Hetero, One-Shots

Mujer conveniente.

Autora: Oyamada Hana.

Sinopsis: Cuando terminé de almorzar con mis amigas y me dirigí al departamento de mi novio, me lo encontré siéndome infiel.


Yo, Nagata Nami, estoy en una relación con un hombre llamado Yamanami Tooru. Trabajamos en la misma compañía, pero en diferentes secciones. Es atractivo y diligente en su trabajo. Creo que yo también soy atractiva y que también soy bastante buena en mi trabajo.

Hace ya un año, Tooru se me declaró y, a pesar de que respondí que no estaba interesada, él siguió intentándolo. Un día, pasamos una noche juntos a causa de los efectos del alcohol, mis sentimientos subconscientes salieron a la luz y decidí aceptar su confesión. Después de eso, he estado cuidando de Tooru, quien vivía sólo y nuestra relación actual es más parecida a una convivencia.

Hoy es domingo. Es el día programado para la reunión mensual con Maiko, Hitomi, Saya y Minami. Ayer invité a Tooru, pero no hay manera de que vaya a una reunión de mujeres, me rechazó con una mirada estupefacta, como todas las otras veces.

Eran pasadas las cinco de la tarde. Ya que la reunión había terminado un poco más temprano de lo habitual, decidí pasar por el departamento de Tooru. Después de usar mi llave para entrar, me encontré con ropas de hombre y mujer desparramadas por el suelo, incluida ropa interior. Podía escuchar una voz coqueta de mujer viniendo desde el dormitorio. Lo cual me recordó, había venido sin llamarlo antes. ¿Quizás se trataba de eso? No, no había necesidad de un quizás. Me estaba engañando. Una vez que me di cuenta, me quedé completamente en blanco. ¿Tooru me estaba engañando? ¿Desde cuándo? ¿Quién era la otra? Las preguntas aparecieron una tras otra. Pero, ¿qué pasaría si decidía no hacer nada? No, así no era yo. Y, después de pensar que quedarme escuchando los jadeos de otras personas era de mal gusto, decidí atacar.

—Buenas, voy a entrar.

Primero que nada, irrumpí en la habitación con tono firme.

— ¿¿Eh??

Las voces sorprendidas de ambos se superpusieron. Como pensaba, estaban desnudos y abrazados en la cama.

— ¿No-No se suponía que hoy no vendrías…?

Tooru se puso tenso después de separarse rápidamente de la mujer.

—Terminamos antes de lo esperado y me dieron ganas de verte. Pero ¿los estoy molestando?

Miré a la mujer. Su cabello era un desastre y su maquillaje estaba corrido, así que no pude reconocerla de inmediato, pero sí, es ella, pensé. Higuchi Kozue. Una de las cuatro subordinadas a mi cargo. La libertina hija del jefe. Libertina porque a pesar de asistir a una  academia para señoritas, habían rumores entre las mujeres de la oficina acerca de sus pasadas relaciones con hombres. Lo cual me recordaba, nos habíamos encontrado por coincidencia hace tres meses durante una cita, así que se la había presentado a Tooru.

—Ahora que las cosas terminaron así, díselo claramente, Tooru. —Dijo mientras se cubría con las sabanas.

—Estamos saliendo. Tooru me dijo que terminaría contigo.

— ¿Saliendo? ¿Estás diciendo que Tooru y yo ya no estamos en una relación?

En ese momento miré a Tooru, quien fruncía el ceño mientras su rostro estaba completamente pálido.

—Sí, eso es correcto. Me enamoré de Kozue, —le siguió el cuento.

—Tú que sólo cocinas, lavas y limpias, eres más como una sirvienta. Es por eso qué me fijé en Kozue.

Vaya. ¿No había sido Tooru quien me dijo que me amaba?

—No pasabas tiempo con Tooru porque estabas ocupada con el trabajo. Además de que una sirvienta no puede ser un interés romántico. ¡Tienes que comportarte como una mujer!

