias de alguien como usted. ¿Puedo preguntar de dónde sacó esas ideas?

—Oh. Según veo, los libros no son suficientes para servir como referencias para casos como este. —Rave sacó la lengua. Como tal, se podría concluir que el Dios Dragón era en parte responsable de esto.

Sujetándose la cabeza, Hadhiz bajó el rostro repentinamente.

— ¿Impropias…? En resumen, soy diferente de lo que esperabas, ¿es lo que estás diciendo?

—Sí.

—Ya veo, así que la propuesta de matrimonio en verdad era una mentira…

Su afligida voz apuñalo la conciencia de Gilles.

Al instante, su corazón fue conmovido por la lastima y, dulcemente agregó:

— ¿Preferiría que no fuera una mentira…?

—Desearía que… No, lo entiendo. Que una chica menor de catorce años y poseedora de un inusual talento mágico, simplemente apareciera y se le declarase a un emperador maldito como yo, ¡todo era demasiado conveniente! Me dejé engañar, qué emperador tan estúpido soy…

Sus pestañas temblaron por la aflicción. Su mirada se había vuelto sombría. Sus ojos dorados parecían que iban a derramar lágrimas en cualquier momento…

Gilles fue consumida por la culpa. Se sentía terrible. Oh, oh… Murmuró Rave arriba de su cabeza.

—Está completamente abatido. Es porque lo cortejaste negligentemente, pequeña dama. Deberías asumir la responsabilidad.

— ¿Y-Yo?

—Por supuesto, después de todo, redujiste a este idiota a un estado más que patético… Tanto en mente como en cuerpo.

—Rave, deja de acusar a la chica. Yo soy quien tiene la culpa. De hecho, fue realmente estúpido de mi parte ponerme tan nervioso por la confesión de una niña de diez años… Además, no importa cuánto lo intente, dudo que alguna vez encuentre la felicidad…

Con ambas manos sobre la mesa, Hadhiz trataba de disuadirse mientras mantenía una mirada miserable en sus ojos.

—Yo… estaba tan feliz. Era la primera vez que alguien me decía que me haría feliz por el resto de mi vida…

Yo dije eso. Ciertamente dije eso.

—Más que nada, debería agradecerte. Soy feliz, fui feliz, gracias por dejarme vislumbrar un sueño tan feliz.

—Pe-Pero yo no soy más que una mocosa que hizo declaraciones descuidadas. Así que también tengo parte de la culpa…

—Estoy en deuda contigo. Juro que algún día te lo pagaré. Nunca olvidaré tu nombre.

Hadhiz sonrió mientras mantenía una mirada vacilante.

—La familia Savel reside cerca de la frontera, ¿verdad? Nunca lo olvidaré. Nunca.

— ¡¿Espere?! ¡Tengo un mal presentimiento! ¡¿Qué quiere decir con eso?!

—Por ahora eso no es importante. Primero que nada, deberías volver a Kratos.

Por un momento, sus ojos dorados brillaron llenos de resolución y obviamente Gilles no esperaba ver eso.

¡A este ritmo, mi ciudad natal será devastada por el emperador de Rave!

Fue en ese momento cuando recordó algo importante…

Incluso si lograba regresar a Kratos, seguiría estando el problema de Gerald.

—Tienes que saber que estoy realmente feliz.

Gilles levantó el rostro. Hadhiz estaba sonriendo, sus ojos eran gentiles y serenos mientras decía:

—Gracias…

Si…

Si a quien hubiese cortejado hubiera sido Gerald, ¿hubiese él estado tan feliz?

Desde ahora en adelante, Gilles se preguntaba si alguien se pondría tan feliz porque se le propusiera.

Gilles Savel, creo que realmente debes asumir la responsabilidad, ¡después de todo, todo lo que ha pasado hasta ahora ocurrió por tu causa!

Ya no podía dar ninguna excusa, ni seguir negando la verdad.

Para su propio beneficio, se le había declarado… Tal era la verdad. Después, cuando ya no lo necesitaba, lo había arrojado como a un pañuelo sucio… ¿No era eso lo que estaba tratando de hacer ahora?

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre Gerald y yo?

El emperador no es una mala persona. Es probable que el emperador no sea una mala persona. Seguramente no sea una mala persona. Por lo menos, no del todo…

—Mátenlos a todos.

Afortunadamente, todavía faltan seis años… Bien, ¡tengo suficiente tiempo! Sí, después de todo, el amor es igual a la guerra. O, ¡eso he escuchado decir! ¿Y qué si le gusta una niña pequeña…? ¿Y qué si se hizo malvado después? ¿Cuál es el problema con todo eso?

¡Es sospechoso, pero probablemente no sea tan malo como cierto incestuoso…! ¡Así es, todavía puedo rehabilitarlo, de hecho, debería comenzar a planear una estrategia para ello…!

—Puedes llevarte el resto del pastel a casa como recuerdo.

Aah, no hay dudas de que es una buena persona…

— ¡Me retracto de mi declaración anterior! ¡Me gustaría casarme con usted, emperador!

La taza que sostenía Hadhiz cayó al suelo y se hizo añicos.

Anterior Indice Siguiente


Fairelle: Aww, Hadhiz es tan adorable~ Pero, chicas, recuerden que esto no es más que ficción y que si un hombre adulto les sale con algo así en la vida real, sólo lo hace para manipularlas emocionalmente. Lo que deben hacer en esa situación es tirarle el té caliente a la cara y salir corriendo mientras piden ayuda (No, en serio corran).

2 comentarios en “1°Arco Capítulo 5”

  1. “Mi madre tenía 16 cuando se casó con el cuarentón de mi padre”
    JAJAJAJAJA Increíble.
    Por el contexto histórico más o menos dado, creo que es normal la diferencia de edad. Además de que no es tanto en comparación a otras.
    Gracias por el capítulo uwu

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.