—Es cierto. ¡Sólo puedo pensar en ti como una sirvienta, careces de encanto como mujer!

A medida que la conversación avanzaba, la historia se fue transformando en Nami tiene la culpa. Aun cuando la última vez que habíamos pasado nuestro tiempo juntos fue ayer mismo. Quien no se mantenía en contacto porque estaba ocupado con el trabajo era Tooru. Mientras que yo, a pesar de que era verdad que me encontraba ocupada con mi trabajo, siempre le cocinaba y limpiaba su departamento…Además de que siempre me aseguro de maquillarme bien y prestar atención a lo que visto. Por lo que, que me diga que no me comporto como una mujer… es bastante irritante.

En otras palabras, ¿estás diciéndome que cocinar, lavar y limpiar me hace una sirvienta y no una mujer?

— ¡Es correcto! No hay forma de que alguien así resulte atrayente. Sólo eres una mujer conveniente, una sirvienta.

Ya veo. Era una mujer conveniente, una sirvienta.

—Por cierto, díganme. ¿Desde cuándo están saliendo?

—Desde hace dos meses, nos encontramos por casualidad en un restaurante. Y, esa misma noche dormimos juntos…

No lo digas mientras te sonrojas, embaucador. ¿Se encontraron hace dos meses por casualidad? ¿Y se acostaron esa misma noche? ¿Qué diablos pretendía decir con eso?

— ¡Así que es mejor que ya rompas con Tooru! ¡Estamos enamorados!

—No me resultas atractiva, ni siquiera lo hemos hecho recientemente. ¿No está bien que simplemente terminemos?

Tooru, no actúes engreído sólo porque Kozue te está respaldando. Bueno, era cierto que últimamente habíamos dejado de lado los asuntos nocturnos. Ahora podía admitir que nuestra afinidad no era la mejor. Además de que Kozue era la hija de mi jefe, así que lidiar con esto sería problemático.

—Bien. Terminemos, Tooru.

Kozue mostró una sonrisa radiante. Tooru era un hombre apuesto. Era bastante diligente en su trabajo. Era un novio del que podías alardear. Incluso yo me sentí alagada cuando Tooru me dijo que me amaba. Es por esa razón que me había esforzado en ayudarlo. Y, sin embargo, ¿esta era mi recompensa?

—No volveré nunca más, así que espero que ustedes tampoco me busquen.

Diciendo eso, dejé la llave y salí del apartamento. Cuando llegué a casa, las palabras de ambos aún seguían presentes en mi mente. ¿Por qué me habían tratado como a una sirvienta? Las sirvientas también eran mujeres. ¡Al diablo con sus palabras! La frustración fue haciéndose cada vez mayor, hasta que mis sentimientos desbordaron. Queriendo quejarme con alguien, decidí enviar un mensaje a las integrantes de la reunión de hoy.

Acabo de romper con mi novio. Me enteré que me estaba engañando. Él y su amante dijeron que las mujeres que cocinaban, lavaban y limpiaban sólo valían como sirvientas. Por favor, consuélenme.

Las respuestas de todas las integrantes llegaron de inmediato. Se decidió que nos juntaríamos de inmediato para pasar las penas, a pesar de que todas eran personas ocupadas. La amistad femenina es en verdad maravillosa.

~ ❤ ~

—Nami, ¿qué hiciste?

Mientras trabajaba, mi ceño se frunció porque Tooru había aparecido de repente y comenzado a gritar.

—Creo haberles dicho que no me buscaran. No quiero hablar contigo.

— ¡Eso no es lo que te pregunté! El director Higuchi vino y me ordenó que rompiera con Kozue.

— ¿Oh? ¿En serio?

Seguí trabajando porque no tenía el más mínimo interés en su historia. Ese día, gracias al consuelo de mis amigas, había avanzado hasta la etapa de ¡no necesito hombres! Eran unas amigas increíbles.

—Seguramente fuiste a inventarle cuentos al director Higuchi para intentar volver conmigo.

—Yo nunca haría algo así.

Estaba sorprendida por las idioteces que decía. ¿De dónde sacaba que quisiera volver con él?

—Entonces, ¿por qué el director Higuchi me miró con lástima?

—Veamos. Me imagino que la razón sean Maiko, Hitomi, mi superiora Saya o Minami.

— ¿No son esas las chicas con las que te reúnes para almorzar?

Tooru se veía realmente confundido.

—Así es. ¿Tooru no lo sabía? Maiko es la esposa del presidente de la compañía de bienes raíces Konno, Hitomi es la esposa del director general Kawano. Saya es la esposa del director ejecutivo Kojima y ​​Minami es la esposa del presidente Yamato.

— ¿Eh…?

Maiko y Hitomi eran madre e hija. Saya era mi compañera de la secundaria. Saya y Hitomi estaban en el mismo club durante la universidad. Minami y Maiko eran mejores amigas. Por cierto, la compañía de bienes raíces Konno y la nuestra mantenían lazos muy estrechos. Somos amigas a pesar de la diferencia en nuestras edades y posiciones, era la regla de nuestro grupo.

—Hace algún tiempo me reuní con Saya y ella me llevó a una exposición relacionada con la empresa y allí me hice conocida de las demás. Misteriosamente, todas nos llevamos bien. Y desde entonces salimos juntas bastante seguido. Les envié un mensaje el día que rompiste conmigo. Acabo de romper con mi novio. Me enteré que me estaba engañando. Él y su amante dijeron que las mujeres que cocinaban, lavaban y limpiaban sólo valían como sirvientas. Por favor, consuélenme. Y todas corrieron a consolarme.

Le eché una mirada de soslayo al ahora estupefacto Tooru y continué hablando.

¿Te dijeron eso a pesar de que ellos eran los culpables? Además, ¿con eso no quieren decir que nosotras también somos sirvientas? Estaban realmente enojadas. Después de todo, todas son amas de casa. Si lo piensas bien, no es extraño que pensaran eso.

— ¿Po-Por qué hiciste algo así?

—Estaba dolida por las cosas que Tooru y Kozue me habían dicho. Así que hice que mis amigas me consolaran. ¿Qué hay de malo en eso?

Eso es lo normal cuando te rompen el corazón. Tooru se quedó mudo cuando le respondí eso.

— ¿Cuántas veces te pregunté si no querías venir conmigo? Pero Tooru no tenía ningún interés en mis amistades. En estos momentos soy yo la que no tiene interés en Tooru. Dejé de ser tu mujer conveniente. Y por eso, no quiero que me vuelvas a dirigir la palabra.

Creo que ciertamente era una mujer conveniente en varios aspectos. Sin embargo, había sido Tooru quien me llamó sirvienta, sin siquiera prestarle atención a mis otras cualidades. Aparté mi mirada de Tooru y seguí trabajando.

Indice


Fairelle: Creían que era una actualización extra de alguna de las novelas, ¡pero en realidad era yo, un one-shot!

Ahora que comencé a programar todas las entradas posibles y mientras espero a que publiquen más capítulos de las novelas que traduzco, me he quedado con bastante tiempo libre y la verdad no me siento cómoda estando de ociosa (siento que se oxidan mis habilidades de traducción (>~<). Y, aunque sé que sí sería capaz de sobrellevarlo todo, no quisiera tomar otro proyecto a largo plazo cuando todos los que ya tengo se encuentran aún activos. Por lo que decidí que por mientras me pondría a traducir historias autoconclusivas (los famosos one-shots) De esta forma no sólo me mantendré ocupada, sino que ustedes tendrán más para leer, todos salimos ganando. Yey~ \(oOo)/

Igual nunca se sabe y quizás otra novela me termina enganchando tanto que al final (y después de mucha deliberación) termino mandando mis principios a la punta del cerro y comienzo a traducirla sin más. (~o3o)~

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.